Seguí nuestras redes

Comercialización

¿Qué tan caro es consumir frutas en Argentina?

|Argentina|

Días atrás, la periodista María Delia Sebastiani de LU6 consultó a Guido Cecive, miembro del directorio del Procosud, (escuchá el audio al final de la nota) a raíz de las bajas en las ventas del mercado. Durante el intercambio la conductora interrogó al dirigente por las posibles causas de este hecho y, posteriormente, afirmó que los precios de las frutas “eran muy altos”. ¿Qué hay de cierto en eso? ¿Cuánto cuesta y cuánto debería costar una fruta?

Lo que cuesta producir

Pongamos por caso el ejemplo de una manzana producida en el Alto Valle. Para que la fruta llegue a la góndola de un comercio en condiciones de ser consumida debe pasar por lo menos un año, que es su ciclo productivo. Una vez cosechada (de manera manual, lo cual requiere un importante capital humano) se prepara para ser trasladada al empaque. Son pocos los productores que cuentan con empacadoras propias, por lo que la mayoría deben enviar sus productos a terceros: el costo de traslado, sumado a la logística dentro del empaque (se lava, se limpia, se selecciona y se ubica en cajas) agrega valor a cada cajón frigorífico.

Los gastos de la cadena de comercialización incorporan el transporte, los galpones de empaque y las cámaras de frío, entre otras cosas.

Luego la fruta es nuevamente transportada hacia los grandes centros comercializadores, donde es adquirida por los operadores mayoristas. Éstos recargan un porcentaje al producto obtenido, con el cual pueden cubrir los costos de alquiler, cámaras de frío, mano de obra contratada. El anteúltimo lugar de la cadena les corresponde a los verduleros, quienes agregan un porcentaje al producto para obtener ganancias a la hora de comercializarlo frente al consumidor final.

En la actualidad, un productor en el Alto Valle, teniendo la posibilidad de guardar la fruta en frío, está vendiendo su producción en 13 o 15 pesos el kilo. El precio minorista es de 40/50 pesos el kilo.

De esta manera podemos observar el total de los elementos que conforman la cadena logística, mayorista y minorista. La fruta, si bien es accesible y nutritiva, no es necesariamente barata. Esto no significa que sus precios sean inaccesibles, sino que posee un precio que se corresponde a lo que cuesta producirla y distribuirla en las mejores condiciones.

El valor de la fruta reside en los aportes nutricionales que realiza a nuestro organismo a un precio moderado, frente a otros alimentos menos saludables pero de igual o mayor costo en el mercado. Podemos pensar, por ejemplo, en una primera marca de papas fritas, con un paquete de 250 gramos, que alcanza los 75 pesos. En comparación, encontramos el kilo de banana en el Mercado Central de Buenos Aires a unos 25 pesos como precio máximo y 20 pesos como precio mínimo, según calidad, tamaño y procedencia de la fruta. Pero como no todo el mundo tiene acceso a mercados mayoristas, vale mencionar que si la buscamos en las grandes cadenas de supermercados de todo el país, los valores actuales no exceden los 35 o 45 pesos el kilo. Precios similares (o incluso por debajo) poseen las verdulerías.

 

Datos obtenidos al mes de enero de 2018. 

Por otro lado, es importante destacar que no todos los procesos productivos poseen las mismas características. Es decir, no todas las frutas son iguales. Suelen variar sus costos de producción,  cuidados o las distancias de traslado. Sin embargo, visibilizar este mecanismo general puede ayudarnos a tener una dimensión más exacta del valor de la mercadería.

En nuestra edición papel número 31 analizamos los circuitos que recorren frutas y verduras antes de llegar a cada hogar, profundizando sobre la conformación del precio que paga el consumidor final.

