Seguí nuestras redes

Comercialización

Asia abre otra puerta: los limones argentinos podrán exportarse a India

Foto: La Nación

|Argentina|

India será un nuevo mercado para los limones argentinos. Así lo confirmaron desde la Secretaría de Agroindustria este mediodía, luego de que el presidente Mauricio Macri se reuniera con el primer ministro indio, Narondra Modi, para rubricar el protocolo sanitario que permitirá a la Argentina comenzar a enviar limones (también huevos frescos) al país asiático. El pacto permitirá, por otra parte, que nuestro país habilite el ingreso de semillas de mijo y guar.

El secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, acompañó a Macri en su viaje a la India para firmar un plan de cooperación entre ambos países, donde “se agilizarán las aprobaciones sanitarias y fitosanitarias de productos de interés mutuo”, según informa la cartera agroindustrial.

También se anunció que ambas naciones buscarán profundizar los acuerdos comerciales, por lo que es posible que otros productos del sector frutícola como las naranjas, las uvas, los arándanos, el pomelo y las nueces tengan noticias similares en los próximos meses. Cabe destacar que hoy el 62% del comercio total entre Argentina e India es de carácter agroindustrial.

Estudio Malaquita

El limón argentino (casi que podría decirse ‘tucumano’, ya que esta provincia representa el 80% del área plantada) es el actual caballito de batalla del gobierno en lo que respecta al sector frutihortícola. En mayo de 2018 anunció la reapertura del mercado estadounidense luego de 17 años. En julio la noticia fue Japón y en agosto, México. Hoy llega la apertura del mercado indio con protocolos sanitarios igualmente estrictos, según fuentes oficiales.

Sobre la posibilidad concreta de que los productos argentinos puedan competir en India, Etchevehere dijo a Clarín: “A partir de la firma de este acuerdo, que es la llave para abrir un mercado, van a poder ingresar. Y ahora dependerá de los productores privados”. Y luego agregó: “Los alimentos y bebidas nacionales están preparados con los más altos estándares de calidad, listos para llegar a los consumidores de esta parte del continente».

Aunque la noticia genera entusiasmo, resta ver cuál es la situación actual del sector exportador que desde septiembre del año pasado paga mayores retenciones y vio reducidos sus reintegros por los envíos al exterior.

No obstante, vale decir también que la suba del mínimo no imponible anunciada recientemente por Mauricio Macri dará un empujón a las pequeñas y medianas empresas del sector, que volverán a hacer cuentas para la temporada que se inicia. Las fichas se distribuyen nuevamente sobre la mesa, y el año electoral tendrá un importante lugar en lo que respecta al sector agroindustrial, en parte enemistado con las políticas del gobierno durante los últimos meses.

Comercialización

Cebolla bonaerense: gran campaña de exportación termina en altos precios en las verdulerías

|Argentina|

En las últimas semanas, el consumidor de a pie pudo encontrar en su verdulería de barrio el precio de la cebolla a valores elevados, entre los 60 y 70 pesos por kilo según la calidad adquirida. Esto se produjo por la combinación de dos factores principales que dispararon el precio del producto en nuestro país: una reducción de la superficie plantada en la región productiva del valle bonaerense del Río Colorado y una mayor demanda de la mercadería nacional por parte de Brasil en la última temporada.

Con dificultades climáticas, las regiones productivas del país vecino que ofertan en invierno (Cerrado, San Pablo y la zona nordeste) tuvieron disponibilidad reducida de mercadería por un atraso en la siembra, entre otros factores. Además, aparecieron problemas de mildiu (enfermedad que ataca al tallo y las hojas de la planta) en las localidades productoras del sur. Eso hizo que la cebolla bonaerense tuviera precios muy altos en el mercado brasilero y, ni lerdos ni perezosos, los productores argentinos redirigieran la oferta hacia allí.

El otro factor a considerar es la reducción del área productiva del valle bonaerense. Daniel Iurman, ingeniero agrónomo de la Estación Experimental Agropecuaria Hilario Ascasubi, comentó a InterNos que la zona “se estaba ajustando a la expectativa comercial” por el crecimiento productivo de Brasil y por ende el achicamiento de ese mercado: la superficie sembrada pasó de 12 mil a 9 mil hectáreas en los últimos años. Esta caída se dio también por los altos precios en los insumos, cotizados en dólares, que impidieron expresar todo el potencial de los diferentes cultivares. A su vez, una menor cantidad de nevadas en la cordillera produjo una restricción hídrica, lo que acompañó este achicamiento de la superficie implantada.

