Seguí nuestras redes

Política Sectorial

Fruticultura: una agenda común para superar la crisis

|Argentina|

La fruticultura argentina atraviesa un momento complejo. Ya no son reclamos aislados los que realizan las diferentes Economías Regionales al gobierno nacional. El problema es estructural, señalan los protagonistas. Y denuncian que las desafortunadas medidas macroeconómicas desalentaron la producción y profundizaron los problemas de competitividad en el mercado externo.

El 17 de diciembre de 2018 cuatro de las entidades frutícolas más importantes del país (que constituyen más del 90% de la exportación argentina de frutas frescas) reflejaron en un comunicado la fuerte crisis que el sector viene denunciando durante los últimos meses.

Por aquel entonces, representantes de FEDERCITRUS (cítricos), CAFI (peras y manzanas), ABC (arándanos) y CAPCI (cerezas) exigieron al gobierno nacional que atienda de una vez por todas los reclamos planteados en las diferentes Mesas de Competitividad. “Estamos atravesando una crisis terminal y necesitamos medidas urgentes”, afirmaron.

En concreto, solicitaron al gobierno de Cambiemos que elimine o reduzca los derechos de exportación, los cuales se fijaron en un 12% (o 4 pesos máximos por dólar exportado) a las producciones primarias en septiembre de 2018. El reclamo también exige el incremento de los reintegros a las empresas que realizan actividades exportadoras, entre ellas las frutícolas.

A raíz de este documento, el periodista agropecuario Horacio Esteban entrevistó en su programa Agroindustriales a referentes de distintas entidades frutícolas, a fin de que brindaran un panorama sobre cada actividad.

Agustín Argibay – CAFI

El titular de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) fue uno de los dirigentes que señaló el problema estructural en la producción de peras y manzanas. “La actividad no funciona para nadie. Mientras haya un dólar bajo y costos altos, no funciona para el productor chico ni para el grande. Lo que hay que hacer es modificar la estructura y fundamentalmente los costos que van ligados a la nómina salarial, que son enormes en relación a países competidores”.

A la problemática de los costos, en los últimos años se le sumo el surgimiento de la actividad extractivista de hidrocarburos: al volverse poco rentable, muchos productores prefieren dejar de producir y alquilar sus quintas para la explotación. También el avance urbano sobre tierras productivas es un hecho que preocupa. “Es una realidad a la que es difícil de escapar. El valle se hizo hace 100 años, hoy el petróleo y el gas son dos actividades importantes. Es muy difícil pararlo”, dijo Argibay.

Federico Bayá – ABC

El dirigente del Comité Argentino de Blueberries (ABC) se mostró muy crítico de las medidas que el gobierno de Cambiemos tomó durante el año 2018, a pesar de algunas “buenas noticias” para el sector arandanero, como la apertura del mercado chino.

“Estamos preocupados no sólo por los arándanos, sino por toda la fruticultura argentina. Cada año que pasa hay menos trabajadores que dependen de la fruta. En este contexto no podemos ponerle retenciones a estos productos. Es un sector que puede ocupar 200 o 250 mil personas. La competitividad del productor por la vuelta de las retenciones y la reducción del reintegro se vio afectada. Entendemos el esfuerzo fiscal, pero le pedimos al gobierno un poco de criterio”, declaró.

Otro de los motivos que causan preocupación en el sector arandanero es la fuerte competencia que ha significado el crecimiento de Perú en el mercado. “Se nos metió por la ventana y hoy está exportando 60 mil toneladas, tres veces y media lo que produce Argentina. Eso hace que los precios se depriman, cayeron alrededor de un 20%”, explica Bayá. Este año Argentina exportó 15 mil toneladas de arándanos, un número promedio en el que nuestro país se ha “estancado” durante el último tiempo.

Actualmente la demanda del arándano en China es altísima, al igual que la posibilidad de crecer en ese mercado. “Si fuéramos competitivos se abriría un panorama que puede dar vuelta el negocio. Hoy Argentina tiene 3.000 hectáreas planteadas, podríamos duplicarlas para satisfacer la demanda que tiene un país como China”.

Sin embargo, ese mercado está siendo conquistado por otros competidores como Perú, que esta temporada colocó más del 10% de su producción en el gigante asiático. “No estamos pudiendo aprovechar la demanda china porque estamos lejos y tenemos problemas varietales que nos obligan a ir por vía aérea, ya que no todas las variedades resisten el tránsito marítimo de 40-45 días”.

