Seguí nuestras redes

Edición 36

Belisario Álvarez de Toledo y su gestión en el Mercado Central de Buenos Aires

A finales de 2018 el ingeniero agrónomo Belisario Álvarez de Toledo asumió sus funciones como presidente del Mercado Central de Buenos Aires (MCBA). El nuevo dirigente preside hoy el centro de comercialización frutihortícola más importante de nuestro país y uno de los principales de América Latina con múltiples desafíos por delante.

Belisario Álvarez de Toledo asumió como presidente del MCBA el 1 de septiembre de 2018 en reemplazo de Fabián Miguelez, quien estuviera a la cabeza del gran centro de abastecimiento frutihortícola entre 2015 y agosto del 2017. El nuevo dirigente ocupó el cargo con el objetivo de ordenar un Mercado Central desorganizado y caótico, luego de que el ex presidente dejara el cargo tras argumentar problemas de salud en un clima de irregularidades y desmanejos en la conducción del ente concentrador, hechos de corrupción y conflictos con otros miembros directivos y operadores.

Egresado de la UBA como ingeniero agrónomo, Álvarez de Toledo tiene posgrados en Alta Dirección, Liderazgo Estratégico de los Agronegocios, Dirección de Empresas Agropecuarias, Agronegocios y Formación Dirigencial. Fue director ejecutivo de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (AACREA) entre 2002 y 2010 y vicepresidente de la Lotería Nacional Sociedad del Estado entre 2015 y 2017. Además ocupó el cargo de subsecretario de Coordinación Administrativa en el Ministerio de Desarrollo Social previo a asumir como presidente del MCBA.

Entre la larga lista de objetivos de la nueva gestión, Álvarez de Toledo considera que el principal y más dificultoso es la recomposición de las relaciones de convivencia entre los actores sociales que integran el Mercado: “Creo que hay un cansancio muy grande de parte de mucha gente por el desgaste de las relaciones personales. Llega un momento en que uno piensa que esto es tierra de nadie y que todos hacen lo quieren cuando no debería ser así”, asegura. En este sentido, el nuevo Presidente afirma que tener reglas claras, con servicios correctamente diagramados y pensados, para evitar que se deterioren las relaciones en la comunidad: “Estamos haciendo énfasis en eso. Es la parte más difícil, porque significa que tienen que haber muchas conversaciones y que debemos ponernos de acuerdo, pero también entiendo que, en lo particular, es allí donde tengo las mayores fortalezas y seguro voy a conseguir resultados”.

En este sentido, desde marzo comenzó a regir un nuevo esquema de horarios para la operatoria mayorista de frutas y hortalizas, en el marco del “plan de ordenamiento del Área Transaccional”. El objetivo es que el Central sea un mercado de referencia de la oferta y la demanda a través de un horario de venta bien delimitado, evitando que el mismo se extienda durante todo el día ya que esto dispersa la oferta.

Estudio Malaquita

Para Álvarez de Toledo, la recomposición de los vínculos implica un proceso mayor que es la organización de la comunidad del Mercado. En este sentido, destaca a Revista InterNos la necesidad de visibilizar dos grandes grupos en el Mercado de los cuales no se posee demasiada información: clientes y changarines. En cuanto a los primeros, no hay un registro sobre quién compra, cuánto y dónde lo hace, aunque el nuevo dirigente admite que es posible que la implementación del Documento de Tránsito Vegetal (DTV-e) les permita obtener esa información, al menos para los clientes que provienen de otras provincias del país.

Por su parte, los changarines libres constituyen un gran flujo de personal para el Mercado. Se trata de una comunidad desconocida y todavía no se tiene estudiado cómo controlar e identificar tanto al grupo como a cada persona individual. Parte de las esperanzas están depositadas en el cerramiento del Mercado y el control que eso aportará una vez operativo. El Presidente contempla la posibilidad de que en un futuro se exija a toda persona que ingrese al centro de abastecimiento su identificación, algo que hoy por hoy no se hace. Además resalta la importancia del Mercado como fuente de trabajo y la consecuente necesidad de identificar a quienes se valen de él día a día: “Creemos que los changarines son parte del Mercado y nosotros somos conscientes de que aquí brindamos trabajo a una gran comunidad proveniente de todos los partidos que están alrededor”, expone el dirigente.

Por otro lado, durante la presidencia de Fabián Miguelez se iniciaron en el MCBA importantes obras de infraestructura con fondos aportados por el Gobierno Nacional y recursos propios del ente concentrador. Se encaró entonces una gran renovación de la luminaria, cartelería, señalización de las calles y seguridad. Un aspecto pendiente es el tratamiento de las grandes cantidades de residuos producidas a diariamente en el MCBA. En este sentido, Álvarez de Toledo señaló a InterNos: “El gran objetivo es hacer algo con los residuos orgánicos. Hemos analizado colocar un biodigestor o hacer compost, pero son proyectos a largo plazo. Hay muchas posibilidades de que se avance con eso, pero hoy está en un estado más de estudio que de concreción en particular”. Sin embargo, el Presidente resalta que un aspecto central y no menos importante es organizar la comunidad del Mercado para que se concientice y responsabilice, siendo uno de los primeros planes la realización de pruebas piloto para la separación de residuos.

 

Mirá la revista completa aquí

 

Recibí estas notas por WhatsApp enviando un mensaje con la palabra ALTA al 3516181738 o haciendo clic ACÁ.

Emelka. Manzanas y Peras de Río Negro

Lo más leído