Seguí nuestras redes

Comercialización

Las complicaciones del DTV para la papa andina

|Jujuy|

Días atrás el Senasa determinó, a través de una disposición conjunta publicada en el Boletín Oficial, el uso obligatorio del Documento de Tránsito Vegetal (DTV) para hortalizas pesadas. El registro será exigido para el traslado en fresco de raíces, bulbos y tubérculos que tengan tránsito federal, es decir, que se transporten entre provincias.

De esta manera batata, papa, cebolla y ajo deberán dar cuenta de su zona de origen y trazabilidad cuando el documento entre en vigencia a mediados de octubre. También los tubérculos andinos deberán presentar DTV, lo que significa una complicación importante para este sector del norte del país que posee otras lógicas de producción.

En la provincia de Jujuy la producción andina de tubérculos se realiza en zonas alejadas del único empaque habilitado que se encuentra en la ciudad, es decir a unos 300 kilómetros (distancia aproximada entre La Quiaca y San Salvador de Jujuy). Al ser pequeños productores, muchos deben acopiar la mercadería para poder comercializarla, ya que la papa no proviene de un solo lugar. La producción se reúne en la puna y luego se empaca en la ciudad.

Desde Revista InterNos consultamos a Silvana Morel, abogada y contacto comercial de una empresa que opera en el Mercado de Abasto de Córdoba sobre el impacto que la implementación del DTV tendría en este sector. “Los productores indígenas son siempre pequeños productores. Será una exigencia muy grande para una producción ancestral. Son lógicas de producción diferentes”, explicó.

El objetivo del DTV es verificar la trazabilidad de los productos con su identificación, origen y destino final para resguardar así el estatus fitosanitario argentino y cuidar la salud del consumidor.

Para Morel, el principal problema en su ejecución es que “en las zonas de producción no existe la infraestructura que exige el DTV”. Una alternativa, plantea, sería emitir este documento desde la zona de empaque ubicada en la ciudad, pero de esta manera no se respetaría la exigencia esencial del documento, que es generar trazabilidad con el lote.

Zonas de producción alejadas de los grandes centros urbanos

La abogada explica que actualmente las papas andinas que se despachan al resto del país lo hacen desde los galpones de empaque habilitadas con una guía que identifica a la producción. Pero en el caso de implementarse el DTV el proceso se complejizará, ya que se buscará dar cuenta del lugar exacto de donde sale la mercadería y a qué productor corresponde.

“Será una exigencia muy grande para una producción ancestral. Son lógicas de producción diferentes”

Vale decir que las políticas aplicadas sobre los pequeños y medianos productores necesitan incorporar una mirada que comprenda los procesos históricos y culturales vinculados a sus sistemas productivos, para asegurar su permanencia en el tiempo sin que eso represente “obviar” controles sanitarios estrictos frente a las irregularidades en los sistemas productivos.

La implementación del DTV en Argentina tiene defensores y detractores. Gran parte del sector entiende que este requisito cumple una tarea trascendental en el cuidado de la salud poblacional mediante la fiscalización de los alimentos que circulan en nuestro país. Sin embargo, algunos operadores de mercado consideran que su implementación está enfocado estrictamente hacia los puestos mayoristas y no tanto a los controles de los camiones en ruta, perjudicando directamente a los comercializadores al decomisar la mercadería una vez ingresada al mercado. Por otro lado, no son pocos los productores que se sienten “agobiados” por estos controles y exigencias que no ven retribuidas en el quehacer diario del organismo.

Comercialización

Por frío y falta de inversión, la pera Williams presentó problemas de calidad

| Río Negro – Neuquén |

Finalizada la cosecha de pera Williams en el valle de Río Negro y Neuquén, se estima que alrededor del 25% de la fruta quedó en las plantas. Los motivos: falta de tamaño y mayor presencia de carpocapsa, la plaga más importante que afecta a los frutales de pepita en la región.

Eduardo Artero, productor de peras y manzanas de Cipoletti, Río Negro, fue consultado por la FM del Mercado Central respecto a esta situación. “Mucha pera quedó en la planta por falta de tamaño debido a los malos trabajos culturales. En la pera faltó inversión. Para que tenga valor, tiene que tener no vale tamaño. La pera chica no vale”, afirmó.

