Seguí nuestras redes

Comercialización

¿Qué tan caro es consumir frutas en Argentina?

|Argentina|

Días atrás, la periodista María Delia Sebastiani de LU6 consultó a Guido Cecive, miembro del directorio del Procosud, (escuchá el audio al final de la nota) a raíz de las bajas en las ventas del mercado. Durante el intercambio la conductora interrogó al dirigente por las posibles causas de este hecho y, posteriormente, afirmó que los precios de las frutas “eran muy altos”. ¿Qué hay de cierto en eso? ¿Cuánto cuesta y cuánto debería costar una fruta?

Lo que cuesta producir

Pongamos por caso el ejemplo de una manzana producida en el Alto Valle. Para que la fruta llegue a la góndola de un comercio en condiciones de ser consumida debe pasar por lo menos un año, que es su ciclo productivo. Una vez cosechada (de manera manual, lo cual requiere un importante capital humano) se prepara para ser trasladada al empaque. Son pocos los productores que cuentan con empacadoras propias, por lo que la mayoría deben enviar sus productos a terceros: el costo de traslado, sumado a la logística dentro del empaque (se lava, se limpia, se selecciona y se ubica en cajas) agrega valor a cada cajón frigorífico.

Los gastos de la cadena de comercialización incorporan el transporte, los galpones de empaque y las cámaras de frío, entre otras cosas.

Luego la fruta es nuevamente transportada hacia los grandes centros comercializadores, donde es adquirida por los operadores mayoristas. Éstos recargan un porcentaje al producto obtenido, con el cual pueden cubrir los costos de alquiler, cámaras de frío, mano de obra contratada. El anteúltimo lugar de la cadena les corresponde a los verduleros, quienes agregan un porcentaje al producto para obtener ganancias a la hora de comercializarlo frente al consumidor final.

En la actualidad, un productor en el Alto Valle, teniendo la posibilidad de guardar la fruta en frío, está vendiendo su producción en 13 o 15 pesos el kilo. El precio minorista es de 40/50 pesos el kilo.

De esta manera podemos observar el total de los elementos que conforman la cadena logística, mayorista y minorista. La fruta, si bien es accesible y nutritiva, no es necesariamente barata. Esto no significa que sus precios sean inaccesibles, sino que posee un precio que se corresponde a lo que cuesta producirla y distribuirla en las mejores condiciones.

El valor de la fruta reside en los aportes nutricionales que realiza a nuestro organismo a un precio moderado, frente a otros alimentos menos saludables pero de igual o mayor costo en el mercado. Podemos pensar, por ejemplo, en una primera marca de papas fritas, con un paquete de 250 gramos, que alcanza los 75 pesos. En comparación, encontramos el kilo de banana en el Mercado Central de Buenos Aires a unos 25 pesos como precio máximo y 20 pesos como precio mínimo, según calidad, tamaño y procedencia de la fruta. Pero como no todo el mundo tiene acceso a mercados mayoristas, vale mencionar que si la buscamos en las grandes cadenas de supermercados de todo el país, los valores actuales no exceden los 35 o 45 pesos el kilo. Precios similares (o incluso por debajo) poseen las verdulerías.

 

Datos obtenidos al mes de enero de 2018. 

Por otro lado, es importante destacar que no todos los procesos productivos poseen las mismas características. Es decir, no todas las frutas son iguales. Suelen variar sus costos de producción,  cuidados o las distancias de traslado. Sin embargo, visibilizar este mecanismo general puede ayudarnos a tener una dimensión más exacta del valor de la mercadería.

En nuestra edición papel número 31 analizamos los circuitos que recorren frutas y verduras antes de llegar a cada hogar, profundizando sobre la conformación del precio que paga el consumidor final.

En los últimos años, los cambios en los hábitos alimenticios y la pérdida del salario real repercutieron en los números de consumo. Actualmente la fruta es considerada como un bien de lujo y no como un alimento básico para la canasta familiar. En este sentido, los programas de difusión por parte del Estado nacional permiten paliar o comenzar a revertir una situación delicada para los productores y comercializadores argentinos, que ven con preocupación la caída en la demanda de frutas y hortalizas.

