Seguí nuestras redes

Producción

Galmarini: “Hay que diferenciar a las hortalizas para fomentar su consumo”

|Argentina|

El 40° Congreso Argentino de Horticultura que pasó por Córdoba semanas atrás contó con la presencia del Dr. Claudio Galmarini, investigador de la Estación Experimental INTA La Consulta (Mendoza) y también del CONICET, quien tiene un su haber una larga trayectoria como investigador en el mejoramiento genético de hortalizas y que desde el año 2005 coordina el Programa Nacional de Hortalizas, Flores y Aromáticas del INTA.

Quizás la gran pregunta que atraviesa actualmente al sector es cómo aumentar el consumo per cápita de verduras. Galmarini expone una hipótesis interesante: asegura que es necesario diversificar la oferta e informar al consumidor, es decir, que las personas logren reconocer tipos y variedades de hortalizas según sus respectivos usos culinarios, sabores y beneficios para la salud.

Hoy el consumo de verduras está concentrado en pocas especies, tal el caso de la papa, cebolla, tomate, lechuga y zanahoria. Sin embargo, incluso dentro de este tipo de hortalizas el consumidor no suele diferenciar variedades. “En general, no existe una verdadera tipificación del producto porque no se le ofrece esa información al comprador. Hay que diferenciar a las hortalizas para fomentar su consumo y ganar nuevos mercados”, reflexiona el ingeniero.

La industria vitivinícola, de gran trabajo en la promoción y el consumo

“Un buen ejemplo a seguir es el caso del vino, donde un trabajo mancomunado del sector ha logrado educar al consumidor e imponer varietales. Hoy es poco frecuente pedir vino tino o blanco, sino que  el consumidor especifica la variedad, pide un Malbec, Syrah, Cabernet o Chardonay por citar algunos ejemplos. E incluso se llega a distinguir la zona de producción”, agrega.

En contraposición aparece el escenario de las hortalizas, donde los consumidores en general desconocen el abanico posible de verduras existentes. “Es poco frecuente que el consumidor de hortalizas pida una variedad de papa, ajo o cebolla. No lo hemos educado para eso”, expresa el ingeniero. Y ejemplifica: “En Argentina se consume mayormente papa del cultivar Spunta, a pesar de que existen variedades mucho mejores en cuanto a sus características culinarias y nutricionales. Tal vez sea porque que la gente no lo exige y la oferta tarda en llegar”.

Pero, ¿cuáles son las características que diferencian una variedad de hortaliza de otra? Atributos como la apariencia, el sabor, los posibles usos culinarios, el período de conservación y las propiedades nutracéuticas, entre otros, constituyen caracteres útiles para la diferenciación.

Trabajo a campo en INTA La Consulta, Mendoza

Diferenciar las hortalizas es agregar valor en beneficio de los consumidores y los productores. El trabajo debe apuntar a generar sellos de calidad en los alimentos, con etiquetas que ofrezcan información con las propiedades nutricionales de los alimentos (que hoy parecen reservados a la industria de alimentos ultraprocesados) o con un protocolo de producción diferenciada. Incluso existe la posibilidad de incorporar fechas de vencimiento a la mercadería.

“Parece ciencia ficción, pero está hecho. Estos datos están disponibles, como es el caso del ajo y la cebolla, por trabajos realizados por investigadores de nuestra Estación Experimental para ser utilizados como estrategia de diferenciación. El futuro nos demandará de agregar valor y ponernos los pantalones largos en la horticultura para decir que no sólo vendemos ajo o sólo vendemos cebolla”.

Para que este trabajo tenga asidero en la demanda es necesario un fuerte trabajo de concientización. En ese contexto, el verdulero es el nexo fundamental para indicar cuál es la mejor forma de consumir ciertas hortalizas y, a su vez, aconsejar o dar recetas que estimulen su ingesta. “La transmisión de conocimientos a través de ellos es vital para  que cambien los hábitos”, afirma Galmarini.

Desde hace tres décadas el INTA dispone de Programas Mejoramiento Genético de Hortalizas en los cuales se han obtenidos cultivares con importantes propiedades funcionales. Sólo para destacar algunos ejemplos cabe mencionar a la batata Colorado INTA, de gran contenido de carotenos combinados con compuestos fenólicos; la papa Newen INTA, con mayor aporte de vitaminas; la zanahoria Nara INTA, de alto contenido de carotenos; y el zapallito NutriC INTA, de alto contenido de vitamina C.

“No todos los cultivares de una misma especie tienen las mismas propiedades. Entre las estrategias para mejorar la calidad nutricional de las hortalizas se mencionan la selección por mejoramiento genético de variedades con mayores atributos benéficos para la salud, la adaptación de tecnologías de manejo de cultivo, almacenaje, post-cosecha y procesado de los alimentos para incrementar el contenido de fitonutrientes”, dice Galmarini.