Artero hizo hincapié en la imposibilidad del sector productivo para invertir en un contexto de presión fiscal y retenciones. “El productor no tuvo plata en toda la temporada para hacer esa inversión.  Vendimos con un dólar a 18 y estamos trabajando con un dólar a 40”, reflexionó.

Pero también el clima afectó al tamaño de la fruta. Este año se produjo una merma del crecimiento porque el verano “arrancó tarde”. “En noviembre y diciembre estuvo más bien frío y eso generó una pérdida de tamaño en casi todas las variedades y retraso madurativo”, dijo Lautaro Aguilar, ingeniero agrónomo del INTA Alto Valle.

El aspecto sanitario es otra de las cuestiones que preocupa al sector, ya que en la última temporada se observó una mayor presencia de carpocapsa en las chacras. Algunos productores temen que esto genere potenciales problemas de venta con Brasil, principal comprador de peras argentinas. El año pasado, el país vecino importó más de 100.000 toneladas de esta especie con un nivel de facturación superior a los 95 millones de dólares.

Fuente: Diario Río Negro

Continuar Leyendo

Comercialización

Fruta sin destino: Por sobrestock en las bodegas, se dificulta la actual cosecha de uvas

|Mendoza|

CONINAGRO y la Federación Agraria Argentina mostraron su preocupación por la cosecha del sector vitivinícola en Mendoza: afirman que los productores no tienen dónde colocar la fruta por sobrestock vínico en las bodegas esta temporada.

“La percepción que hay en el ambiente productivo es de desaliento ya que varias bodegas no recibirán uva y hay un porcentaje muy alto de fruta sin destino”, expresó Carlos Ianinzotto en un comunicado de CONINAGRO publicado el pasado 30 de enero. El dirigente asegura que el sector está sufriendo un exceso de oferta de fruta que a su vez deprime los precios de la materia prima.

Pero al igual que muchas otras Economías Regionales, la producción vitícola denuncia que otros factores están quitando rentabilidad a la actividad: aumento de insumos dolarizados, suba de tarifas (sobre todo en el servicio eléctrico), gran presión tributaria, retenciones y la reducción de los reintegros por exportación.

“Estos factores acorralan al productor y lo dejan sin alternativas, lo llevan a dejar la uva en el parral, el ajo en las chacras o la fruta en la planta perdiendo todo el trabajo del año, las inversiones y los costos afrontado”, reflexionó Ianinzotto.

También los productores vitivinícolas mendocinos nucleados en la Federación Agraria Argentina (FAA) hicieron público su descontento con la situación y solicitaron al gobierno provincial un operativo de compra de uva a pequeños y medianos productores. “Toda la sociedad debe saber que nuestra necesidad es de subsistencia. Hoy trabajamos a pérdida, muy por debajo de los costos de producción, por lo que si no interviene el Estado, el mercado nos sentencia a desaparecer”, afirmaron. Y acusaron a las bodegas de “deslealtad comercial” porque “gran parte del actual sobrestock vínico es de un producto importado”.

Por su parte Luis Cañas, de la Asociación de Productores en Acción del Este, aseguró que a pesar del sobrestock los viñateros todavía tienen que sacar la uva de las parras. “Hay productores que ya avisan que no pueden levantar la cosecha porque no hay plata para eso”, expresó el dirigente consultado por el diario El Sol. Sin embargo, algunos productores advierten que, ante la ausencia de compras por parte de las bodegas, tendrán que sostener con los gastos de otro modo, porque no es viable perder la cosecha.

Este conflicto se explica también por la relación comercial entre productores y grandes bodegas. Mauro Sosa, del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, explica que el consumo de vino se encuentra actualmente deprimido, por lo que las bodegas reducen sus compras de fruta, mayoritariamente de uva para tinto. Pero además los que compran, lo hacen al mismo precio que en 2018, un combo letal para los productores.

Al conflicto productivo y económico que atraviesa el sector, Eduardo Córdoba, presidente de la Asociación de Viñateros de Mendoza, agrega que en los últimos años un cambio cultural colaboró a modificar hábitos de consumo. “La cerveza ganó mucho terreno: es más barata porque su proceso es industrial, pueden invertir más en publicidad, tiene menos alcohol… Se está dando ese cambio cultural, mientras que el vino es un trabajo 95% a mano, con una estructura de costos alta”, describió.

