Sector bananero pide regular el ingreso de fruta extranjera

|NOA| El reclamo involucra a productores de las provincias de Salta, Formosa y Jujuy. Exigen regular el ingreso de banana importada durante los períodos de producción nacional.

El pasado 29 de junio, productores bananeros se reunieron en la ciudad de Formosa para regalar 5000 kilos de fruta. El reclamo se realizó en señal de protesta por la ausencia de medidas proteccionistas para los productores. La demanda de todo el sector bananero es la incorporación de barreras para fortalecer la producción argentina y regular el ingreso de banana extranjera -por ejemplo de Ecuador o Paraguay- cuando se está en plena campaña de cosecha.

El Secretario de la Asociación de Productores de Frutas y Hortalizas de Salta, Sebastián Romano, informó en comunicación telefónica con el programa Mercados en Red (Radio Mercado 90.9) que en la actualidad se está tratando de “regular las cantidad de banana que está ingresando al mercado” ya que la consideran “excesiva”. El dirigente además aseguró: “Está ingresando, para la misma fecha del año pasado, más de un 30% de mercadería. Estamos preocupados”

Romano también fue crítico con la soluciones ofrecidas por el gobierno nacional en el conflicto bananero. “A Formosa el gobierno nacional le ofrece llevar mil cajones de banana para vender en mercados alternativos de Buenos Aires, cuando hay que vender trescientos mil por semana. La situación es muy grave y parece que el gobierno no tomó nota”. Luego, agregó respecto al panorama de su provincia: “En Salta a nosotros nos está pasando lo mismo. Porque si Formosa no puede vender la banana en Buenos Aires por los bajos precios, tiene que buscar a los mercados más cercanos, que somos nosotros. Entonces, al mercado de Tucumán, al mercado de Salta y al mercado de Jujuy están trayendo toda la mercadería que pueden traer de Formosa a un precio ridículamente bajo, lo que hace que nosotros tampoco podamos vender la banana”. La falta de políticas estatales se suma a los problemas climáticos que viene sufriendo la zona del Noroeste Argentino. La temprana maduración de la fruta, sumado a la dura competencia con la mercadería extranjera, preocupa sobremanera a los productores locales.

 

Por otro lado, Raúl de la Tabla, Delegado de la sede de Agricultura Familiar en Formosa, se pronunció sobre el “bananazo” que realizaron productores de la Federación Agraria Argentina (FAA). “Se ha hecho un relevamiento técnico y quedó demostrado que realmente no se han producido pérdidas que superen ni siquiera el 10% de la producción o la superproducción de bananas que hay en este año” relató el Delegado al Diario Formosa Express. En cuanto a limitar el ingreso de bananas proveniente de Paraguay, agregó que “es imposible por los tratados internacionales, ya que hay que recordar que así como ingresa la banana paraguaya, nosotros les vendemos cebolla o papa, y eso forma parte de un intercambio”.

En Formosa, la actividad se caracteriza por una importante participación de pequeños y medianos productores. Alrededor de 1000 agricultores explotan unas 4000 hectáreas (con establecimientos de entre 3 y 25 hectáreas cada uno).

Importación y consumo

Los niveles de importación de banana, se­gún datos oficiales, son altos. Por ejemplo, en 2015 ingresaron 404.279.000 kilos, que representaron el 91% del total de la fruta importada. Más de la mitad del volumen de bananas lle­ga desde Ecuador y el resto desde Bolivia, Paraguay y Brasil. En nuestro país, la producción bana­nera alcanza las 5.400 hectáreas distribuidas en las provincias de Salta (66.2%), Jujuy (6.2%) y Formosa (27,1%) se­gún estadísticas del INTA. Sin embargo, también es elevado el consumo per cápita de banana a nivel nacional. Actualmente, es la fruta más consumida por los argentinos con un promedio que supera los 12 kilos por habitante. La producción nacional abastece el 23% de la oferta, con un promedio de 105 mil toneladas; mientras que Ecuador con 252 mil y Bolivia con 95 mil, aportan gran parte de la oferta restante.

En la Revista Internos N°29, relatamos cuáles han sido los proyectos para sustituir -al menos un poco- la importación de la fruta a nivel nacional. En aquella edición contamos con la palabra de Arando Abdala, productor de San Ramón de la Nueva Orán, localidad de Salta que cuenta producción de banana. Armando señala que “si juntamos 50 productores que planten 20 hectáreas cada uno, sumaríamos 1.000 hectáreas o sea 1.000 puestos de trabajo” en relación al incremento de la elaboración nacional.

A finales de junio del 2016, el presidente del Concejo Deliberante de Orán, Víctor Petrello, presentó un proyecto en la ciudad para reactivar la producción y solicitar ayuda al ministerio provincial de Producción y el Estado Nacional. Actualmente, se continúa a la espera de políticas estatales que tiendan a fortalecer la producción del sector bananero del Noroeste Argentino y optimizar sus condiciones de comercialización.

Regulaciones del SENASA

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) se propone, en su resolución Nº 99/94, evitar el ingreso de plagas a la región -que se encuentra protegida por barreras cuarentenarias internas- y facilitar la producción y comercialización de bananas en el resto del país. Por eso, resuelve en su artículo primero prohibir el ingreso a la región del Noroeste Argentino de bananas con orígenes que no cumplan con una serie estricta de requisitos fitosanitarios en los controles fronterizos. La normativa vigente pone especial énfasis en lo que respecta al ingreso de bananas, en protección de los pequeños, medianos y grandes productores.

Sin embargo, en no pocas oportunidades estas barreras se han flexibilizado, permitiendo la llegada de fruta desde países fronterizos, en competencia directa con la producción de Salta, Formosa y Jujuy. Los reclamos están dirigidos en este sentido: entrada indiscriminada de banana sin buenos controles sanitarios, producida con mano de obra más barata y menor carga impositiva, en pugna con la mercadería local. Los productores reclaman que se considere la emergencia del sector y se implementen políticas por parte del Estado para que se regule el ingreso de banana extranjera, sobre todo durante los meses de elaboración local.