La entrevista que originó el debate:

Comercialización

Luis Lanfranconi: “Tenemos un serio problema con el manejo minorista de las verduras”

|Córdoba|

Luis Lanfranconi, Jefe de la Agencia de Extensión Rural (INTA) de Río Primero, conversó con Revista InterNos sobre el impacto que tiene el eslabón minorista en la cadena frutihortícola. “Tenemos un serio problema en cuanto al manejo de las frutas y hortalizas a nivel de verdulerías. Son muchísimas las pérdidas que se registran y por lo tanto son muy altos los precios que se comercializan. Eso no le sirve al productor”, asegura.

Para Lanfranconi, la reconversión productiva del sector hortícola debe darse acompañada de la capacitación a verdulerías y supermercados que ofrecen los productos al consumidor final. Considera que es “un error muy común de los verduleros comprar barato para ganar más plata” ya que la mercadería de mala calidad representa mayores pérdidas en el comercio.

“Y como tienen muchas pérdidas le cargan altos costos a la verdura y se vuelve imposible comprar un buen apio, berenjena o pimiento porque parece que vale un ojo de la cara. Pero eso no se refleja en el bolsillo del productor”, detalló.

De larga trayectoria en el sector de las hortalizas, el técnico del INTA eligió ilustrar su afirmación poniendo de ejemplo a Córdoba, provincia donde trabaja actualmente.  “Un gran problema del consumidor cordobés es que no paga calidad. Entonces, se le propone al productor mejorar en ese sentido pero a veces no se ve compensado en las ventas”.

La contracara de esta situación, según indica el ingeniero, es el consumidor marplatense que exige además de mercadería de calidad, una buena presentación de la misma. “Aquel que tenga la posibilidad de viajar y conocer las verdulerías de Mar del Plata lo va a entender. Hay un marketing para preparar la oferta de mercadería que acá no existe”.

“Disfruto cuando en una verdulería veo la especialización y el cuidado. Las cosas entran por la vista. Si te ofrecen una lechuga después de muchos días de ser cosechada, no te van a dar ganas de comprarla. Y si se vende menos lechuga, se resiente el sistema productivo”, agregó.

“Nuestra responsabilidad es trabajar con los productores, pero también deberíamos poner algún esfuerzo junto con las autoridades para ver cómo mejoramos la parte minorista, que hoy es parte del problema y tendría que ser parte de la solución”, concluyó el ingeniero.

Continuar Leyendo

Comercialización

Nuevos horarios para el Mercado Central de Buenos Aires

|Buenos Aires|

En el marco del “plan de ordenamiento del Área Transaccional”, desde el lunes 18 de marzo el Mercado Central de Buenos tendrá nuevos horarios para la operatoria mayorista de frutas y hortalizas.

Según el nuevo esquema, de lunes a viernes se podrá iniciar el armado de los puestos frutihortícolas desde las 00:00 horas y a partir de las 02:00 horas se abrirán las puertas para el ingreso de compradores. La venta será hasta las 10:00 horas, a excepción del viernes que se extenderá hasta las 14:00 horas.

Los nuevos horarios que comenzarán a regir:

Fuente: Mercado Central de Buenos Aires

En entrevista con el programa Bichos de Campo, Álvarez de Toledo comentó que las modificaciones se produjeron con el objetivo de imponer horarios fijos en el horario de comercialización, algo que se había dilatado en los últimos años. “Habíamos perdido que este sea un mercado de referencia de la oferta y la demanda porque no tenía horario de venta. Como se vendía durante todo el día, la oferta y la demanda se dispersaban, por lo cual no existía una puja”.

Lee también: Belisario Álvarez de Toledo, al frente del Central

“Los compradores van a entrar todos juntos a la misma hora y va a haber un horario de descarga, un horario de limpieza y un horario de ventas. Y ahí el precio que nosotros relevemos va a tener mucho más sustento”, indicó Álvarez de Toledo al periodista Matías Longoni.

Según el sucesor de Fabián Miguelez, esta modificación “va a mejor muchísimo la operatoria, primero porque se va a concentrar la operación en un determinado espacio de tiempo, y después porque se van a evitar cosas ilegales, como la venta ambulante y de otras cosas, que no tienen por qué ocurrir y no van a ocurrir cuando el mercado esté cerrado”.

Continuar Leyendo

Comercialización

Problemas con el DTV-e en Córdoba: AFIP solicitó el documento a minoristas

|Córdoba|

La Federación Nacional de Operadores de Mercado (Fenaomfra) elevó un pedido de audiencia a la AFIP con el fin de “considerar la actual situación en que se encuentra el sector a partir de la implementación efectiva del DTV-e”. La solicitud se produjo a raíz de un conflicto sucedido en un control realizado por el organismo en Río Cuarto.