En los últimos años, los cambios en los hábitos alimenticios y la pérdida del salario real repercutieron en los números de consumo. Actualmente la fruta es considerada como un bien de lujo y no como un alimento básico para la canasta familiar. En este sentido, los programas de difusión por parte del Estado nacional permiten paliar o comenzar a revertir una situación delicada para los productores y comercializadores argentinos, que ven con preocupación la caída en la demanda de frutas y hortalizas.

La entrevista que originó el debate:

Comercialización

China abre sus puertas a los arándanos argentinos

|Argentina|

Finalmente el sector arandanero podrá diversificar sus destinos con un jugador importante en el mercado mundial: China. Es que luego de extensas tratativas, la Secretaría de Gobierno de Agroindustria coordinada por Luis Miguel Etchevehere informó la apertura de este mercado para los arándanos en fresco.

El país asiático oficializó los ingresos a través del Departamento de Supervisión de Cuarentena Vegetal y Animal de la Administración General de Aduanas (GACC), haciendo público posteriormente el listado de quintas, empacadores e instalaciones de tratamiento que fueron habilitados para exportar durante esta campaña.

Argentina es uno de los principales exportadores de arándanos del mundo, pero su oferta está concentrada en Estados Unidos. En lo que va del año, seis de cada diez kilos de fruta producidos en territorio nacional tuvieron como destino al país norteamericano, lo que representa el 60% de los envíos. El resto se dividió en Holanda (7,61%), Reino Unido (13,03%) y Alemania (5,44%).

En un comunicado oficial, el Comité Argentino de Arándanos (ABC) anunció su satisfacción por la articulación público-privado que trajo como resultado la apertura de las barreras fitosanitarias. “Sabemos que el arándano argentino resulta atractivo en el mercado chino por su sabor acidulado y dulce, que es nuestro aporte diferencial”, apuntó Federico Bayá, titular de la entidad.

“Proyectamos una exportación con China de bajo volumen inicial, teniendo en cuenta que la apertura del mercado se da con la temporada ya iniciada y que los aranceles de derecho a la importación son de un 30%”, agregó el dirigente.

Esta voluntad por desconcentrar la exportación se relaciona además con la necesidad de direccionar la oferta hacia países que prioricen la calidad de los productos argentinos. Debido al fuerte crecimiento de la producción peruana, que comenzó a plantar de manera muy importante en los últimos 5 años con menores costos (en 2016 cosechó 26 millones de kilos, contra los 17 de Argentina), los productores locales comenzaron a pensar de qué manera enfrentar este fenómeno. Además, Argentina compite directamente con Chile, importante exportador a nivel mundial de arándanos.

En este contexto surge la posibilidad de pensar nuevos “mercados fuertes” donde el diferencial sea la calidad del fruto nacional. China aparece como una alternativa para diversificar la oferta respecto al mercado estadounidense, que prioriza el precio del producto y no tanto su sabor.

La noticia fue dada a conocer durante “la semana del arándano” celebrada por el ABC en las provincias de Buenos Aires, Tucumán y Entre Ríos. A través de esta acción de promoción se busca incentivar el consumo local con mesas de promoción de la fruta en supermercados, restaurantes, escuelas, empresas y espacios públicos, con degustaciones e información sobre la fruta.

En este sentido, cabe destacar que la demanda actual de arándanos en el mercado interno es escasa, ya que por lo general están asociados a un producto premium y suelen consumirse sólo en determinados momentos del año. En 2017 Argentina produjo alrededor de 22 toneladas de fruta; de esa cantidad, 17 toneladas se exportaron como frutas en fresco, 3 fueron destinadas a productos congelados y solo 2 se dirigieron al mercado interno.

“Queremos que el producto tenga un precio estable. Que el consumidor sepa que lo puede encontrar desde el mes de junio hasta el mes de enero”, había expresado Bayá en el lanzamiento de la campaña Mejor con Arándanos lanzada el año pasado.