Estudio Malaquita

«La oferta nacional puede haberse visto reducida con la consecuente presión sobre los precios»

Una reducción en la producción local, sumado a mayores envíos hacia el exterior por el contexto específico, disparó los precios de la cebolla hacia el final de la campaña, hecho que se vio reflejado en los mercados concentradores del país. A fines de la semana pasada, un operador del Mercado de Productores y Abastecedores de Santa Fe informaba a InterNos que un bolsón de 18 kilos se pagaba desde 650 a 700 pesos la mejor calidad. Ayer, en el Mercado Central un bolsón de 20 kilos de la variedad Valenciana (producida en el sur de Buenos Aires) costaba 700 pesos, mientras que la misma variedad procedente del noroeste de Río Negro promediaba los 650 pesos. Los aumentos también repercutieron en mercados del norte como Cofruthos (Salta) o del sur como el Mercado Concentrador de Neuquén.

“La oferta nacional puede haberse visto reducida con la consecuente presión sobre los precios. Fue un buen año, se pudo vender todo y eso es algo que no siempre sucede. Tal es así que hacia el final de la campaña quedó poca mercadería y aparecieron los precios elevados”, explica Iurman a InterNos.

El técnico aclara que la cebolla consumida a esta altura del año es la que proviene principalmente de Buenos Aires y Río Negro, donde casi no queda mercadería en zona de producción salvo algunas excepciones «con los dueños de campo» que a diferencia de quienes alquilan, pueden guardarla un tiempo más (recordemos que es mercadería cosechada durante los meses de febrero – marzo). Esos productores -que no son más de 50, según Iurman- todavía negocian su cebolla a un valor elevado debido a la escasez generalizada. No obstante, la situación se estabilizaría con la entrada de cebolla proveniente de Santiago del Estero en las próximas semanas.

Fue tal la demanda de Brasil este año que Argentina retomó indicadores históricos en la exportación a este país. Desde 2014, los envíos sufrían una considerable merma e incluso tocaron su piso en 2017, con una pésima campaña donde sólo se exportaron 23.360 toneladas. En 2018 los números volvieron a normalizarse y este año, gracias a la coyuntura internacional, retomaron valores perdidos desde hace tiempo.

Año

Exportación a Brasil en toneladas

2014

123317

2015

79212

2016

74461

2017

23360

2018

79843

2019 (p)

149170

Fuente: Secretaría de Comercio Exterior de Brasil

Otro de los hechos que motivó esta temporada extraordinaria fue la disminución de la oferta europea, que presentó la cosecha de cebolla más baja desde 2006. Falta de precipitaciones primero y luego temperaturas por encima de lo normal afectaron considerablemente distintas zonas productivas del continente. Debido a esta reducción de la oferta, los precios se colocaron por encima de los 0,50 centavos de euro por kilo, un 50% más caro que la temporada anterior. En ese contexto Argentina “aprovechó” el hueco dejado por países como Holanda y, con buenas calidades, la producción nacional cubrió ese déficit.

Finalmente, Iurman considera que no esperable que esta situación se repita para el próximo año, ya que las cosechas en Europa están en buen estado, la producción en Brasil puede no tener las mismas pérdidas y en el Valle bonaerense se está sembrado una superficie similar o levemente superior a la del año pasado.

Continuar Leyendo

Comercialización

Colombia: Preocupación por un hongo letal que afecta a las plantaciones de banana

|Colombia|

El pasado 8 de agosto, el Instituto Colombiano de Agricultura (ICA) declaró la emergencia nacional luego de confirmar la presencia del hongo Fusarium TR4 en plantaciones de banana del departamento de La Guajira, región productiva al norte de ese país.

Días atrás, mientras las muestras de las plantaciones estaban siendo analizadas en un laboratorio holandés y el hecho todavía no había sido corroborado, el ICA ya realizaba trabajos de prevención y activación de los protocolos de control sanitarios. De esa manera se aislaron y erradicaron 175 hectáreas infectadas con el hongo. Luego los estudios ratificaron las sospechas de los técnicos agropecuarios colombianos y el Instituto decidió declarar en estado de emergencia al cultivo para “agilizar los procesos de contención de la enfermedad”, según declaró en conferencia de prensa la gerente general Deyanira Barrero León.

