Seguí nuestras redes

Comercialización

Qué es Oddbox, el proyecto que intentó salvar las frutillas “imperfectas” de Wimblendon

|Inglaterra|

Wimblendon es el torneo de tenis más antiguo y prestigioso del circuito profesional. Se desarrolla en Londres durante los meses de junio/julio y tiene una característica muy particular: cada año el público asistente consume alrededor 1,5 millones de frutillas con crema, distribuidas en compoteras de plástico que cuestan 2,50 libras cada una.

Foto: La Nación.

El consumo de frutillas en esta competición se remonta a los inicios del torneo (1887) ya que al disputarse durante el verano inglés coincide con la temporada de cosecha. Se consume la variedad “Elsanta”, cultivada en las granjas de Kent, al sureste de Inglaterra; los ingleses se jactan de la frescura de sus frutos, ya que son seleccionados y cultivados sólo algunas horas antes de ser servidas ante miles de personas. Esta tradición requiere una producción de grandes volúmenes de fruta: en 2017 se vendieron 166 mil porciones, con un total de 34.000 kilos.

Sin embargo, en su edición 2018, esta tradición hizo más ruido de lo común. El periodista deportivo Matias Baldo, quien cubrió el evento para el diario La Nación, contó que durante este último viernes un grupo de veinte personas realizó una protesta pacífica que “conmovió” la paz del torneo europeo. Un grupo de personas perteneciente al proyecto Oddbox se manifestó en la puerta del estadio All England con un cartel que decía “las frutillas deformes fracasaron durante su clasificación a Wimbledon”.

Esta curiosa consigna se explica porque Oddbox es una agrupación que busca reducir el desperdicio de frutas y verduras descartadas por la industria y los mercados al no cumplir con los estándares estéticos de los consumidores británicos. “Tres toneladas de frutillas son rechazadas por Wimbledon por no ser perfectas”, explicó Vickie Rogerson, jefa de prensa de Oddbox al diario La Nación.

“En Oddbox, estamos comprometidos con la lucha contra el desperdicio de alimentos” dice en su página web este proyecto, que también explica su forma de trabajo: recolectar los excedentes de los agricultores en los campos para llevarlos directamente a la puerta de los consumidores que adquieran este servicio, a un precio justo para productor y comprador. La mercadería es entregada en cajas de cartón, a domicilio y cuidadosamente embalada. “No está mal para no salir de tu casa”, dicen desde Oddbox.

Este proyecto subsiste a través del mecenazgo y ofrece sus servicios tanto a particulares como a empresas. “Entre el 20% y el 40% de lo que se produce en las granjas se desperdicia, casi un tercio de lo que se produce. Con el 25% de lo que se tira mundialmente podríamos alimentar a todos los desnutridos de la Tierra”, aseguran desde la organización, que tiene la mira puesta en un objetivo claro: volver a incluir aquellos alimentos que son desperdiciados únicamente por una cuestión visual.

Aunque original en su forma, este proyecto no lo es tanto en su concepto: ya en 2014 el supermercado francés Intermarche había lanzado una campaña con el nombre “Frutas y vegetales sin gloria” en la que ofrecía mercadería “poco agraciadas” a un menor precio. Según informó la empresa, por aquel entonces la acción estimuló el consumo de frutas y hortalizas.

Una gran cantidad de alimento se desperdicia en el mundo a partir de los requisitos estéticos que exigen los mercados del mundo a la hora de comercializar los productos. Sin embargo, frutas y verduras con formas “imperfectas” mantienen la misma calidad en términos de nutritivos y de sabor. Campañas y acciones de este tipo buscan reducir el impacto de las pérdidas que causa esta clasificación, revalorizando a los alimentos en todas sus formas y variantes. Bien por ellos.

Comercialización

De cara a la Patagonia

El Mercado Concentrador de la Provincia del Neuquén es un ente público privado creado a partir de la sanción de la Ley provincial 1.771 en octubre de 1988 e inaugurado en 1993. Si bien en un principio el Mercado fue pensado como un ente mixto con fondos privados y públicos, en la actualidad, la provincia posee más del noventa por ciento de las acciones. Esto se debe a que en los primeros años de funcionamiento la parte privada no participaba y la provincia se vio obligada a aportar más fondos para mantenerlo vivo. Como en todas las historias de mercados, al comienzo los operadores fueron reticentes a trasladarse a las nuevas instalaciones. Anteriormente los comercializadores operaban desde el centro de Neuquén en galpones privados particulares. De todas formas, la conformación del Directorio que dirige el mercado aún respeta los porcentajes originales, es decir que hoy está integrado por tres directivos elegidos y designados por el Ministerio de Producción de Neuquén (del cual depende del Mercado) y dos designados por la parte privada (los operadores). “La provincia le viene cediendo un Director al sector privado porque en algún momento la idea es capitalizar la parte privada”, explica el actual presidente del Mercado, Guillermo Koenig, quien es además productor en San Patricio del Chañar. Guillermo es presidente del mercado desde hace dos años, pero forma parte del Directorio desde su conformación a principios de los noventa.

