Seguí nuestras redes

Producción

Ya se encuentra en funcionamiento un nuevo secadero de uvas en San Juan

Foto: Diario de Cuyo

|San Juan|

La provincia dispone de un nuevo secadero de uvas para pasas, ubicado en el departamento de San Martín. El predio posee de un total de siete hectáreas y pertenece a la Sociedad de Chacareros Temporarios de la provincia.

Las instalaciones iban a ser inauguradas por el gobernador Sergio Uñac, pero finalmente el acto no se realizó ya que el primer mandatario se encontraba en viajes oficiales. Igualmente, el secadero comenzó a trabajar a mediados de enero, momento en el cual se empezaron a cortar las primeras uvas de parra.

Participan del secado entre nueve y once productores locales pertenecientes al Mercado de Chacareros, según informa el presidente de la entidad, Juan Carlos Giménez. Se ocupan cinco de las siete hectáreas disponibles. En lo que va del año, se trataron alrededor de un millón y medio de uvas.

 

 

“La idea es ir incorporando cada vez más productores. No todos están dispuestos. Algunos necesitan el dinero en el momento y venden directamente la uva”, explicó el dirigente.

El secadero posee un moderno sistema de ingeniería de drenaje que permite optimizar los resultados del secado. “Pasó muy bien la prueba de fuego con las últimas lluvias ocurridas en la provincia”.

Las instalaciones cuentan con cinco bóvedas para el secado, con un total de 8400 metros cuadrados cada una y unos 8000 metros de calles. “Esta obra está comprendida dentro de una serie de obras pensadas por la comisión directiva y también sugeridas por los socios que tenemos previsto realizar”, contó Giménez.

 

 

Fotos: Gentileza Sociedad de Chacareros Temporarios de San Juan

 

Producción

El INTA implementa un programa de sanidad controlada para viveristas

|Buenos Aires|

La Agencia de Extensión INTA San Pedro implementó un programa de sanidad controlada para rosas libres de virus. Lo hizo junto a la Cámara de viveristas del noreste de la Provincia de Buenos Aires. El programa se apoya en tecnologías digitales que permiten la trazabilidad de todo el proceso.

La presencia de virus en las rosas afecta a la producción de los viveros de la región desde hace tiempo. Las pérdidas, en términos de productividad, pueden superar el 50% de la superficie trabajada.

Para solucionarlo, el INTA entrega desde hace varios años material libre de virus a los productores de la zona. Sin embargo, esta medida parece no haber resultado suficiente. Con esto en mente, la agencia anunció un programa de sanidad controlada en la región. Será un esfuerzo conjunto entre el sector público y privado para lograr la producción de rosas libres de virus.

Según explicaron desde el INTA, la medida no solo va a redundar en un beneficio a los productores. Será además en favor del consumidor, porque “las plantas libres de virus son de mayor calidad, duran más tiempo y no se ponen amarillas”.

Para la región, hay buenas razones para tener expectativas en este programa: En la zona de San Pedro hay alrededor de 1500 hectáreas de viveros. Cada hectárea genera entre 150 y 200 jornales por año. El numero está muy por encima de la media de otros segmentos del sector agropecuario.

Programa de sanidad controlada

La Ing. Laura Hansen, jefa de la Agencia de Extensión INTA San Pedro, explicó que “este programa se da en el marco de un clúster que involucra a Cámara de viveristas, floricultores y afines del noreste de la provincia de Buenos Aires y a 6 cooperativas del área metropolitana”. En ese clúster se están trabajando 2 proyectos: la producción de rosas libres de virus y la producción de sustratos para plantas en maceta en base a subproductos de industrias de la zona.

Consultada respecto de cómo surge el proyecto de sanidad controlada, Hansen explicó: “Está visto que a los productores les cuesta mucho sostener los lotes de material de propagación libres de virus ya que el vivero es una actividad muy compleja. A veces los viveristas también son horticultores o fruticultores y en el día a día les es muy difícil llevar adelante lotes de plantas madre que requieren cuidados muy específicos”.

La Ingeniera también se refirió a la mecánica de implementación del programa. “En principio, la cámara tiene un lote común con los portainjertos y unas 90 variedades de rosa. Todo libre de virus. De ahí salen materiales, yemas y estacas, que llevan los productores y con eso inician su ciclo productivo. El objetivo es que esa rosa llegue con un sello de calidad. Que vaya al consumidor con una certificación que indique que es una rosa libre de virus. Esto pasa por ejemplo en cítricos, donde ya hay todo un programa de certificación que es obligatorio”, dijo Hansen.