Continuar Leyendo

Comercialización

Exportación de ajo: mayores volúmenes pero bajos precios internacionales

|Mendoza|

En 2018 la exportación de ajo mendocino creció un 29,01% con respecto al 2017, aunque los envíos fueron principalmente de mercadería sin valor agregado y con bajos precios internacionales.

Una cosecha record en China (quien marca el precio del producto porque posee el 78% exportado a nivel internacional) sumado a una mayor oferta de países competidores como España, Brasil y Perú se tradujo en una caída del valor del producto.

Las exportaciones mendocinas de ajo pasaron de 59 mil toneladas en 2017 a 76,2 mil toneladas anuales en 2018. No obstante, según afirmó el presidente de la Asociación de Productores, Empacadores y Exportadores de Ajos, Cebollas y Afines, Ariel Zucarelli, el incremento estuvo signado por mercadería de escaso valor agregado, con cargas que en algunos casos ni siquiera pasaron por galpones de empaque.

“Creció el número de envíos a Brasil durante el pasado mes de noviembre con un ajo sin manufactura”, afirmó Zucarelli. Y comparó: “De un ajo cortado, pelado, plastificado y en un empaque normal podés hacer dos cargas por semana. Con un ajo en ‘bruto’ se pueden hacer 5 o 6 cargas, incluso desde la quinta. Eso aumentó el volumen de exportación, pero hizo que se deprimiera el precio del ajo”.

Además, esta situación “generó una competencia desleal porque el galpón instalado tiene costos fijos” aunque a través de la intervención del ISCAMEN el escenario se normalizó.

Expectativas para 2019

En entrevista con el periodista Horacio Esteban, de FM Mercado Central, Zucarelli se mostró desmotivado respecto al 2019. “Las expectativas son malas por el impuesto al derecho a la exportación de 4 pesos por dólar. Estamos tributando lo mismo que la soja que no tiene valor agregado. Y nosotros tenemos la cosecha manual, acarreo, secado, corte, pelado, clasificado, envasado. Hoy en día estamos viendo cuánto perdemos por hectárea producida”, explicó.

Cabe recordar que además del impuesto a la actividad exportadora el ajo vio reducidos sus reintegros de exportación. “Cuando sembramos en marzo del año pasado, sacamos costos en base a un reintegro del 4,5% para calcular el valor del producto. Cuando lo cosechamos en los meses de octubre-noviembre, nos encontramos que nos bajaron ese reintegro al 1,5%”, explicó el dirigente. “No hay manera de planificar una nueva siembra. Se perfila que la superficie sembrada se va a achicar”.

Una opinión distinta brindó Mario Lázzaro, director gerente de ProMendoza, quien afirmó que la caída de los precios internacionales se vio compensada por la recuperación interna del precio del dólar. A diferencia de Zucarelli, Lázzaro sí mostró optimismo por la campaña 2019,  ya que esperan que los precios internacionales “se tonifiquen” por la caída en la superficie de ajo implantada en China, estimada en un 15%. “Esperamos que con una menor oferta el precio internacional crezca”.

La discusión por el antidumping

Zucarelli contó que otra de las discusiones que tendrá el sector productivo será la revisión de la tasa antidumping, una gestión de los productores brasileros y argentinos por sostenerlo vigente frente a la presión del sector comercial chino.

El dumping es una práctica que consiste en vender un producto por debajo de su precio normal para eliminar la competencia y monopolizar un mercado.

En octubre de 2018 Brasil extendió por un año la implementación de la tasa antidumping (que había vencido el día 3 de ese mes) beneficiando a la producción ajera de Mendoza. Esta medida evita que China comercialice su mercadería a precios notablemente inferiores a los costos de producción del resto de los países exportadores.

Durante este año se estudiará la extensión de la medida hasta 2024. Para eso, productores deberán presentar informes técnicos que avalen la competencia desleal con China, quien presionará por ingresar con menores precios para ganar mercados a la competencia.

De aquella discusión participará la Asociación Nacional de Productores de Ajo de Brasil (Anapa), la Asociación de Productores de Ajo de Mendoza (Asocamen), el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía y Cancillería nacional.

Continuar Leyendo

Lo más leído