Seguí nuestras redes

Política Sectorial

Preocupante: Agroindustria dio de baja los aportes para el Monotributo Social Agropecuario

|Argentina|

El Ministerio de Agroindustria de la Nación anunció mediante un comunicado el cierre del Monotributo Social Agropecuario (MSA) para agricultores familiares desde el próximo mes de diciembre. Esta herramienta, creada en 2009 por el gobierno de Cristina Kirchner, tenía como objetivo formalizar la actividad, garantizando además el acceso a la salud (obra social), aportes jubilatorios y la posibilidad de facturar.

La Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) denuncia que desde hace un año existen complicaciones para inscribirse en este beneficio, el cual, aseguran, se volvió más burocrático que nunca. La organización popular presentó recientemente un amparo por el “congelamiento” del MSA, pero horas después Agroindustria confirmó su baja definitiva.

Se calcula que actualmente son por lo menos 50.000 los agricultores adheridos al Monotributo Social Agropecuario, y que con sus respectivos adherentes (integrantes de las familias que conforman los sistemas productivos) el número se eleva a 100.000 personas.

Para entender la gravedad de este recorte, es necesario subrayar que el MSA tenía hasta la fecha costo cero. Es decir, el Estado se hacía cargo íntegramente de los aportes jubilatorios y la obra social de los agricultores inscriptos. Agustín Suárez, dirigente de la Unión de los Trabajadores de la Tierra (UTT) explicó a Revista InterNos los motivos que dieron nacimiento a este programa. ”En aquel momento fue un reclamo muy fuerte porque nos servía como una herramienta de regularización del trabajo. Esta es una actividad muy precaria en todo sentido, muy desregulada y desprotegida. Esto funcionaba como un primer paso para regularizar y para dar derechos”.

El MSA era financiado en parte por el Ministerio de Agroindustria, quién se hacía cargo de un porcentaje del costo. El dinero restante lo aportaba el Ministerio de Desarrollo Social. Sin embargo, con esta medida, Agroindustria “retira” ese aporte, que a partir de ahora deberá ser abonado por cada contribuyente. Así, la cartera dirigida por Etchevehere traspasa las políticas destinadas a la agricultura familiar al ámbito de Desarrollo Social.

Desde 2009, el MSA habilita el acceso a la salud a través de la obra social, aportes jubilatorios y la posibilidad de facturar (hasta 72.000 pesos anuales a productores inscriptos en el Registro Nacional de Agricultura Familiar). Fue creado para beneficiar a productores hortícolas, huerteros, apicultores y ganaderos de baja escala.

“A partir del 1º de enero de 2019, los productores familiares mantendrán su inclusión en el Registro de Efectores Sociales del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y serán beneficiarios del actual Monotributo Social, manteniéndose así el aporte del 75% del beneficio a cargo del Estado Nacional o podrán optar por darse de baja del régimen”, señala el sitio web de Agroindustria.

De esta manera, los agricultores familiares saldrán del MSA para inscribirse en el Monotributo Social, pero sólo con una contribución del 75% por parte del Estado Nacional. El restante 25% destinado a Obra Social (serán, en primera instancia, 268 pesos) lo aportarán los beneficiarios (es decir, cada agricultor familiar inscripto en el Monotributo Social). Pero además éste deberá cubrir la proporción de cada beneficiario adherente (cada integrante de la familia) por lo que esa pequeña carga inicial de puede alcanzar valores de 800 o 1000 pesos, dinero considerable para quienes intentan sacar adelante una actividad muy golpeada en los últimos años por el tarifazo y la devaluación del dólar, que aumentaron los costos productivos.

“Va a ser muy bajo el porcentaje de agricultores que sigan accediendo al monotributo y  a la regularización del trabajo” aseguró Suárez.

“El MSA es una herramienta fundamental para regularizar las condiciones mínimas y dignas de nuestro trabajo. Somos el sector responsable de la más de la mitad de los alimentos que se consumen localmente”, denuncia la UTT en un comunicado.

Santiago Hardie, secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, expresó al diario La Nación que este beneficio estaba bajo revisión y justificó el retiro de Agroindustria del aporte jubilatorio al considerarlo poco eficiente.