¿Por qué se encendieron tan rápidamente las alarmas? Porque este destructivo hongo tiene malos antecedentes en otros continentes como Asia, África y Oceanía. En América Latina existió desde comienzos del siglo XX (se le llamó mal de Panamá) y contribuyó a la reducción de las plantaciones en varios países entre 1920 y 1950, aunque se creía olvidada después de la aparición de variedades de plantas más resistentes. Su llegada al continente americano preocupa no sólo a Colombia, sino a todos los productores de banana de la región ya que su expansión puede ser lenta pero muy dañina. Esta enfermedad ataca especialmente a la variedad Cavendish, la más comercializada a nivel mundial.

Según informa la revista científica Nature, la cepa TR4 “comenzó a destruir los cultivos Cavendish en Asia en la década de 1990, luego se extendió a Australia y, más tarde, a África”. El hongo infecta la tierra y el material vegetal de la planta a través de sus raíces y se propaga por todo el tejido, impidiéndole absorber agua y nutrientes del suelo.  Su síntoma principal es la marchitez y el amarillamiento que se produce en las hojas.

Estudio Malaquita

La forma más eficaz de combatir al Fusarium TR4 es evitando su propagación. Por eso la intención del ICA fue actuar de manera expeditiva con la erradicación de las plantaciones enfermas. Sin embargo, se sabe que el suelo -incluso habiéndose extraído las plantaciones en cuestión- puede permanecer infectado e inutilizado hasta por tres décadas. Actualmente, a excepción del departamento de La Guajira, ninguna otra región del país ha tenido reporte ni sospecha de la enfermedad.

No obstante, es importante aclarar que la presencia de este hongo no tiene ningún impacto en la fruta y por lo tanto no ofrece ningún riesgo para el consumo humano. Esto elimina cualquier especulación respecto a la mercadería cosechada tanto para mercado interno como para exportación. En Colombia (sexto exportador mundial de bananas) los envíos al exterior representan alrededor del 75% del destino del producto.

En verde los países productores de banana donde se confirmó la presencia del hongo

Los esfuerzos por frenar esta plaga son grandes porque su forma de propagación es muy simple. La dispersión del hongo puede darse a través del movimiento de herramientas, maquinaria, vehículos o incluso personas que hayan estado en la zona infectada y que luego se trasladaran a otras regiones. Por eso, desde el gobierno colombiano intentan reforzar lo que llaman medidas de “bioseguridad”. Desde el Ministerio de Agricultura analizan la posibilidad de otorgar líneas de financiamiento para que los pequeños y medianos productores puedan cumplimentar con la vigilancia y rastreo de las plantas, la instalación de puestos de control y la desinfección de vehículos, entre otras cosas.

Al respecto, el medio local “Caracol” señala: “Entre Magdalena y La Guajira hay más de 14.000 hectáreas de producción bananera y por la cercanía de esos territorios, el ICA y los bananeros han tomado medidas especiales como la prohibición de traslados de maquinarias agrícolas entre esos dos departamentos, además, se ha segmentado a los trabajadores de las fincas bananeras para vigilar que no se compartan y que todos adopten las exigencias de desinfección de sus elementos de trabajo”.

Las medidas de restricción también llegan fronteras afuera: Panamá lanzó una alerta sanitaria y prohibió de forma rotunda el ingreso de cualquier material vegetal que pudiera estar contaminado. En Guatemala se comenzó a inspeccionar a pasajeros que lleguen de los países donde hay sospecha del brote y en Ecuador —primer exportador mundial de esta fruta— se lanzó una guía para los agricultores y se creó una línea telefónica para atender sus dudas.

Con información de:

  • Instituto Colombiano de Agricultura
  • Nature
  • El País
  • Expreso
  • Caracol

Continuar Leyendo

Comercialización

Río Negro y Neuquén dan sus primeros pasos en la exportación de nueces

|Río Negro – Neuquén|

La producción de frutos secos en el Valle de Río Negro ha crecido con fuerza durante los últimos diez años. Esto se debe a un mercado demandante (a nivel local e internacional) por las tendencias relacionadas al consumo saludable, climas apropiados para las plantaciones y, en menor medida, por la crisis de las frutas de pepita que (en algunos casos) motivó la reconversión productiva.

