Seguí nuestras redes

Política Sectorial

El Charrúa, un mercado que todavía espera por la promesa del traslado

|Paraná|

El Charrúa es un mercado enclavado en el tiempo. Sus instalaciones, construidas originalmente como frigorífico en 1962, se encuentran deterioradas por el paso de los años. El plan de mudanza a un nuevo predio, tantas veces prometido por las autoridades municipales, parece más lejano que nunca. “Es un tema que hace 20 años que se escucha y calculo que lo vamos a escuchar 20 años más”, nos dice con desánimo Gonzalo, operador de la entidad. Proyectos hay, asegura. “Lo que falta es que aparezca la plata”.

En la década del 80 el Mercado fue trasladado del centro de Paraná (en un predio donde ahora se sitúa la terminal de ómnibus) al edificio que ocupa actualmente. A 35 años de aquel hecho, la expansión urbana dejó al mercado nuevamente en una zona muy transitada que dificulta la operatoria en el ingreso de los camiones, con escaso espacio de giro y problemas de circulación para la carga y descarga de mercadería.

Sarli, coordinando la venta desde su teléfono celular

Ante los inexistentes planes de traslado, consultamos a Daniel Sarli -también operador de la entidad- si creía conveniente que se realizaran obras de refacción en el mercado. “Acá no se puede hacer nada. Esto ya no tiene arreglo. Además, el edificio no es nuestro”, comentó. Cabe recordar que productores y operadores conformados en Sociedad Anónima tienen la concesión del predio municipal para su administración y explotación. Luego, agregó: “Algunas cosas se hicieron igual. Un mantenimiento mínimo. Por ejemplo, el año pasado se hizo la calle que estaba toda rota y se habían caído varios pallets durante la descarga”.

En este sentido, Sarli sostuvo que para mantener un mercado limpio y ordenado es necesario que la cuota de los alquileres se corresponda con el costo de los servicios contratados. “El gasto más grande que tenemos nosotros es de limpieza y seguridad, que es lo que mejor funciona”. Por eso recientemente la comisión directiva, con su presidenta Analía Dragán a la cabeza, anunció un aumento del 30% en el valor de los puestos.

En comparación con el Mercado de Productores de Santa Fe –un mercado “vecino” por las distancias que los separan-  El Charrúa es un merado barato, con bajos valores de alquiler para los operadores. Sarli estima que, en términos generales, los gastos de una semana en el Mercado de Productores son los de un mes en El Charrúa.

Estudio Malaquita

Estado de las ventas

Como señalamos en esta revista semanas atrás, algunos mercados denotan una merma considerable en la venta, justificada en algunos casos por la caída del consumo. Sin embargo, para Daniel Sarli lo que sucede en el mercado “es totalmente a parte de lo que pasa en el país” y en El Charrúa todavía se vende bien, aunque el mercado “está para productos de calidad media-baja a un precio muy barato”. No obstante, agregó que “es cierto que la gente compra menos” pero se mostró optimista porque los mercados venden “un producto alimenticio, que si bien se restringe un poco, es lo último que se va a dejar de comprar”.

En la visión de algunos operadores las ventas están «planchadas»

Contrariamente opina Gonzalo, puestero del mercado, sobre el nivel del consumo actual: “La gente cree que lo más caro es la comida, pero la comida es lo más sano. Lo que pasa es que al no alcanzarle la plata por el aumento de tarifas se la agarran con esto. Acá la fruta más cara te sale 50 pesos el kilo. Y vas a comprar un kilo de carne y la más barata te sale 200 mangos”.

Para Gonzalo -quien prefirió no dar su apellido- el flujo de gente que circula por el Mercado no se ha reducido, pero sí la cantidad comercializada. “El margen se achicó, los gastos siguen subiendo. Y la perspectiva es que vamos a tener uno de los peores veranos de los últimos 30 años. Porque la mercadería está pero a la gente no le alcanza la plata”, opinó.

En un artículo publicado por InterNos en el mes de septiembre, un operador cordobés señaló que actualmente muchos verduleros están optando por mercaderías de segunda calidad, con alternativas más económicas.  En este punto Gonzalo no coincide: “A veces no es problema de precio, es problema de venta. Podes tener dos o tres alternativas en calidades, pero si no hay consumo, no la vendes. Y cuando hay venta, vendes cualquier cosa. La buena, la media y la mala”.

La llegada del verano, sin embargo, mejora las expectativas de casi todos los operadores. Caminando por los pasillos del Mercado la mayoría coincide en que los primeros calores harán crecer las ventas, ya que en los días soleados la concurrencia de verduleros es mayor.

Los números de El Charrúa

Actualmente ingresan a El Charrúa unas 200 camionetas y unos 70 autos por día. Mensualmente 150 camiones (mayoritariamente térmicos y chasis con acoplado) descargan todo tipo de frutas y hortalizas pesadas. En un predio de dos hectáreas 20 operadores ocupan 50 puestos en total, trabajando algunos de ellos más de un puesto. La playa libre está ocupada por alrededor de 15 horticultores que comercializan lo producido en el cinturón verde de Paraná.

 

Emelka. Manzanas y Peras de Río Negro

Lo más leído