“Trabajar en la relación entre las hortalizas y la salud es una estrategia que hemos priorizado en el programa del INTA” agrega el investigador. Actualmente el 93% de la producción nacional de hortalizas se destina al mercado interno. Sin embargo, los argentinos sólo consumimos 140 de los 400 gramos que la Organización Mundial de la Salud recomienda por habitante y por día.”A nivel mundial se evidencia un incremento en el consumo de hortalizas, en parte por su vinculación con la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles. Si en el país siguiéramos esta tendencia al menos habría que duplicar la producción para satisfacer la demanda. Lo cual representa una gran oportunidad para el productor y a su vez beneficia al consumidor”, concluye.

Agregar valor, generar alimentos de calidad y diferenciarlos en el mercado y frente al comprador: esa parece ser otra una de las estrategias que el sector frutihortícola debe llevar adelante para seguir estimulando el consumo.

Comercialización

160 toneladas de cerezas con destino a China

Hoy por la mañana se realizó el acto de certificación de la primera exportación de 160 toneladas de cerezas con destino a China. El acto, encabezado por el presidente de SENASA, Ricardo Negri y el gobernador de Nequén, Omar Gutierrez, junto a los ministros de agricultura de Chubut, Neuquén y Río Negro y diversos funcionarios del ámbito nacional, se realizó en las instalciones del Centro PyME-ADENEU de la ciudad de Neuquén.

Esta será el primera  exportación de cereza a ese destino tras la firma del protocolo sanitario para exportar este producto al país asiático, que se llevó a cabo hace sólo un mes en el marco de la cumbre de Líderes del G20. Estas primeras 160 toneladas estarán compuestas por 5 contenedores de Chubut, 2 de Río Negro y, 1 de Neuquén.

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la provincia de Río Negro, Alberto Diomedi; de Neuquén, Facundo López Ragi y Hernán Alonso de Chubut; recibieron hoy por la mañana a la comitiva de ingenieros agrónomos de la República China que arribó para fiscalizar la primer exportación que saldrá desde el puerto de Valparaíso.

Diomedi señaló: “hoy todos, Nación y Provincias estamos trabajando juntos, en este caso es la producción de la cereza, uno de los tantos motivos que nos unen. Desde hoy la cereza de la Patagonia va a estar presente en las mesas de China”.Por su parte, el ministro de Producción de Chubut, Alonso explicó “venimos trabajando desde el principio con los ministros patagónicos dentro de la agenda. Mi provincia está llevando 5 contenedores, lo que habla de calidad del producto y todos los resguardos sanitarios que son el esfuerzo de muchos años de productores que decidieron invertir en la Patagonia. Estamos convencidos que mercado chino va a aceptar fuertemente las cerezas patagónicas y tenemos un gran futuro para incrementar hectáreas y superficie en ese cultivo”.

“¡Las cerezas neuquinas se van a China! Son 160 toneladas de fruta fina que llegarán a destino justo a tiempo para celebrar el tradicional Año Nuevo Chino” expresó en su cuenta de Twitter el gobernador neuquino, Omar Gutierrez.

 

Tras la reunión, la comitiva china, recorrió campos de cereza en la localidad neuquina de Vista Alegre para luego trasladarse al puesto sanitario de SENASA en Centenario, donde se realiza la consolidación de la carga que partirá con destino a China en la tarde del día de hoy.

Adolfto Storni, presidente de las empresas Cerezas Argentinas (Chimpay, Rio Negro) y Frutos de los lagos (Sarmiento, Chubut) estuvo presente al momento de la carga y muy emocionado: “somos parte del grupo de empresas que estamos realizando esta primera exportación a China. Un gran logro para el país” dijo. 

Fotos gentilezas de Adolfo Storni

Actualmente en la Patagonia hay más de 700 hectáreas plantadas, de las cuales 420 se ubican en Río Negro, con su corazón en la localidad de Chimpay. Hoy la provincia se consolida como la principal exportadora de la Patagonia.

Fuente: Prensa Magyp Río Negro

Continuar Leyendo

Producción

Frutillas sin suelo, una alternativa de producción frente al avance inmobiliario

|Santa Fe|

En la localidad de Desvío Arijón, a once kilómetros de la localidad de Coronda, el INTA desarrolla una producción semihidropónica de frutillas con el objetivo de optimizar la producción en los bordes urbanos, donde la falta de espacios por el avance inmobiliario sobre la zona agrícola es una problemática latente.

Desde el año 2017 este ensayo de “frutillas sin suelo” se propone como una alternativa tecnológica para optimizar el uso del espacio físico, pero también para minimizar el uso de agroquímicos en regiones donde su aplicación está restringida por la cercanía a los centros poblacionales.

En este sentido, María del Huerto Sordo, técnica del INTA y responsable del proyecto, asegura que esta disminución en la demanda de productos fitosanitarios responde al menor contacto que la planta tiene con el suelo y, por lo tanto, con las enfermedades que allí suele contagiarse. “Al no requerir desinfección de suelos, práctica habitual en el cultivo, se elimina el uso de desinfectantes químicos”, detalló la especialista a Revista InterNos.

