Seguí nuestras redes

Comercialización

Devaluación en Brasil y una creciente oferta europea condicionan las exportaciones de peras y manzanas argentinas

|Alto Valle|

Las manzanas y peras del Valle atraviesan una coyuntura compleja en los últimos meses por la devaluación del real en Brasil y el crecimiento de la oferta europea en dicho mercado. Datos de la consultora Gabinete MAG indican que en las últimas semanas el valor de la fruta por kilo se encuentra, en promedio, 20 centavos de dólar por debajo de la campaña anterior.

El país comandado por Jair Bolsonaro sufrió en el mes de noviembre la depreciación de su moneda más importante en los últimos 25 años. Esta situación impactó directamente sobre el comercio frutícola del Valle al encarecer el producto argentino para los importadores brasileños. Los aumentos se trasladaron luego al precio minorista, por lo que el consumo se vio resentido.

Según datos de MAG, de enero a noviembre Brasil incrementó considerablemente la cantidad de manzanas importadas de Italia, Portugal y España. Esta fuerte aparición se corresponde al retiro de Chile del mercado brasilero por una menor cosecha (pasó de enviar 35 a 19 mil toneladas), lo que dejó un hueco rápidamente ocupado por la oferta europea. Aunque resulte paradójico, la fruta que cruza todo el continente por mar tiene menores costos logísticos que los camiones que cruzan la frontera argentina por tierra. ¿Por qué? Es que a partir de un acuerdo comercial, los contenedores que habitualmente salen de Brasil para exportación están habilitados para volver “cargados” de fruta europea, abaratando los costos logísticos. Por otro lado, vale destacar que más allá de la coyuntura actual, durante el período enero – noviembre de 2019 la exportación de manzanas logró crecer en los envíos un 23,5%.

Fuente: Gabinete MAG

Sin embargo a esta altura del año (y con una cosecha por delante) en el Valle existe un excedente de 30 mil toneladas de manzana en frío que todavía no han sido vendidas. Esto reduce las posibilidades de una cosecha temprana exitosa ya que el principal país a donde se envía la mercadería está abastecido con otra fruta y, además, a causa de la devaluación ha reducido las compras.

En el caso de las peras, Portugal tuvo una importante cosecha de la variedad Rocha (hasta noviembre había exportado a Brasil 35 mil toneladas, con tendencia a crecer un 15% en los próximos meses) y es otro factor que podría darle dolores de cabeza a la pera de primicia del Valle. La presión de la fruta europea no permitiría acomodar los precios de cara a una nueva temporada, lo que obligaría al sector comercializador a buscar otras alternativas en el mercado latinoamericano.

De continuar con esta tendencia, las empresas recibirían (en promedio y respecto a la campaña anterior) cerca de 20 centavos de dólar menos por cada kilo de fruta. Sumado a una devaluación que estancó las ventas y un sobrestock de mercadería en frío que espera ser comercializada, las perspectivas no son las mejores en el Valle. Sin embargo, la comercialización frutíhortícola es variable y semana a semana puede cambiar por una multiplicidad de factores. El contexto económico brasilero y la calidad de la fruta argentina la temporada 2019-2020 será determinante para lo que viene.

Lo más leído