Adolfo Storni – Cerezas Argentinas

El panorama de las cerezas es similar al de los arándanos por ser ambos productos que se destinan en su mayor parte a la exportación. Adolfo Storni, presidente de Extraberries y Cerezas Argentinas, afirmó que “la nueva política impositiva del Estado nos afectó bastante con el aumento de las retenciones, la reducción de los reembolsos y la suba de la tasa de interés. Desde el punto de vista de los costos, tuvimos una temporada bastante ajustada”.

Sin embargo, reconoció que la apertura del mercado chino era un gran logro para las cerezas nacionales: “Tendremos que trabajar muchísimo para lograr los estándares de calidad, la fruta de calibre y color como quieren los consumidores chinos. Pero entendemos que Argentina tiene un producto excelente y que dentro de un par de años tiene que ser un jugador más importante”.

No obstante la alegría por el acuerdo logrado, Storni aseguró que la próxima tarea será avanzar hacia acuerdos de libre comercio para aprovechar la demanda internacional y hacer frente a países competidores como Chile, que en lo que va del año lleva exportadas 100.000 toneladas, cuando Argentina no llega a las 3000.

“Hoy estamos pagando aranceles exorbitantes en todos los mercados. En la Unión Europea pagamos 12%, mientras que Chile y Sudáfrica 0%. Cuando vamos a China pagamos 10% de arancel, mientras que Chile paga 0%”.

Por último, Storni se mostró igual de crítico que sus colegas respecto al aumento de las retenciones y la baja de los reembolsos por exportación: “Necesitamos reglas de juego más claras. Nosotros hemos invertido este año y después vienen y te cambian el esquema impositivo. Te meten una retención, te bajan el reembolso y la tasa sube. Lamentablemente es muy difícil operar en estas condiciones”.

Y agregó: “Todo está supeditado a las medidas macroeconómicas, que nos las toma precisamente el Ministerio de Producción. Entendemos las urgencias y las necesidades, pero no podemos ser siempre nosotros quienes ponen el hombro para que esto no se derrumbe”.

José Carbonell – Federcitrus

La citricultura es otra de las actividades que desde hace meses reclama por políticas que  le devuelva la rentabilidad. José Carbonell, presidente de Federcitrus, consideró que las actuales medidas del gobierno “dejan fuera de combate a sectores importantes de la fruticultura argentina y desalienta la inversión, lo que va a impactar en los números de la economía nacional con menos exportaciones, menos divisa y menos actividad económica”.

El daño que sufrió la fruticultura ha impactado en la calidad de la producción, de la fruta, en la capacidad de pre-financiar exportaciones de las empresas. Así lo entiende Carbonell, visiblemente molesto con las retenciones a la exportación primaria.  “A la fruta se la penaliza de su mayor valor agregado, que es la exportación de la fruta en la caja”. Y agrega, inquisitivo: “Se dijo que iban a ser medidas transitorias por ser una situación de emergencia. Bueno, ¿hasta cuándo?”.

Agenda común

Quizás la particularidad de este momento esté marcada por la agenda común de los distintos actores de la fruticultura argentina. Entidades representativas como las mencionadas hasta aquí coinciden en sus principales reclamos y aúnan sus fuerzas para trasladarlos a nivel nacional.

“Es bueno que avancemos hacia planteos comunes, reclamando por una situación que no tiene explicación desde ningún punto de vista”, dice Carbonell al respecto. “Nosotros no podemos esperar otro gobierno, las medidas deben tomarse ahora. La fruticultura no espera”, coincide Storni.

Diálogo, consensos. Esa parece ser la estrategia actual del sector frutícola frente a la “sordera” del gobierno nacional. “Lamentablemente la producción ha sido vista aquí como una fuente de ingresos para financiar al Estado y no como una fuente de desarrollo”, mencionó el presidente de Cerezas Argentinas en entrevista con Horacio Esteban. El tiempo dirá si Cambiemos cumple con su palabra de “retenciones temporales”, si revisa los reintegros por exportación. Lo cierto es que, en un año electoral como el que se aproxima, deberá escuchar con atención las voces de todos los sectores del agro, incluyendo el de la fruticultura, de gran aporte a la economía de nuestro país.

Estudio Malaquita

Política Sectorial

Frutazo: Los productores salen a la calle para visibilizar una crisis

|Buenos Aires|

El día 23 de abril se realizará en CABA un nuevo “frutazo” en Plaza de Mayo, organizado por la Federación de Productores de Peras y Manzanas de Río Negro y Neuquén. Se sumarán a la manifestación los citrícolas agrupados en la Federación del Citrus de Entre Ríos (Fecier) quienes, al igual que los frutícolas del Valle, buscan visibilizar una crisis marcada por altos costos y escasa rentabilidad, tanto en el mercado interno como en la exportación.