Continuar Leyendo

Comercialización

Peras y manzanas: crecen las exportaciones pero cae el consumo interno

|Alto Valle|

El consumo de peras y manzanas en el mercado interno tuvo una importante caída interanual, según indican datos del Senasa. Durante el período de enero-agosto de 2018 se colocaron en góndola unas 23.500 toneladas de manzana menos respecto al mismo período del año pasado. En el caso de las peras, la caída representó 11.000 toneladas durante en el mismo lapso.

Esta retracción puede explicarse, en primera instancia, por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios. Políticas del gobierno nacional lograron que un importante porcentaje de los mismos fuera transferido al pago de tarifas y servicios como agua, luz y gas. A pesar de vender alimentos, el sector frutícola del Valle siente la recaída de la demanda interna como le sucede a muchas otras Economías Regionales.

Otro punto a considerar es el aumento del dólar, que ha redirigido la oferta de fruta hacia el exterior en detrimento del mercado local. Un tipo de cambio más alto (una unidad de moneda norteamericana llegó a valer 40 pesos argentinos) permitió al sector ganar competitividad externa. Por ejemplo, Brasil y Rusia duplicaron sus compras de peras y manzanas argentinas en los primeros ocho meses del año con crecimientos de hasta un 80%. Concretamente, este año el Valle exportó alrededor de 63 millones de kilos de fruta más con respecto al mes de agosto de 2017.

El aumento de las exportaciones puso un tope a la tendencia negativa que la actividad sufría en este punto desde 2007, la cual había alcanzado su piso el año pasado. Sin embargo, cabe recordar que en el mes de septiembre Cambiemos anunció la implementación de retenciones a las producciones primarias y la reducción de los reintegros a las exportaciones frutihortícolas, dos medidas en contradicción con el desarrollo del sector externo.

Continuar Leyendo

Comercialización

De cara a la Patagonia

El Mercado Concentrador de la Provincia del Neuquén es un ente público privado creado a partir de la sanción de la Ley provincial 1.771 en octubre de 1988 e inaugurado en 1993. Si bien en un principio el Mercado fue pensado como un ente mixto con fondos privados y públicos, en la actualidad, la provincia posee más del noventa por ciento de las acciones. Esto se debe a que en los primeros años de funcionamiento la parte privada no participaba y la provincia se vio obligada a aportar más fondos para mantenerlo vivo. Como en todas las historias de mercados, al comienzo los operadores fueron reticentes a trasladarse a las nuevas instalaciones. Anteriormente los comercializadores operaban desde el centro de Neuquén en galpones privados particulares. De todas formas, la conformación del Directorio que dirige el mercado aún respeta los porcentajes originales, es decir que hoy está integrado por tres directivos elegidos y designados por el Ministerio de Producción de Neuquén (del cual depende del Mercado) y dos designados por la parte privada (los operadores). “La provincia le viene cediendo un Director al sector privado porque en algún momento la idea es capitalizar la parte privada”, explica el actual presidente del Mercado, Guillermo Koenig, quien es además productor en San Patricio del Chañar. Guillermo es presidente del mercado desde hace dos años, pero forma parte del Directorio desde su conformación a principios de los noventa.

Por su parte, los 49 operadores permanentes que forman  el Mercado, (que no están organizados de manera formal bajo alguna forma asociativa) eligen a sus representantes por votación de manera anual en una reunión. “Hemos podido crear nuestro reglamento, regular los horarios, si bien siempre son temas sensibles hemos logrado una buena convivencia” dice Maximiliano Flores, uno de los directores por los operadores.

El Mercado nació como parte de una política pública de planificación que buscó, entre otras cosas, mejorar la oferta local y darles un espacio de comercialización a los productores neuquinos. En este sentido el mercado ha ido creciendo año a año tanto en cantidad de operadores y productores como en volúmenes operados. En el año 2014 el mercado registraba un ingreso de 1500 verduleros. Hoy esa cifra asciende a 2500 con alrededor de 140 mil toneladas anuales comercializadas.

