Seguí nuestras redes

Tendencias

Contra el HLB: científicos tucumanos avanzan hacia un método de detección temprana

|Tucumán|

Un grupo de investigadores de CONICET desarrolla un método de prevención temprana de Huanglongbing (HLB), una dañina enfermedad que ataca la producción de cítricos y para la cual todavía no se encontró cura.

En los últimos años, esta enfermedad ha mostrado un preocupante avance sobre nuestro continente, con elevada cantidad de plantaciones infectadas en Brasil, México y Paraguay, por ejemplo. Si bien en Argentina las principales zonas de producción nacional (como Tucumán) se encuentran libres de la plaga, se han detectado algunos casos aislados en el litoral y la alerta es permanente. El avance del HLB puede reducir significativamente los volúmenes de producción. Una planta enferma se vuelve inutilizable (los frutos pierden coloración, sabor, se vuelven fibrosos) y en un período de 2 a 6 años, muere.

Una de las principales dificultades que presenta el HLB (transmitida por las chicharras Diaphorina citri) es que durante su proceso de incubación es asintomático. Es decir que, cuando efectivamente aparecen las primeras señales (las ramas adquieren un tono amarillento) probablemente el resto de la plantación también esté contagiada. Así, la detección temprana se vuelve un factor determinante.

Rossana Elena Madrid, ingeniera electrónica doctorada en Bioingeniería y responsable del proyecto, explicó en la FM Mercado Central cómo funciona el mecanismo: “En una primera instancia se toman muestras de las hojas de las plantas y se extraen los metabolitos que se desean examinar. Luego se realiza una reacción química que produce una variación de color, y a partir de una tabla se puede determinar si la enfermedad está en la planta, si el resultado es negativo o si la condición es dudosa y hay que continuar analizándola”, explicó Madrid.

Estudio Malaquita

Particularmente, este método permite una “detección sistemática de toda la planta” ya que, según explica la investigadora, “los métodos actuales a veces van de falsos negativos porque la bacteria no se distribuye uniformemente” en la misma.

La investigación de este desarrollo llevó cuatro años y fue realizada por Martín Lucas Zamora, biotecnólogo; Ricardo Matías Trujillo, ingeniero biomédico (ambos son doctores en Ciencias Biológicas) y la citada Rossana Madrid.

Actualmente, este método se está validando con distintas pruebas a campo. “El método ha sido optimizado en laboratorio. Hemos viajado a Brasil (San Pablo) para validarlo en plantas efectivamente enfermas, realizando análisis en condiciones controladas de la enfermedad”. Hasta ahora, los resultados de la investigación son positivos, pero se requiere una mayor cantidad de pruebas para determinar a cuántos meses de iniciada la infección puede detectarse la enfermedad.

El último paso será la conformación de una empresa con el objetivo de realizar un prototipo comercial del método, patentarlo y largarlo al mercado. “Tenemos la filosofía de que todo lo que creemos no quede en un paper. Se trata de un camino muy largo ya que la cuestión de transferir el conocimiento y fundar empresas no está instituida en la mente de los científicos argentinos”, dijo Madrid en esta oportunidad al diario local La Gaceta.

Sin una cura concreta para el HLB, este proyecto podría representar un “paliativo” importante para la producción citrícola nacional, que en los últimos años se vio beneficiada con la apertura de nuevos e importantes mercados para la exportación como los casos de Estados Unidos, Vietnam y México.

Emelka. Manzanas y Peras de Río Negro

Lo más leído