Sordo, en pleno recorrido por la producción

En la producción semihidropónica, los plantines se desarrollan en un sustrato alternativo a la tierra (como cascarilla de arroz, turba y perlitas, las cuales se están probando en diferentes proporciones). Para su crecimiento, reciben aportes nutricionales con la aplicación de fertilizantes mediante riego por goteo. Sordo afirma que esta tecnología logra una “mayor densidad de plantación” que incrementa los rendimientos por unidad de superficie, ya que permite disminuir a 15 centímetros la distancia entre plantas, que en una producción tradicional suele ser de 30 centímetros.

Otra de las ventajas de este sistema es que, al realizarse “en altura”, facilita la tarea de los cosecheros, volviéndola más ergonómica, dinámica y de menor exigencia física.

Por otro lado, la principal dificultad que tiene su implementación es el alto costo de inversión inicial, que se estima el doble respecto a un sistema convencional. Sin embargo, Sordo asegura que hoy por hoy el objetivo del INTA no es reducir costos, sino dar cuenta de una experiencia posible en este tipo de producción, ofreciendo soluciones concretas a la falta de espacios para cultivar en zonas periurbanas.

En “altura” las frutillas requieren menor esfuerzo por parte de los cosechadores

Asimismo, indicó que en este ensayo en particular (que comenzó en 2017) se conservaron las plantas y el sustrato para un segundo año de producción. “Esta decisión requirió cuidados en verano como la conservación bajo media sombra y podas”, dijo Sordo, al tiempo que afirmó: “Gracias a este manejo, las plantas conservaron su potencial productivo en calidad y cantidad”.

“Avanzamos en el desarrollo de propuestas productivas para los agricultores, con la expectativa de que esta tecnología les permita producir en los bordes urbanos, donde las dimensiones de los lotes son más pequeñas”, concluyó Sordo.

Continuar Leyendo

Comercialización

Se enciende la alarma en productores y exportadores de cítricos

|Argentina|

La producción de cítricos de nuestro país atraviesa un momento sensible. En los últimos meses, la fuerte suba de los costos productivos a raíz del aumento del tipo de cambio, la caída de la demanda interna y una exportación decreciente pintan un panorama complejo para la actividad.

Hoy un pequeño o mediano productor paga un agroquímico 40% más caro que a principio de año. Sin embargo, el precio por su mercadería se mantiene estable o incluso a la baja en algunos casos. “Los costos tienen un fuerte componente dolarizado y el mercado interno no acompañó esta suba del dólar, los márgenes de rentabilidad se han reducido”, dice a Revista InterNos José Carbonell, titular de la Federación Argentina del Citrus (Federcitrus). El combustible, con su valor directamente atado a la moneda estadounidense, es el ejemplo más significativo de este encarecimiento en los costos, ya que es el que tracciona gran parte de la producción y comercialización.

Carbonell asegura que en los últimos meses han disminuido también las exportaciones (sobre todo de cítricos dulces, ya que el limón tiene una realidad particular) por la falta de inversión consecuencia de la menor rentabilidad del sector productivo. “Al no hacer inversiones no hay calidad ni cantidad para exportar”. Y agrega: “Una vez más los que producimos tenemos que trabajar para un Estado que no genera las condiciones necesarias para la inversión. Hoy en Argentina el crédito para producir directamente no existe”.

Por otro lado, el dirigente consideró que el acomodamiento del tipo de cambio fue una realidad inevitable para el gobierno nacional, pero se mantuvo en desacuerdo con la decisión de colocar retenciones a la exportación de la actividad primaria (una medida que se propuso como temporal) y de anular la devolución de los reintegros. “Cuando uno penaliza una exportación desestimula la actividad, nadie se va a meter en un negocio a pérdida. Es una suma muy importante que luego no se ve compensada”.

Hoy nuestro país ha perdido su lugar en los mercados del mundo en la exportación de naranjas y mandarinas. En este último producto el dato es demoledor: desde 2007 en adelante se bajó de 120 mil a 35 mil toneladas exportadas anualmente.

El pasado lunes, el área de Economías Regionales de CAME publicó un informe sobre la brecha de precios entre origen y destino de productos agroindustriales durante el mes de noviembre. Allí la tendencia para los cítricos dulces (naranja y mandarina) marcó una diferencia importante entre lo que recibe el productor por su mercadería y lo que paga el consumidor final en góndola. “Siempre hubo una diferencia importante, no es un fenómeno nuevo”, expresa Carbonell, pero aclara que lo preocupante no es la brecha en sí misma (generada por los distintos factores de la cadena de comercialización) sino la pronunciada caída en los precios que recibe el productor por la fruta. Por ejemplo, según CAME, en la mandarina el precio al productor bajó un 29% respecto a octubre.

Dentro de la actividad citrícola, quizás quien ofrezca una realidad más optimista sea el limón, que tiene una fuerte pata en la exportación y se aseguró la apertura del mercado estadounidense luego de 17 años. Sin embargo, Carbonell se mostró cauto en este punto: “Luego de abrir un mercado hay que ingresar con mucho cuidado y con buena calidad. Creemos que la exportación seguirá creciendo en 2019”. La contracara de esto es la Unión Europea, quién ha buscado aumentar sus exigencias fitosanitarias y elevar sus aranceles para la importación de cítricos argentinos en los últimos meses.

Continuar Leyendo

Lo más leído