Seguí nuestras redes

Comercialización

El ajo mendocino espera buenos precios en Brasil para esta temporada

|Mendoza|

Un informe del Instituto de Desarrollo Rural (IDR) estima que el ajo mendocino mejorará sus precios esta temporada en el mercado brasilero, luego de dos años de poca rentabilidad. La principal razón es una merma en los volúmenes de producción del ajo chino, primer exportador mundial, que tonificará los precios internacionales.

El país asiático (que coloca cerca de 1,5 millones de toneladas anualmente, contra las 80.000 toneladas argentinas) tuvo excelentes campañas en 2018 y 2019, motivo por el cual inundó el mercado internacional con sus excedentes, deprimió los precios y generó que muchos productores de Mendoza trabajen con baja rentabilidad o incluso a pérdida. No obstante, en la temporada 2019-2020 se espera que su desempeño sea regular y se achique su oferta exportable entre un 5% y un 7%, hecho que establecería mejores precios para otros países productores.

Pero vamos a los números en concreto: en julio una caja de 10 kilos costaba (en promedio) 13,64 dólares; mientras que en septiembre la misma subía a 17,26 dólares. Comúnmente (si la calidad acompaña) el ajo argentino suele estar 2 dólares por encima de estos valores, lo que significa un aumento considerable respecto a 2018 y 2019, donde estas cifras se estancaron en 12 dólares.

Lee también: Renuevan arancel para el ajo chino en Brasil

Sin embargo, una de las preocupaciones latentes del sector productivo es cómo se terminarán de confeccionar los precios hacia principios de diciembre, ya que muchos ajeros, debido a la ajustada situación financiera, no pudieron realizar los trabajos culturales para obtener calibres valorados en el exterior o eligieron variedades más accesibles.


Prodol
Prodol


“Los últimos dos años fueron malos, se produjo una involución en la calidad del ajo local. Se han implantado variedades más pequeñas, que en muchos casos no son requeridas por los mercados internacionales ya que es el mismo ajo que vende China”, explicó a InterNos Guillermo San Martín, gerente general de la Asociación de Productores, Empacadores y Exportadores de Ajos, Cebollas y Afines de Mendoza (ASOCAMEN).

Aunque el contexto internacional colabore en la recuperación de la rentabilidad ajera local, el nivel de expectativas en el sector productivo ha menguado un poco en las últimas semanas ya que en Brasil la devaluación del real ha presionado los precios a la baja (a comienzos de noviembre un real equivalía a casi 15 pesos argentinos y hoy a 14).

Lo que fabrican las pymes argentinas es actualmente más caro para el importador brasilero, hecho que deja al ajo chino nuevamente en un buen escenario por su bajo precio, incluso cuando su calidad sea inferior, pague mayores impuestos por la tasa antidumping y el producto tarde alrededor de treinta días en llegar.

“En Mendoza, el campo está tranquilo cuando el ajo está bien»

Otro de los factores mantiene alerta al dirigente de ASOCAMEM es la relación diplomática con Brasil luego de los cruces entre Jair Bolsonaro y el recientemente electo Alberto Fernández. “Nos genera cierto temor que se tensione el vínculo comercial en medio de la temporada. Por eso queremos que el próximo gobierno nacional apueste fuerte al Mercosur, ya que la integración con los productores brasileros para nosotros es fundamental”, cuenta San Martín.

En este sentido, explica que la oferta de cada país aparece en momentos diferentes del año, lo que facilita la cooperación entre ambos. Incluso han trabajado juntos en la reciente prolongación de la tasa antidumping para el ajo chino en el aquel país, medida que obliga a los importadores brasileros a pagar un impuesto adicional del producto proveniente desde China (actualmente es de 0,78 centavos de dólar por kilo de mercadería ingresado).

El ajo morado concentra el 67% de la superficie cultivada, el colorado el 24% y el restante se divide entre ajo blanco y blanco temprano.

No es menor tener en cuenta que, con un mercado interno poco significativo donde se consume principalmente ajo industrializado (en polvo, triturado, para provenzal) y no tanto en fresco, el 86% de la producción mendocina de ajo se exporta a Brasil. “En Mendoza, el campo está tranquilo cuando el ajo está bien, esta actividad acarrea gran cantidad de mano de obra. Es necesario conservar este vínculo”, concluyó el productor y dirigente.

Por último, hay que mencionar que en los últimos 12 meses el incremento en la cantidad de hectáreas sembradas en Mendoza fue exiguo (sólo un 4% respecto al año pasado) lo que elimina la posibilidad de una sobreoferta en la exportación local que condicione los precios.

Lo más leído