Según explicaron desde la localidad cordobesa, el día miércoles 6 de marzo personal de AFIP llegó hasta las puertas del mercado en horario de venta y comenzó a solicitar el DTV-e a los minoristas que habían asistido ese día, aun cuando la mercadería que trasladaran no estuviera destinada a cruzar los límites de la provincia. Cabe recordar que según la Resolución Conjunta emitida por AFIP y Senasa, el DTV-e sólo debe aplicarse sobre la mercadería mayorista con tránsito federal.

“Fue prácticamente imposible realizar la operatoria normal. Teníamos que hacer un DTV-e por una bolsa de papa o  zapallo. No nos esperábamos hacer el documento a clientes locales”, dijo a Revista InterNos Leandro Calvo, operador del mercado.

“A un total de 5 operadores se le labraron actas y fueron citados a una audiencia para el día lunes 18 de marzo. Por eso ahora estamos con asesoramiento jurídico y contable para plantear que operatoriamente el DTV-e a verduleros es imposible de realizar”, dijo Calvo. Y detalló: “Hay que cargar dato por dato los kilos vendidos, la variedad del producto, la información del transportista. La página de AFIP no siempre funciona, se hace bastante engorroso”.

“El otro problema que hay un importante porcentaje de nuestros clientes que no están capacitados para cerrar un DTV-e. Hemos perdido ventas por clientes que no están en condiciones de recibir factura”, agregó Calvo.

Desde Fenaomfra ya habían advertido sobre la necesidad de “unificar los criterios de aplicación del DTV-e” a fin de evitar episodios de este tipo. Ahora, en la solicitud de audiencia enviada al Director de análisis de Fiscalización Especializada Hernán Cruells, Fenaomfra consideró: “La disociación entre la norma sanitaria y el control por parte de AFIP en los mercados amenaza a generar un conflicto que, si bien podía suscitarse en la puesta en práctica del DTV-e, cobró una trascendencia inusitada a partir de las primeras inspecciones realizadas a la salida del Mercado de Abasto de Río Cuarto”.

¿Por qué AFIP ‘desconoció’ la Resolución Conjunta implementada junto a Senasa en lo que respecta la fiscalización de frutas y hortalizas? Para entenderlo mejor, en primera instancia vale recordar que el DTV-e reemplazó al remito o guía de facturación por parte de AFIP y al Documento de Tránsito Sanitario Vegetal de Senasa, uniéndolos en un documento único generado por autogestión de manera digital.

La Resolución General 1415/03 de AFIP, que determinaba que todo traslado de productos primarios o manufacturados debía estar respaldado por un comprobante, se exige actualmente a través del DTV-e y tiene plena vigencia.

Apelando a la autonomía de sus decisiones, la dependencia local de AFIP aplicó la RG 1415/03, desconcertando a propios y ajenos. No sólo por la confusión legal referida, sino también porque en los encuentros realizados a nivel nacional, tanto AFIP como Senasa aseguraron que realizarían una aplicación “progresiva” de la norma. Esto revelaría aún más  la distancia existente entre la línea nacional de AFIP y sus respectivas autoridades locales.

Lee también: ¿Redujo el DTV-e la venta informal?

¿Existe la posibilidad de corregir este desfasaje? En principio, la uniformidad en la aplicación de la Resolución vigente parece ser el camino. Los operadores de mercado afirman que, de sostenerse estas acciones, los problemas en el sector comercializador serán inminentes. Además, alertan que la venta informal será la válvula de escape. Con todo lo paradójico que eso suena.

Carlos Otrino, secretario de Fenaomfra, considera que el sector debe “seguir reclamando coherencia y mantenerse a la espera” para que todos los actores del sector “puedan obtener lo necesario para poder dar cumplimiento a lo establecido en estas resoluciones”.

En opinión del dirigente la postura de AFIP no se modificará, ya que para eso debería realizarse una nueva resolución que obligue a sus funcionarios a no cumplir una normativa que existe desde el año 2003 (RG 1415/03).

Respecto al caso concreto de Río Cuarto, Otrino afirmó que “desde Fenaomfra tomamos la iniciativa para tratar de alcanzar acuerdos que morigeren los impactos que estas infracciones puedan ocasionar a los comerciantes”.

Continuar Leyendo

Lo más leído