Por su parte, los 49 operadores permanentes que forman  el Mercado, (que no están organizados de manera formal bajo alguna forma asociativa) eligen a sus representantes por votación de manera anual en una reunión. “Hemos podido crear nuestro reglamento, regular los horarios, si bien siempre son temas sensibles hemos logrado una buena convivencia” dice Maximiliano Flores, uno de los directores por los operadores.

El Mercado nació como parte de una política pública de planificación que buscó, entre otras cosas, mejorar la oferta local y darles un espacio de comercialización a los productores neuquinos. En este sentido el mercado ha ido creciendo año a año tanto en cantidad de operadores y productores como en volúmenes operados. En el año 2014 el mercado registraba un ingreso de 1500 verduleros. Hoy esa cifra asciende a 2500 con alrededor de 140 mil toneladas anuales comercializadas.

Facundo López Raggi, quien es el actual Ministro de Producción e Industria de la provincia, y quien fuera anteriormente miembro del directorio del Mercado, declaró recientemente a los medios locales de Neuquén la importancia del crecimiento de la producción local: “Son casi 160 productores locales y la mayoría trabaja bajo la modalidad de arrendamiento, por lo que no conocemos la superficie cultivada, pero estimamos que son cerca de 600 hectáreas. López Raggi destacó además que a través del Ministerio y del Centro Pyme se organizaron giras para que los productores conozcan cómo se trabaja en La Plata o Mar del Plata a los fines de tecnificar y mejorar la producción. El Mercado organizó una mesa técnica con Ingenieros agrónomos especializados en horticultura dependientes del SENASA, INTI, la Provincia y del mercado, para ofrecer diferentes cursos de capacitación tanto a operadores como productores de forma gratuita.

“La creación del mercado favoreció el crecimiento de la producción hortícola local que anteriormente era muy de subsistencia. Hoy es el atractivo principal del mercado” reafirma el director Maximiliano Flores. Lo cierto es que la producción local de frutas y verduras ya representa un 30% de toda la mercadería que se comercializa a diario en el Mercado Concentrador de Neuquén y de noviembre a marzo representa casi la totalidad de las verduras de hojas que se comercializan en el Mercado.

Desde un principio uno de los objetivos del directorio fue crear un polo agroalimentario alrededor del mercado. Es por esto que dentro de las más de 40 hectáreas que conformaban el predio del mercado, se incentivó la radicación de empresas en las inmediaciones. Entre ellas, hoy hay un galpón de empaque de frutas, un maduradero de bananas, una sidrera, un invernadero hidropónico, una distribuidora de alimentos, una procesadora de vegetales de IV Gama y una distribuidora zonal de gaseosas y cervezas.

Para su funcionamiento normal el mercado cuenta con seis empleados permanentes que están en la operatoria de la actividad y las empresas tercerizadas que se encargan de la limpieza y la seguridad, todos organizados por un intendente de nave. Dentro del mercado la basura es previamente clasificada en húmedo y seco para su posterior reciclado por parte de la empresa de tratamiento de residuos. La administración cuenta con tres personas y un gerente Operativo que coordina las actividades y es el nexo entre el directorio y el resto del personal.

El Mercado cuenta además con una sede del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) que analiza los residuos de las verduras y frutas para comprobar su inocuidad. Además el SENASA realiza, como en el resto de los mercados, los controles periódicos de las mercaderías que ingresan. Prontamente se va a instalar una oficina del SENASA para que los productores puedan hacer sus inscripciones y evacuar sus dudas con los técnicos.

Si bien en Neuquén hay una ordenanza que prohíbe la venta mayorista dentro del ejido de la ciudad de Neuquén, los problemas por la competencia desleal existen como en todo el país y es un reclamo permanente de los operadores que constantemente se reúnen con las autoridades para tratar de darle solución. Aun así el mercado se sostiene hoy como el punto de abastecimiento más importante de la Patagonia.

 

Ampliación del Mercado 

A consecuencia del crecimiento del Mercado, desde 2017 se trabaja en la proyección de una obra de ampliación y mejoras que en su totalidad contempla la construcción de 14.143 metros cuadrados, de los cuales unos 7.868 se harán en la Nave Central y 5.500 metros cuadrados serán para crear un playón de descarga. En el proyecto final se contemplan cuatro frigoríficos, un restaurante y confitería para el público en general y un área de baños para los camioneros. Si bien el anuncio fue realizado hace un tiempo, aún se está esperando la liberación de los fondos para que las obras comiencen.

 

Mirá la revista completa aquí

 

Para recibir Revista InterNos en formato papel en su domicilio puede completar este formulario o bien contáctese a info@revistainternos.com.ar.

Continuar Leyendo

Comercialización

Dificultades para los exportadores de cítricos en el NEA

|Corrientes|

Nicolás Carlino, consejero de CONINAGRO y productor citrícola de la Cooperativa Colonia San Francisco, afirmó que en los últimos meses la rentabilidad en la exportación de cítricos se vio resentida por las retenciones al sector primario y las modificaciones en el esquema de reintegros.