“A veces es bueno que quien tiene un beneficio como este pueda pagar esos 268 pesos de la obra social. A muchos, durante mucho tiempo le pagaste el cien por ciento del MSA e intuyo que productores con alto grado de necesidad y de vulnerabilidad quizás tienen un monotributo porque alguien se lo hizo llenar y ni lo usa; y el Estado pone un montón de guita ahí“, dijo el funcionario, quién generó un fuerte rechazo por parte de las organizaciones populares.

“Estas declaraciones son una nueva muestra del desconocimiento del trabajo que cotidianamente realizamos a lo largo y a lo ancho del país miles de pequeños productores, campesinos y agricultores familiares”, subrayaron desde la UTT.

En el mismo sentido, Diego Montón del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) consideró que “lo que ocurre con el MSA es otra muestra de que desde el Estado se tiende a estigmatizar la agricultura familiar, campesina e indígena para presentarla como una actividad inviable y así derivarnos directamente a planes de asistencia, excluyéndonos de las políticas públicas dependientes del Ministerio de Agroindustria”.

Ofreciendo una solución momentánea, el Ministerio de Agroindustria –casi de manera indiferente- anunció que los beneficiarios que no deseen perder los aportes correspondientes al “50% del costo de la obra social hasta diciembre del 2018” podrán reempadronarse desde el 2 de julio hasta el 10 de agosto, conservando así el beneficio. Para el próximo año, como se explicó anteriormente, las condiciones de los aportes serán distintas.

Resulta paradójico este anuncio en un contexto donde el propio Ministerio de Agroindustria estimula el consumo de frutas y verduras de producción local.  Sin embargo, una medida como esta deja librado al azar el futuro de miles de agricultores familiares que, además de luchar diariamente por mantener sus niveles de producción y venta, ahora deben enfrentarse a los obstáculos de un sistema que limita su inscripción en el sistema formal del trabajo y dificulta su acceso a los derechos básicos de cualquier trabajador.

Política Sectorial

Obras y proyecto de alfabetización para el Mercado de Villa María

|Córdoba|

El intendente de Villa María, Martín Gil, visitó las instalaciones del Mercado de Abasto de la ciudad junto al ministro de Agricultura y Ganadería de la provincia de Córdoba, Sergio Busso.

Durante la jornada, realizada el día 6 de diciembre, se anunció la construcción de una obra con aleros laterales que proteja la labor de los trabajadores. Además, ambos funcionarios hicieron entrega de un tractor articulado (con distintos implementos como elevadores, arado y desmalezadora) destinado a optimizar la tarea de los productores del cinturón verde local.

Busso y Gil junto María Elena Díaz, presidenta del Mercado, recorriendo las instalaciones

La maquinaria fue fabricada por la empresa Produmat, de Las Varillas, y fue entregada en comodato por la Provincia a la Municipalidad, que a su vez lo cede para uso de los productores asociados de la zona.

Cabe recordar que meses atrás la producción periurbana de Villa María se vio fortalecida, también mediante fondos del ministerio provincial, por la entrega y colocación en una superficie total de 11 hectáreas de malla antigranizo para la protección de los cultivos ante las inclemencias del clima.

”El compromiso es trabajar hombro a hombro para seguir garantizando la sustentabilidad de las familias agropecuarias que, en este caso, se dedican a la producción frutihortícola de la región”, dijo Busso a los presentes.

Por otro lado, el intendente Martín Gil anunció que en 2019 se abrirá en el Mercado de Abasto un Programa de Alfabetización para que jóvenes y adultos trabajadores (operadores y changarines) puedan finalizar allí sus estudios. En comunicación con Revista InterNos, María Elena Díaz, presidenta de la entidad, remarcó que el proyecto está firme pero todavía en proceso de “diagnóstico” para conocer qué cantidad de personas asistirían y qué grado de alfabetización previa poseen.

En este sentido, Díaz señaló que la municipalidad dispondrá de los fondos necesarios (por ejemplo, el sueldo de los docentes a cargo), mientras que el Mercado dispondrá de su infraestructura interna para la realización de las clases, que en principio serán dos veces por semana.