La Federación de Productores de Río Negro y Neuquén estima que esta temporada se dejaron entre 150 y 200 millones de kilos de fruta en las chacras. Se calcula que un 30% de la fruta quedó en las plantas o en el suelo, con un doble problema en puerta: por un lado, la ausencia de recursos para encarar una nueva temporada; y por otro, la imposibilidad de realizar tareas culturales para el mantenimiento de las plantaciones, con su consecuente riesgo sanitario.

La realidad que denuncian hoy los chacareros es que el precio que reciben por kilo de fruta está muy por debajo de sus costos de producción. Con ese panorama, ni siquiera resulta conveniente afrontar los gastos de cosecha. Hace algunas semanas el presidente de la Federación de Peras y Manzanas, Sebastián Hernández, detallaba a InterNos que se les está ofreciendo entre 5 y 6 pesos por kilo de fruta, cuando el valor de producirla ronda los $10,40.

Además, por aquel entonces el dirigente cuestionó con énfasis las retenciones la exportación de la producción primaria y la baja de los reintegros, en una actividad de altos costos por mano de obra intensiva en sus tareas de sanidad y de cosecha. “El costo de producción por kilo de fruta está en 26 centavos de dólar. Los empaques nos están ofreciendo 15 centavos de dólar. Los 11 centavos de dólar que están faltando para cubrir los costos de producción no llegan al productor porque se van entre las retenciones y la baja de reintegros”, detalló Hernández.

Respecto a la fruta destinada a industria, el presidente de la Cámara de Productores Agrícolas de Villa Regina, Hugo Gagliano, explicó al medio Río Negro: “Fue una cosecha mala en lo económico. La fruta para industria vale un peso, se paga al cosechador entre 300 y 350 pesos por bin, y el bin entregado a industria representa 400 pesos, es decir que te quedan 50 pesos para sacar el bin de campo, los gastos de combustible, más el pago de la persona que está arriba del tractor, es decir que no vale la pena cosecharla”.

De cara a los últimos meses de su mandato, el gobierno nacional intenta enviar señales a las Economías Regionales más golpeadas, entre ellas las frutícolas. En el día de ayer anunció la reducción de las retenciones a la exportación para las pymes que realicen envíos por debajo de los 50 millones de dólares anuales. En el mismo sentido fue la reducción de las cargas patronales para pequeñas y medianas empresas. Además, en el caso de peras y manzanas recientemente se confirmó la Emergencia Económica, Social y Productiva que garantiza beneficios fiscales y facilidades para los productores que adhieran.

Sin embargo, los chacareros sienten que no alcanza. Por eso determinaron que el “Frutazo” será nuevamente una posibilidad de visibilizar sus demandas a nivel nacional. Lo mismo ocurre con los productores entrerrianos de citrus, que también serán parte de la manifestación el próximo 23 y que realizaron una marcha previa en Chajarí, antes del viaje a Buenos Aires con la fruta.

Para la citricultura las demandas son similares a la de muchas otras Economías Regionales: solicitan una ley acorde a las economías que demandan gran cantidad de mano de obra; eliminación de las retenciones, reducción de la presión impositiva, y freno al incremento de tarifas energéticas, combustibles, electricidad y gas.

Además de la manifestación en las calles donde se entregarán miles de kilos de fruta, los productores buscarán ser recibidos por el ministerio de Trabajo y Empleo que conduce actualmente Dante Sica.

Estudio Malaquita
Continuar Leyendo

Política Sectorial

El gobierno reduce retenciones a pymes exportadoras

|Argentina|

El gobierno nacional presentó hace algunas horas un  paquete de “medidas económicas y sociales” destinadas a paliar una crisis marcada en los últimos meses por inflación sostenida, escaso consumo y Economías Regionales sin rentabilidad.

En el sector agropecuario los anuncios tuvieron fuerte repercusión porque se decidió modificar el esquema de retenciones que tantos dolores de cabeza trajeron sobre todo a exportadores de productos con alto valor agregado, como los frutícolas. El texto oficial anuncia que “se eliminan los derechos de exportación (retenciones) para todas aquellas empresas que exporten por encima de su promedio de exportaciones del año pasado. La medida sólo es aplicable para exportadores de menos de u$s 50 millones de dólares por año”.