Para el dirigente un dólar más alto no alcanza para compensar la fuerte presión fiscal que tiene hoy la actividad. “Tengo que pagar derechos de exportación a los 10 días de que cargo un contenedor, mientras que a esa fruta la cobro, con suerte, a los 120 días. ¿Quién me financia? Debo salir a buscar financiación. Con una tasa del 60%, explíquenme cómo me cierra el negocio”, detalló.

En conversación con el diario Infocampo, Carlino (que se dedica a la venta externa de jugos y fruta fresca) contó que hoy el mercado internacional es cada vez más exigente y los precios más estables, con fuertes competidores como Chile, Sudáfrica, Perú y Uruguay, entre otros.

“La poca ganancia que pueda tener con el tipo de cambio la estoy perdiendo con las retenciones, sobre una producción que ya viene castigada por el clima y por un mercado interno que está deprimido”, expresó el dirigente.

Carlino detalló que este año la cooperativa exportó sólo 100 mil cajas de mandarina, cuando antes llegaba a las 400 mil cajas. “Estamos en una crisis importante, cerraron empaques de exportación y la situación está muy difícil“, cerró.

Continuar Leyendo

Comercialización

Caen las ventas en los mercados mayoristas y hay preocupación de los operadores

|Argentina|

Con la reciente crisis, la caída en las ventas de los mercados mayoristas de todo el país se hace sentir. Si bien las cifras difieren, operadores y dirigentes coinciden que en los últimos meses la demanda ha disminuido entre un 20% y un 50%.

A la preocupación del sector productivo y exportador se suma ahora la de la venta mayorista. Referentes frutihortícolas consideran que los problemas macroeconómicos del país se trasladan de manera alarmante al sector. Como solución buscan bajar los precios y realizar ofertas especiales para motivar la demanda.

El titular de la Cámara de Operadores Mayoristas Frutihortícolas del Mercado Central (Comafru), Fabián Zeta, dijo al diario BAE que “las ventas de frutas y verduras bajaron un 50%. Las verdulerías casi no vienen a comprarnos y tampoco colaboran con la coyuntura porque remarcan muchísimo, sin relación con los precios nuestros”.

En Córdoba algunos operadores sienten el impacto de una significativa merma en las ventas. Es el caso de Marcelo Sibilia, operador de la firma Wiñay en el Mercado de Abasto de Córdoba, quien asegura que la banana (artículo pilar de su empresa) se está vendiendo un 40% menos. Además agrega que los verduleros comienzan a buscar alternativas más económicas: “Se está dejando de consumir lo Premium para pasar a segundas marcas. De la banana ecuatoriana se pasa a la paraguaya, brasileña y boliviana, que son calidades inferiores”.

Los operadores se encuentran atrapados en un círculo vicioso. Al aumentar el dólar aumentan también los costos de producción (insumos, transporte) que deben ser luego trasladados a los precios, desmotivando la venta. Al mismo tiempo, también ha caído el poder adquisitivo de los consumidores, por lo que la demanda no repunta.

En Tucumán, el Mercofrut no está exento de estos problemas. “El verdulero está llevando lo justo y necesario porque la gente se mide mucho con las compras, estamos afligidos por la situación”, dijo su presidente Juan Carlos Medina a La Gaceta días atrás.

3 en 1. Las ofertas de Mercofrut para paliar la falta de ventas.

Desde el mercado tucumano también estiman que las ventas disminuyeron en un 40% en lo que va del año. Como paliativo, durante la semana arman ofertas especiales con cajones fraccionados en un tercio, combinando hasta tres productos de distinto rubro. Manzanas, mandarinas y peras, por ejemplo, pueden comprarse en un mismo cajón.

Cada puestero debe hacer malabares para no cargar en la mercadería el aumento de costos que posee el productor y que ellos mismos tienen con los fletes. En algunos casos eligen bajar considerablemente los precios ya que, al ser mercadería perecedera, se ven obligados  a vender para no tener que tirarla.

Otro punto importante que agrava la situación es la venta informal que sufren las entidades, en un contexto donde ésta se vuelve viable para muchas personas que no tienen trabajo. Con el recrudecimiento de la crisis, los puntos ilegales crecen con fuerza y es cada vez mayor el porcentaje comercializado sin controles fiscales ni de sanidad.

Sin embargo, algunas voces se muestran un poco más prudentes a la hora de analizar lo que está pasando. “Las ventas bajaron de un 20% a un 30% hace un par de meses, pero desde ahí se mantienen estables”, dijo a Revista InterNos Gustavo Borda Bossana, del Mercado de Perico, Jujuy. En el mismo sentido un dirigente del Mercado de Córdoba expresó a nuestro medio que por ahora la venta “se mantiene estable” ya que “lo nuestro está muy relacionado con el clima, si hace calor se vende sin importar precios, han bajado mucho el tomate, el pimiento y el zapallito”.

Alejandro Gómez, operador de Salta, también cree que “las ventas en los últimos dos meses sufrieron una merma” pero sobre todo por cuestiones estacionales. “Más que nada en lo que es fruta, no tanto así en verdura. Pero tiene mucho que ver con el clima. Ahora ha mejorado un poco y ha querido repuntar”, contó.

Continuar Leyendo

Lo más leído