Controversia por la subasta de un campo en Córdoba

|Córdoba|

El Estado Nacional subastará 8267 hectáreas del establecimiento del Ejército General Paz de Remonta en Ordoñez. Entidades del campo mostraron un fuerte desacuerdo con la medida y solicitaron suspender la venta. Denuncian que no existen condiciones para que los pequeños productores puedan adquirir esas tierras.

El campo, de 47 lotes de entre 50 y 370 hectáreas, se subastará el próximo 9 de noviembre y se espera recaudar unos US$ 100 millones. Esta decisión generó fuertes cruces entre la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) y entidades agrarias. El motivo que exponen los productores es que, desde el gobierno, no ofrecen al sector posibilidades reales de compra, ya que el mecanismo de la subasta dirige la transacción hacia capitales extranjeros o grandes inversores.

“Los chacareros no podemos competir de igual a igual con grandes empresas, fideicomisos, pools de siembra o capitales extranjeros. Por eso decimos que la subasta no es el mecanismo para asegurar que los pequeños productores puedan acceder a la tierra ni garantizar un modelo sustentable ambientalmente y que genere desarrollo” afirman desde la Federación Agraria Argentina.

Por su parte, desde la AABE aseguran que se impusieron condiciones para evitar la concentración de lotes a nombre de un mismo comprador: cinco lotes si los interesados son cooperativas del agro, y solo dos lotes para el resto de los interesados. Además, anunciaron la existencia de financiamientos del Banco de la Nación y del Banco de Córdoba, con montos que van desde los ochocientos mil dólares para los lotes más chicos (69 hectáreas) a casi tres millones y medio para los lotes que alcancen las 370 hectáreas.

Sin embargo, desde la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada, mayormente conocida como Coninagro, afirmaron que las condiciones fijadas por la AABE no garantizan la participación de los pequeños productores en la subasta.

Marco Giraudo, consejero nacional de la entidad por Córdoba, indicó que los créditos ofrecidos son a plazos de 6 o 7 años y que los pequeños productores necesitan plazos más extensos para adquirir esos lotes. “El Gobierno tiene voluntad de vender a lo que hoy está el mercado, pero eso para el pequeño productor es imposible de comprar, harían falta créditos extraordinarios, especiales, a 30 años con 6 a 7% anual” señaló.

La Federación Agraria Argentina pidió suspender la subasta tras una asamblea realizada entre productores. Desde Coninagro afirman, a diferencia de la FAA, que la solución no es suspender la venta, sino “encontrarle la vuelta” para que los pequeños productores tengan posibilidades concretas de acceder a esas tierras. Por ahora, y según indican desde la AABE, la subasta sigue en pie y se realizará el próximo mes de noviembre.