Continuar Leyendo

Política Sectorial

Guillermo Bernaudo: “Tenemos que pensar en un Mercosur que se abra a la exportación”

|Argentina|

La Secretaría de Gobierno de Agroindustria confirmó semanas atrás el primer envío de arándanos frescos a China, luego de aprobarse los estrictos controles fitosanitarios que exige este mercado. Si bien la noticia fue celebrada de manera oficial, los exportadores todavía se mantienen a la expectativa. ¿El motivo? China tiene actualmente un arancel del 30% para el ingreso de esta fruta.

Guillermo Bernaudo, Secretario de Agricultura, Pesca y Ganadería de la Nación, reconoció a Revista InterNos que “competir contra Perú y Chile con aranceles del 30% es muy difícil” y aseguró que luego de abrir los mercados sanitariamente, el próximo paso es avanzar en la disminución de este considerable impuesto.

“El problema es que la negociación de aranceles no la podemos hacer bilateralmente, sino que tiene que pasar por el Mercosur”, expresó el funcionario. Y aseguró que ésta es una gran piedra en el zapato: “Tenemos que pensar en un Mercosur que se abra a la exportación y no se quede encerrado, porque eso nos hace muy poco competitivos”.

Las economías regionales, pos devaluación

“Sabemos cómo han sido afectados por la devaluación los sectores orientados a la exportación, sobre todo aquellos que ya habían vendido la producción”, dijo Bernaudo al ser consultado por el panorama de las Economías Regionales luego de la crisis cambiaria sufrida durante el mes de septiembre. También consideró que “los que estaban por vender tuvieron una compensación importante, más allá del nuevo impuesto a la exportación que se fijó”.

Para Bernaudo “el origen de todos estos problemas es la inflación”. Y si bien aceptó que Cambiemos no ha logrado darle una solución eficaz al mismo, responsabilizó a las gestiones anteriores por los “70 años de déficit fiscal” y el “atraso cambiario” que la causaron. “El compromiso del gobierno está en la lucha contra la inflación, que es lo que luego genera problemas de este tipo”, concluyó.

Continuar Leyendo

Política Sectorial

Se extienden los plazos para el Censo Nacional Agropecuario

|Argentina|

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) anunció que el Censo Nacional Agropecuario 2018 continuará con las tareas del operativo hasta el 13 de diciembre en todos los campos del país.

Cabe recordar que la fecha de finalización estaba fijada para el 30 de noviembre y sus resultados previstos para el primer trimestre de 2019. Este último plazo posiblemente se modifique a partir de la extensión en la recolección de datos.

En ese contexto se anunció que los productores aún no censados serán contactados próximamente por las respectivas Direcciones Provinciales de Estadísticas a cargo del relevamiento.

Roberto Bisang, director de Estadísticas del Sector Primario y coordinador del operativo censal, expresó al diario Infobae que los retrasos se produjeron por problemas técnicos que fueron resueltos rápidamente. “Queremos llevar tranquilidad de que los datos que fueron aportados por los productores fueron grabados”, explicó.

El Censo Nacional Agropecuario (CNA) es obligatorio para todos aquellos productores (propietarios o no de tierras) que “asumen los riesgos de producir en campos de más de 500 metros cuadrados dedicados a actividades agropecuarias”, según INDEC. Aquellos propietarios que tienen totalmente arrendadas sus tierras no son sujetos del CNA 2018.

Asimismo, la información obtenida sólo puede ser utilizada con fines estadísticos ya que INDEC tiene prohibido cruzarla con la de otros organismos. Completado el censo los productores recibirán un comprobante que les será exigido en la posterior gestión de trámites bancarios.

“Sobre el sector hortícola hay un conocimiento muy parcial. Hay periurbanos de ciudades importantes como Mar del Plata, La Plata, un pedazo de Santa Fe, donde hay cierta información, pero es muy cambiante. Y esa información no es censal, es muestral. Es decir, no cubre la totalidad. El censo lo que va a hacer es cubrir de una vez por todas la foto completa. A sabiendas que es una foto que se va a ir moviendo a lo largo del tiempo”, había dicho Bisang a Revista InterNos semanas atrás.

Y agregó: “Esto lo que te va a dar es un punto de partida para que después, en cada zona, se puedan pensar en políticas particulares”. Vale decir que el último censo agropecuario se había realizado en 2008, en pleno conflicto por las retenciones móviles. En aquella oportunidad, las entonces autoridades del INDEC habían denunciado a entidades del agro de no querer responder al cuestionario.

Continuar Leyendo

Lo más leído