Sello de calidad

En el caso del programa de rosas, no hay obligatoriedad. Solo se suman al proyecto aquellos productores interesados. Los que deciden hacerlo obtienen un sello de calidad por parte de INTA.

“Para que esa planta final tenga un sello de calidad, nosotros tenemos que asegurar la trazabilidad. Que el material libre de virus que sale de ese lote común llegue a la planta terminada.  Y eso es un sistema que requiere de varias partes”, dijo Hansen.

“Por un lado, un técnico que fiscalice que la cantidad producida se corresponda con la cantidad de material entregada. Por otro, en esos lotes individuales el INTA va a sacar muestras y las va a analizar. Y para asegurar que estén libres de virus, incorporamos una herramienta para garantizar la trazabilidad de los materiales. Es una herramienta de Gestión de Inventarios de la empresa GesDatta, que nos permite seguir la trazabilidad de todos esos materiales. Saber qué pasó con el material desde que salió del lote hasta ser una planta terminada”, concluyó Hansen.

Los socios de la Cámara de Viveristas apuestan a poder incrementar las plantas madre para abastecer de yemas al grupo. En el futuro, esperan poder ampliar el abastecimiento a otros productores. Si lo consiguen, estarán mejorando la producción argentina en este rubro.

Continuar Leyendo

Producción

Marcelo Serrano: “Nos sugieren que seamos competitivos, pero nunca se habla de la cantidad de impuestos que pagamos”

|Mendoza|

En la localidad de San Rafael, productores, exportadores y autoridades nacionales y provinciales anunciaron la realización de un clúster público-privado para la industria de la ciruela deshidratada, que funcionará como una herramienta mixta donde podrán participar, a través de programas y proyectos especiales, las distintas cámaras, asociaciones e institutos (IDR, INTI, INTA, Cambio Rural) que forman parte de la producción de ciruela industria en la provincia.

La conformación de este espacio busca integrar los aportes de todos los actores que conforman la cadena de valor. Tendrá como prioridad abrir nuevos mercados (el consumo a nivel interno de este producto es escaso), lograr mejores precio y aplicar mejoras tecnológicas.

Actualmente Mendoza cuenta con 4000 productores de ciruela, 490 secaderos y 15 industrias para su tratamiento. Se estima que entre el 80% y el 85% de la producción se realiza en la región sur, principalmente en las localidades de San Rafael y General Alvear. Sin embargo, a pesar de ocupar un importante lugar en la fruticultura provincial junto al durazno, la producción de ciruela sufre ciertos “vaivenes productivos” que dificultan su estabilidad y crecimiento entre temporadas.

Lee también: Ciruela deshidratada, bombón saludable

El Subsecretario de Agricultura y Ganadería, Alejandro Zlotolow, explicó los motivos: “Nos sucede que tenemos mucha producción en un año y al otro muy poca. Esto de alguna manera dificulta pensar en los mercados del exterior. Uno de los desafíos es atenuar estos vaivenes. ¿Cómo? Con planificación, con mejoras en las tareas culturales, con financiación”, explicó en la FM del Mercado Central de Buenos Aires.

Por factores climáticos, la temporada actual ha dado menores volúmenes pero, precisamente por esto, también mejores calibres en la fruta y por lo tanto mejor calidad. “Lo que nos han informado los exportadores es que hay producción que se va a poder colocar, pero va a faltar para atender los mercados internacionales”, dice Zlotolow. En la región oasis sur se calcula una baja del 66% en la producción de ciruela fresca respecto a la temporada anterior.

“El clúster es una estrategia que tiene que ver con la competitividad a mediano plazo, la rentabilidad, el asociativismo y la cooperación, siempre mirando el futuro de la producción de la ciruela en Mendoza”, concluyó el funcionario.

Con desconfianza

Así ve el proyecto el productor Marcelo Serrano, presidente de la Cooperativa La Línea, ubicada en San Rafael. “A la presentación del clúster fueron invitados un montón de productores y terminaron yendo cinco. Estamos un poco cansados de las promesas, queremos soluciones concretas”, afirmó a Revista InterNos. El también exportador mendocino aseguró que por una cuestión de institucionalidad estará en las reuniones del espacio. Sin embargo, no ocultó su molestia al sentir “poco eficientes” las herramientas de este tipo. “Tengo más reuniones de estas que navidades sobre los hombros, a veces siento que es pura cháchara”.

