Seguí nuestras redes

Política Sectorial

Nació «Frutas de Argentina» y se reunió con Sica para revisar el estado de la fruticultura

|Argentina|

El ministro de Producción de Producción y Trabajo, Dante Sica, recibió el pasado jueves al comité de Frutas de Argentina, una asociación debutante conformada por la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), el Comité Argentino de Arándanos (ABC), la Federación Argentina del Citrus (FEDERCITRUS) y la Cámara Argentina de Productores de Cerezas Integrados (CAPCI). Durante el encuentro dicha asociación planteó las principales dificultades que atraviesa actualmente el sector productivo y solicitó políticas públicas para recuperar la competitividad perdida en los últimos diez años.

“Sica se mostró dispuesto a escuchar los puntos más importantes, los que más preocupan a la fruticultura hoy en día”, contó a Revista InterNos José Carbonell, titular de Federcitrus, al ser consultado sobre el resultado de las conversaciones. Principalmente, el sector reclamó por la eliminación total de los derechos de exportación para la actividad frutícola. Los dirigentes saben que esto difícilmente se concrete, pero lo colocan como una prioridad a la hora de discutir cambios en el sector.

Recientemente el gobierno nacional modificó el esquema de retenciones y decretó la reducción de dicho impuesto de 4 a 3 pesos. “Se redujo en un 25% los derechos de exportación, lo cual es bueno. Pero nosotros necesitamos que se eliminen completamente porque es un impuesto que nos afecta directamente”, dijo a InterNos Agustín Argibay, titular de CAFI. El dirigente espera que, una vez estabilizada la situación macroeconómica del país, este impuesto deje de pesar sobre el sector. “El ministro dijo que el presidente es el principal interesado en reducirlos, que van a hacerlo cuando puedan porque consideran que es un impuesto distorsivo”, agregó.

Estudio Malaquita

Otra de las medidas requeridas en la reunión fue la inclusión en el Mínimo No imponible (MNI) de las empresas prestadoras de servicios temporarios (destinados a las tareas de cosecha o empaque, por ejemplo) que no están dentro del Decreto firmado por el gobierno nacional en el pasado mes de febrero. Según cuentan ambos dirigentes, Sica se comprometió a revisar este punto.

«Necesitamos que las retenciones se eliminen completamente porque son un impuesto que nos afecta directamente», Agustín Argibay

Por último, las entidades solicitaron restablecer en el corto plazo los reintegros de exportación a sus valores originales, ya que los mismos permiten compensar los impuestos que paga la actividad por los envíos al exterior. Cabe recordar que en agosto del 2018 el gobierno tomó la decisión de reducir en un 66% el monto total pagado anualmente a las empresas en concepto de reintegros a la exportación. Así, productos como las peras y manzanas pasaron a percibir del 8,5% al 4,75% del total exportado, mientras que por caso las ciruelas vieron reducidos sus reintegros del 6% al 3,25%, sólo por poner algunos ejemplos. En total, esa «achique» representó un 50% para las frutas frescas y un 57% a las frutas y hortalizas industrializadas. En aquel momento, el propio Sica había advertido que gracias a la devaluación del dólar dicha medida no impactaría en la competitividad. Un año después, la actividad frutícola sostiene el reclamo que ya por aquellos días había calificado como “incomprensible”.

Diagnóstico

Datos provistos por el Comité afirman que Argentina perdió entre 2008 y 2017 unas 750.000 toneladas de mercadería enviada al exterior, lo que representa una caída del 50% en el volumen total exportado. En este sentido, el diagnóstico que realizan señala que esta pérdida de mercados se produce por dos factores principales: el primero, lo “caro” que resulta nuestro país para producir. El segundo, las considerables retenciones que deben abonar las empresas cada vez que quieren colocar su mercadería en el exterior.

Desde Frutas de Argentina señalan que además de los derechos a la exportación, un dólar “estancado” y una inflación sostenida impactan en los costos laborales, energéticos, de logística y distribución. Pero además indican que la falta de acuerdos de libre comercio coloca fuera de juego a nuestro país y lo comparan con el estímulo que significó para países como Chile o Sudáfrica tener arancel cero para exportar.

Ingresar de manera “agresiva” en el mercado internacional, junto con políticas agropecuarias concretas para favorecer la actividad, es lo que el sector reclama desde hace algún tiempo para volver a tener el peso en los mercados que supo tener tiempo atrás. En ese sentido, el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea ilusiona a los representantes de las distintas entidades, aunque saben que la puesta en marcha del mismo puede demorarse largos meses e incluso años.

A mediano plazo

Además de estas medidas urgentes, el comité de Frutas de Argentina solicitó a mediano plazo la creación de una Ley de Economías Regionales específica para la actividad que se diferencie de las producciones extensivas. Dicha normativa debería incorporar una reforma impositiva y laboral, acuerdos de Libre Comercio, inversión para mejorar la logística interna y financiamiento a largo plazo con tasas blandas para la tecnificación del sector.

“La fruticultura es una actividad dinámica. El mundo pide cambios en las variedades y nosotros no podemos quedarnos atrás. Pero para realizar una reconversión se necesitan créditos para la inversión y eso hoy está muy difícil”, dijo al respecto José Carbonell.

Lo más leído