La importación de frutas y verduras comienza a preocupar a dirigentes del agro

|Argentina|

En declaraciones al sitio Agroverdad, el Secretario Gremial de Federación Agraria (FAA), Orlando Marino, manifestó su preocupación por la cantidad de frutas y verduras ingresadas al país en los últimos meses. Consideró que es “avasallante” la importación de mercadería en “estaciones que se superponen con periodos de cosechas locales”.

El dirigente expresó que este tipo de políticas perjudican a los productores locales que abastecen el mercado interno, volviéndolos pocos competitivos. “Ver en las verdulerías y supermercados del país tanta uva, vino, manzana, naranja, banana, naranjas y otros productos traídos de afuera, mientras nuestra gente en las economías regionales tiene que abandonar la producción, produce un dolor difícil de explicar”.

Francisco Cabrera, ministro de Producción de la Nación, afirmó en enero de este año que abriría las importaciones si los precios subían. Sin embargo, esta no suele ser la realidad del sector frutihortícola, donde algunas producciones atraviesan fuertes crisis y los precios se desmoronan con fuerza. Es el caso de las bananas en el NEA y NOA de nuestro país, o de las peras y manzanas del Alto Valle de Río Negro.

“Nos dicen que la única forma de volver al mundo es con un mercado abierto, nos explican que los números de la importación son irrelevantes, pero la pregunta es: ¿Qué vara usan para medir la relevancia? Lo que vemos nosotros es que en cada chacra, nuestra gente siente de cerca que esto sí es un problema al que se le debe prestar atención” asegura Marino al portal web de Agroverdad.

En este sentido, el Secretario de FAA aseguró que la importación de fruta agrega un nuevo problema a los productores locales, quienes esperan soluciones reales de políticas públicas que protejan y estimulen el desarrollo del sector.

“Las reglas de juego hace años que no son claras en el mercado interno, se profundiza una distorsión de precios entre el productor y consumidor, al que tenemos que sumarle el ingreso importador. Así, las industrias que procesan alimentos presionan hacia la baja del precio que nos pagan por la materia prima, como en el damasco y durazno, o la ciruela con un panorama cada vez más desalentador” lamentó Marino.