Sin embargo, la medida se torna confusa a partir de las declaraciones realizadas por el actual ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien en conferencia de prensa señaló que “las exportaciones de las pymes que superen los valores del 2018, por el incremental no van a tener que abonar los derechos de exportación de $3 y $4 que abonan actualmente”. De esta manera, resulta difícil elucidar si la quita se aplicará sobre el total de las retenciones o sólo por el incremental de las ventas al exterior que señala la ley.

También es necesario tener en cuenta que si los cálculos para esta eliminación de impuestos se realizan a partir de lo exportado en 2019 -y en comparación a los números de una temporada atrás-, el descuento será efectivo recién para 2020, lo que significa que la medida no tendrá impacto inmediato en el sector.

Carlos Ianinzotto, titular de Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (CONINAGRO), se mostró expectante respecto al anuncio. “Veremos cómo se aplica. Lo vemos como un aliciente a la situación general. Está claro que es de coyuntura, ojala se profundice la medida con un poquito más de audacia”, dijo a Revista InterNos. Por otro lado, el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, manifestó que la medida “no es contundente” ya que “recién se ve una mejoría si se supera lo exportado en otros años”.

Estudio Malaquita
Continuar Leyendo

Política Sectorial

La campesina cordobesa Ramona Bustamante fue distinguida por su lucha por la tierra

|Córdoba|

La Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) entregó el premio José María Arico a Ramona Bustamante, campesina que con 93 años se convirtió en referente de la lucha por la tierra en la provincia.

La noche del 30 de diciembre del año 2003, Ramona Bustamante y su hijo Orlando fueron sorprendidos por una veintena de policías que, por orden de la Justicia y a instancia de los hermanos Edgardo y Juan Carlos Scaramuzza (por entonces dirigentes de la Federación Agraria de Oncativo) desalojaron su vivienda ubicada en un campo situado en el paraje Las Maravillas, a 20 kilómetros de la localidad de Sebastián Elcano, en el norte cordobés.

Allí, Ramona y Orlando -junto al Movimiento Campesino de Córdoba (MCC)- empezarían una resistencia que duraría más de diez años y que será reconocida por la Universidad Nacional de Córdoba como un símbolo de lucha “del movimiento campesino por la tierra y de los pueblos originarios en relación a su cultura”, según expresó Juan Pablo Abratte, decano de la Facultad que entrega la distinción.

En sus ediciones anteriores el premio fue entregado a referentes de reconocimiento nacional como Ricardo Obregón Cano, Horacio González y Horacio Verbitsky. En esta oportunidad la facultad decidió reconocer “el compromiso social y político” de una figura local “que tiene que ver diractamente con el reconocimiento a la lucha del movimiento campesino de Córdoba”, en palabras de Abratte.

“Para nosotros es muy importante como Facultad apoyar el movimiento campesino, en un contexto donde la Universidad no brinda un apoyo explícito a la lucha de este sector”, había declarado el Decano en noviembre de 2018, cuando desde el Consejo Directivo de la Facultad se acordó unánimemente la entrega del premio.

Entre los fundamentos de esta distinción, la Resolución Nº 450/2018 subraya que “en nuestra provincia, la emergencia ambiental se halla en un punto por demás crítico, al poseer una de las mayores tasas de deforestación del continente, que agudizan problemas existentes y exponen a los productores campesinos a la violencia y el despojo”.

Podés conocer más sobre la lucha de Ramona Bustamante en este documental realizado por Momarandú Arte Audiovisual en el año 2016:

Un día de lucha

El reconocimiento a Ramona Bustamante se realiza precisamente en el Día Internacional de la Lucha Campesina, donde diversas organizaciones de la agricultura familiar, indígenas, trabajadores rurales y pymes agropecuarias se movilizarán a las distintas plazas del país, como así también al Congreso de la Nación, para exigir políticas concretas frente a la realidad del sector.

Desde la Unión de los Trabajadores de la Tierra (UTT) destacan que las demandas principales son la reglamentación de la Ley de Agricultura Familiar, la declaración de una ley de Emergencia de la Agricultura Familiar, el avance de la Ley de Acceso a Tierras, el acceso a créditos blandos y el freno a la modificación de la Ley de Semillas.

“Los datos preliminares del censo agropecuario del 2018 hablan de la pérdida de 100 mil unidades productivas y arrojan una mayor concentración de la tierra. Es preciso elaborar un programa agrario que busque revertir esta situación”, expresaron las organizaciones convocantes.

Estudio Malaquita
Continuar Leyendo

Lo más leído