Según datos del Relevamiento Nacional de Frutos Secos la provincia de Río Negro cuenta con 1928 hectáreas implantadas y aporta un 8,3% del total a nivel nacional, donde se destacan las provincias de Mendoza, Catamarca y La Rioja). En los últimos dos años se han realizado envíos al exterior desde la localidad de Lamarque, lo que representa un síntoma de buena salud para la actividad en la región.

Alberto Arellano posa con los pallets de nueces Dole, marca con la que se exportó la fruta del Valle

En 2018 la Cooperativa de Productores Nogaleros del Valle Medio, que reúne a productores de localidades diversas como Roca, Cipoletti e incluso Neuquén, exportó tres contenedores de 16.000 kilos de nueces a Europa. Tras el éxito de la primera experiencia, este año duplicó la apuesta y envió seis contenedores, con un total de 96.000 kilos comercializados. La variedad exportada fue Chandler, de cáscara blanda y buena calidad de pulpa.

Alberto Arellano, productor e integrante de la Cooperativa de Nogaleros del Valle Medio, cuenta a InterNos que este camino comenzó seis años atrás, con la gestión de una planta para procesar los frutos luego de la cosecha. A través del Clúster de Frutos Secos de Norpatagonia (dependiente de la Dirección General de Programas y Proyectos Especiales de la Secretaría de Agoindustria) los productores organizados en Cooperativa consiguieron obtener la cesión en comodato de un galpón dentro del Parque Industrial de la localidad. Allí pusieron en marcha una planta de lavado, clasificación, secado y finalmente empaquetado de frutos secos, donde se procesa mayoritariamente nueces.

Estudio Malaquita

Dos años después, la empresa mayorista Dole le propuso a la cooperativa construir un vínculo de trabajo para realizar la exportación de nueces a Europa. Los nogaleros, interesados en la propuesta, se pusieron en contacto con la Cooperativa de Trabajo Ruca Peñi para que sus trabajadores se encarguen de las tareas en el empaque. Dole, por su parte, dispuso el material para el envasado y llevó adelante la cuestión logística y comercial de la exportación.

“Este es el segundo año que exportamos nueces a Italia y fue producto del éxito del año pasado donde quedaron muy conformes con la calidad y el tamaño de nuestra fruta. Ahora la idea es poder expandir el mercado dado que estamos con la primicia y en gran cantidad”, declaró Arellano días después de concretarse la última tanda de envíos.

Neuquén y un debut exportador

Neuquén fue noticia en las últimas semanas debido a la exportación de nueces, ya que un grupo de seis empresas (que también integran el Clúster Frutos Secos) procesó 20.000 kilos de nueces con cáscara para enviar a al exterior por primera vez. La fruta también tuvo Italia como destino.

El empaque donde se realizó el despelonado, lavado, secado y tamañado de la nuez se llama Reducto Patagónico, está ubicado en la localidad de Picún Leufú y es la única planta de la zona con la maquinaria disponible para afrontar la totalidad del proceso poscosecha. Agustín Carabetta, titular del establecimiento, explica a InterNos que la exportación estuvo motivada por la necesidad de colocar en el exterior una fruta de calibre Premium (entre 32 y 34, 34 y 36 y más de 36 mm) “que no estaba siendo valorada en el mercado interno”.

De esta manera, junto con productores de Río Negro y La Pampa, los nogaleros neuquinos (que además integran el Programa de Frutos Secos de la provincia de Neuquén perteneciente al Centro PyME-ADENEU) tomaron la decisión de conectar con nuevos mercados. La empresa que se hizo cargo de la gestión comercial fue Exter Neuquén SRL, que además de los envíos a Italia acordó la exportación de 40.000 kilos hacia San Petesburgo, Rusia, programado para los últimos días de este mes. En el horizonte también aparece la posibilidad de enviar 24 toneladas de nueces con cáscara y una tonelada de nuez pelada a Brasil, a mediados de septiembre.

“Esperamos poder seguir realizando este tipo de operaciones. Y además seguir buscando alternativas. Sería interesante pensar en la elaboración de productos derivados como el aceite, la harina o la leche de nuez. Sabemos que hay mucho para hacer”, reflexionó, entusiasmado, Carebatta.

Continuar Leyendo

Lo más leído