“Parecen espacios de catarsis donde cada uno va a dar su versión de cómo esta la industria de la ciruela seca, pero nada más. Queda ahí. Después nos sugieren que seamos competitivos, pero nunca se habla de la cantidad de impuestos que pagamos o del impuesto a la exportación primaria que tanto daño nos hizo”, agregó.

“Argentina es la cuarta productora de ciruela a nivel mundial, y la mayoría de la producción nacional está concentrada en el sur de Mendoza. Sería interesante que se hagan viajes de negocios para abrir mercados, para que podamos exportar más. Esta industria mueve mucha mano de obra. Esas sí serían acciones útiles”, concluyó el productor.

Continuar Leyendo

Producción

Pablo Coltrinari: “La actividad subsiste, pero a costa de la falta de inversión”

|Buenos Aires|

Luego del temporal que azotó al cordón frutihortícola platense, InterNos se comunicó con el presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de La Plata, Pablo Coltrinari, para conocer el estado de la región a dos semanas del hecho.

Coltrinari explicó que aunque la tormenta no generó daños masivos, los sectores afectados sufrieron pérdidas considerables –en algunos casos totales- por la violencia de los vientos que la noche del 22 de febrero superaron los 100 km/h. “Colonia Urquiza fue la zona más afectada. Por suerte no tocó a todos los productores, pero a los que sí los dejó sin nada”, cuenta el dirigente. Viento y granizo golpearon producciones a campo pero también la infraestructura de algunos invernaderos. No obstante, asegura que los volúmenes de comercialización no se vieron afectados.

La tormenta fue definida por los especialistas metereológicos como “supercelda”, un fenómeno que se caracteriza por ser de corta duración y mucha intensidad. En aproximadamente 20 minutos derribó árboles, viviendas y alumbrado público tanto en zonas urbanas como en el cordón frutihortícola.

“El Municipio y el Ministerio de Agroindustria están relevando los daños. De hecho nos han ofrecido ayuda con algunos rollos de nylon para la producción. También chapa y colchones para las viviendas que fueron destruidas. Pero bueno, a los productores que les tiró 4 o 5 hectáreas de producción realmente nada les alcanza, la tormenta arrasó”.

“Nos han ofrecido créditos blandos de hasta 150.000 pesos con tasas del 25% a pagar en 4 años. Muchos productores no quieren tomarlo, porque no saben lo que va a pasar. Vienen con los ánimos devastados. Algunos se hacen a un costado”, dice Coltrinari. Por otro lado, agrega que la Asociación “ofrece acompañamiento y gestión para los trámites necesarios” en cada caso.

Virginia Rodríguez, quien preside la Comisión de Desarrollo Local, Industria y Producción del Concejo Deliberante de La Plata, informó al medio Impulsobaires que, en articulación con el Ministerio de Desarrollo Social,  “se entregaron 400 chapas, 1400 tirantes, 1400 clavaderas, 50 colchones y 800 bidones de agua” para paliar las pérdidas en las viviendas. Desde el aspecto productivo se hizo entrega de entrega de 1600 rollos de polietileno, cintas de goteo y cubiertas plásticas para la protección del suelo o mulching.

El contexto de desánimo se debe no sólo a las inclemencias del tiempo sino también a la realidad que aqueja al sector hortícola, con insumos dolarizados, caída del consumo y ventas deprimidas. “El productor sabe que pueden aparecer tormentas como estas que te quiten todo. Pero además tenemos un problema estructural, que es el mismo que tienen todas las economías regionales actualmente”, dijo el dirigente.

Y concluyó: “La actividad subsiste porque uno lleva muchos años en esto y va buscando la manera de no abandonar. Pero esa subsistencia se da a costa de la falta de inversión y de desarrollo tecnológico, porque los costos no cierran”.

Obras eléctricas para el cordón frutihortícola

Por otro lado, la Empresa Distribuidora La Plata (EDELAP) presentó al intendente Julio Garro un plan de inversión para reforzar el tendido eléctrico de la región frutihortícola, adecuándola a la “nueva realidad climática, que conlleva vientos y tormentas de gran envergadura”. De esta manera, la empresa prevé la instalación de 72 columnas de hormigón a lo largo de la ruta 2, que reemplazarán a los actuales postes de palmera. Una inversión similar se realizará en la zona de Colonia Urquiza, donde se instalarán 95 columnas de este tipo.

Continuar Leyendo

Lo más leído