Facundo López Raggi, quien es el actual Ministro de Producción e Industria de la provincia, y quien fuera anteriormente miembro del directorio del Mercado, declaró recientemente a los medios locales de Neuquén la importancia del crecimiento de la producción local: “Son casi 160 productores locales y la mayoría trabaja bajo la modalidad de arrendamiento, por lo que no conocemos la superficie cultivada, pero estimamos que son cerca de 600 hectáreas. López Raggi destacó además que a través del Ministerio y del Centro Pyme se organizaron giras para que los productores conozcan cómo se trabaja en La Plata o Mar del Plata a los fines de tecnificar y mejorar la producción. El Mercado organizó una mesa técnica con Ingenieros agrónomos especializados en horticultura dependientes del SENASA, INTI, la Provincia y del mercado, para ofrecer diferentes cursos de capacitación tanto a operadores como productores de forma gratuita.

“La creación del mercado favoreció el crecimiento de la producción hortícola local que anteriormente era muy de subsistencia. Hoy es el atractivo principal del mercado” reafirma el director Maximiliano Flores. Lo cierto es que la producción local de frutas y verduras ya representa un 30% de toda la mercadería que se comercializa a diario en el Mercado Concentrador de Neuquén y de noviembre a marzo representa casi la totalidad de las verduras de hojas que se comercializan en el Mercado.

Desde un principio uno de los objetivos del directorio fue crear un polo agroalimentario alrededor del mercado. Es por esto que dentro de las más de 40 hectáreas que conformaban el predio del mercado, se incentivó la radicación de empresas en las inmediaciones. Entre ellas, hoy hay un galpón de empaque de frutas, un maduradero de bananas, una sidrera, un invernadero hidropónico, una distribuidora de alimentos, una procesadora de vegetales de IV Gama y una distribuidora zonal de gaseosas y cervezas.

Para su funcionamiento normal el mercado cuenta con seis empleados permanentes que están en la operatoria de la actividad y las empresas tercerizadas que se encargan de la limpieza y la seguridad, todos organizados por un intendente de nave. Dentro del mercado la basura es previamente clasificada en húmedo y seco para su posterior reciclado por parte de la empresa de tratamiento de residuos. La administración cuenta con tres personas y un gerente Operativo que coordina las actividades y es el nexo entre el directorio y el resto del personal.

El Mercado cuenta además con una sede del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) que analiza los residuos de las verduras y frutas para comprobar su inocuidad. Además el SENASA realiza, como en el resto de los mercados, los controles periódicos de las mercaderías que ingresan. Prontamente se va a instalar una oficina del SENASA para que los productores puedan hacer sus inscripciones y evacuar sus dudas con los técnicos.

Si bien en Neuquén hay una ordenanza que prohíbe la venta mayorista dentro del ejido de la ciudad de Neuquén, los problemas por la competencia desleal existen como en todo el país y es un reclamo permanente de los operadores que constantemente se reúnen con las autoridades para tratar de darle solución. Aun así el mercado se sostiene hoy como el punto de abastecimiento más importante de la Patagonia.

 

Ampliación del Mercado 

A consecuencia del crecimiento del Mercado, desde 2017 se trabaja en la proyección de una obra de ampliación y mejoras que en su totalidad contempla la construcción de 14.143 metros cuadrados, de los cuales unos 7.868 se harán en la Nave Central y 5.500 metros cuadrados serán para crear un playón de descarga. En el proyecto final se contemplan cuatro frigoríficos, un restaurante y confitería para el público en general y un área de baños para los camioneros. Si bien el anuncio fue realizado hace un tiempo, aún se está esperando la liberación de los fondos para que las obras comiencen.

 

Mirá la revista completa aquí

 

Para recibir Revista InterNos en formato papel en su domicilio puede completar este formulario o bien contáctese a info@revistainternos.com.ar.

Continuar Leyendo

Lo más leído