Trabajadores del INTA en estado de alerta por recortes presupuestarios y posibles despidos

|Argentina|

En los últimos meses, los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria mostraron preocupación ante la posibilidad de un recorte presupuestario y una reducción de la planta laboral en la institución.

Semanas atrás el gobierno nacional presentó, a través del actual Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, el proyecto de Presupuesto 2018 frente a la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados. Este borrador, que deberá ser tratado en el Congreso de la Nación, indica que el próximo año el Ministerio de Agroindustria de la Nación, dirigido por Luis Miguel Etchevehere, recibiría la suma de 17.283 millones de pesos, incluyendo a los organismos descentralizados como el INTA. En 2017, el monto había sido 17.887 millones, lo que representaría una reducción de 604 millones de pesos.

A pesar de reconocer al campo como una actividad fundamental para el desarrollo económico del país, la dirigencia nacional evalúa seriamente achicar la partida presupuestaria destinada a la cartera agroindustrial, en un contexto de reducción del déficit fiscal.

A esta situación se suma el informe realizado por el Ministerio de Modernización de la Nación, que determinó bajo una reciente auditoría el presunto exceso de personal en el organismo. Luego de los cambios ocurridos en Agroindustria (Juan Balbín reemplazó a Amadeo Nicora como titular del INTA) los temores por despidos y ajuste presupuestario se acentuaron aún más y pusieron en duda la continuidad de algunos trabajadores del instituto.

Juan Balbín, nuevo presidente del INTA.

Por este motivo, autoridades e investigadores de todo el país enviaron una carta dirigida al director nacional del organismo, Héctor Espina, que apunta a destacar la trascendencia del organismo en la actividad agropecuaria, sus aportes en el desarrollo de tecnología para el campo y su invaluable contribución para que Argentina sea “el supermercado del mundo”. Asimismo, el texto (firmado por 1.176 personas e instituciones) invita a las autoridades nacionales a participar en una nueva instancia de relevamiento en cada unidad y centro regional, para generar un  espacio alternativo de consulta y visualización de la realidad que viven los mismos diariamente. Se busca, de esta manera, generar conciencia sobre el trabajo realizado, evitando así los recortes.

“Necesitamos un INTA con un presupuesto acorde y a la altura de esos desafíos. Eso lo lograremos con todos sus trabajadores en sus puestos de trabajo, quienes a lo largo y a lo ancho del país, mantenemos día a día el compromiso con nuestra institución en los distintos espacios” expresa la carta presentada recientemente.

Desde Revista InterNos nos comunicamos con Guillermo Cordes, investigador del INTA y Secretario de la Seccional Manfredi de APINTA (Asociación de Personal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), quien nos confirmó que los trabajadores de la entidad han declarado a nivel nacional un estado de alerta y movilización.

En relación a la posibilidad de que la partida presupuestaria sea acotada en 2018, Cordes explica que “las actividades dedicadas a la investigación, extensión y experimentación no se podrían realizar en su totalidad y algunas quizás deban dejarse de hacer. Cada actividad que se deja de hacer se pierde y es difícil recuperarla rápidamente, lleva muchos años ponerla nuevamente en funcionamiento”.

Respecto al informe presentado por el Ministerio de Modernización (donde se afirma que en INTA “sobran” alrededor 1000 trabajadores) el secretario afirma: “No tiene ninguna validez, nosotros estamos en total desacuerdo con la metodología utilizada. Recorrieron apenas un 5% de la entidad. La única validez de ese informe es que va en línea con lo que se manifiesta desde el gobierno nacional, que considera que en el Estado están sobrando entre un 10% y un 15% de trabajadores, sino, no tiene ninguna coherencia”.

Por lo expresado, trabajadores del INTA a nivel nacional comenzaron a organizarse para exigir medidas que disipen la incertidumbre actual. “Hace 30 días atrás hicimos una movilización llevada adelante simultáneamente en las 49 seccionales que tiene APINTA en todo el país. Más de 3000 trabajadores salieron a la calle para mostrar el repudio a este informe de Modernización, porque consideramos que en INTA no sobra nadie” aseveró Cordes.

Mientras tanto, desde APINTA ya se encuentran pensando en una nueva movilización para darle visibilidad al reclamo. “El día 29 de noviembre habrá una movilización en Buenos Aires junto a compañeros de todo el país para lograr revertir esta situación. El INTA es una entidad muy atomizada, con sus trabajadores repartidos en todo el país, por eso no son tan fáciles estos procesos. Por eso esperamos que esta movilización sea exitosa” explicó el secretario.