Connect with us

Tendencias

Ecommerce: una nueva manera de comprar frutas y verduras

|Argentina|

Hace por lo menos 20 años que las maneras de consumir y comercializar se vienen modificando en todo el mundo y Argentina no es la excepción a este fenómeno. Esto lo demuestra la presencia del ecommerce o comercio electrónico en la cotidianeidad de las personas. Las razones de esta nueva tendencia se relacionan principalmente al tiempo y a la comodidad: las personas pueden comprar desde un dispositivo conectado a internet, mientras realizan otro tipo de actividades y sin moverse de sus casas.

Este año la llegada de la pandemia fue un batacazo para la economía nacional y a pesar de que los comercios de primera necesidad fueron declarados actividades exceptuadas de la cuarentena, experimentaron una caída considerable de sus ventas en los locales físicos. En contraposición, un estudio publicado por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) señala que, a partir del 20 de abril del 2020 -momento en que quedó habilitada la venta minorista a través de ecommerce para todos los rubros- se observó un incremento del 111% en facturación y del 87% en productos vendidos por internet, en comparación con el primer trimestre del 2020.

Entre los más comprados con esta modalidad aparecieron los bienes esenciales, y entre ellos los alimentos, mostrando un aumento en la facturación de hasta un 149% y de un 182% en la cantidad de productos vendidos. Desde CACE estiman que Argentina creció, en las últimas seis semanas, el equivalente a lo proyectado para los próximos dos años tanto en oferta como en demanda.

Por otro lado, las personas dejaron de salir de sus hogares debido al aislamiento y modificaron sus hábitos alimenticios, aumentando el consumo de frutas y verduras por los beneficios que éstos tienen para el sistema inmunologico. De acuerdo a una encuesta realizada por INTA, el 71% de las personas consultadas redujo la compra de productos listos para consumir.

Leer también: Una encuesta de INTA analiza los cambios de consumo que instaló la pandemia

En este escenario, la digitalización se convirtió en una práctica adoptada por los mercados concentradores de toda América Latina frente a la pandemia. Así lo demostró una encuesta realizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Federación Latinoamericana de Mercados de Abastecimiento (FLAMA).

En nuestro país, algunas experiencias de reparto de frutas y verduras solicitadas online tomaron protagonismo y crecieron en este contexto tan particular. Sin embargo, otras que ya se dedican a este rubro desde hace algunos años aprovecharon el impulso para potenciar su marca y mejorar su servicio. A continuación, un repaso para conocer ambas experiencias.

A un clic: frutas y verduras en la puerta de tu casa

Si hacemos foco en la ciudad de Córdoba Yuyupa y Abasto Virtual son dos ejemplos de experiencia en el comercio electrónico. Ambos emprendimientos trabajan por internet hace más de 4 años y hoy son protagonistas de un gran crecimiento comercial.

Yuyupa se encarga de comercializar productos orgánicos. Realizan envíos a todo el país pero su fuerte está en la ciudad de capital. Joaquín Córdoba y Martín Verges  son sus fundadores y dicen haber encontrado una carencia comercial en relación a estos productos, lo que los impulsó a implementar una alternativa de ventas.

“Nosotros hace mucho tiempo venimos haciendo hincapié en los cambios en el consumo de alimentos. Con la pandemia el consumo de orgánicos aumentó. Esto se debe a que la gente empezó a entender lo importante qué es consumir alimentos de calidad”, aseguró Joaquín Córdoba a este medio.

Esta empresa realiza un permanente trabajo de concientización y eso se refleja en la práctica. La empresa genera vínculos con pequeños y medianos productores que se dedican a la agroecología. Su discurso hace hincapié en la importancia de garantizar la soberanía alimentaria, en la necesidad de proteger a los cinturones verdes productivos de la provincia e incentivar, desde su espacio, a construir otro tipo de producción más sustentable para el ambiente.

Foto: Joaquin Córdoba Y Martín Verges, fundadores de Yuyupa.

Sus fundadores la definieron como “un servicio a la población de carácter holístico” y aseguraron que no se trata solo de comercializar frutas y verduras sino de aconsejar a los consumidores para generar una mejor alimentación. Además, trabajan para garantizarles a los productores un precio justo en la venta de sus productos.

“El productor trabaja arduamente y no tiene tiempo de salir a vender por varias razones. Entonces la persona que hace el trabajo de comercializar los productos resulta importante, pero hay que hacerlo de manera consiente y ser coherentes con los precios, no usufructuar de más” reafirmó Joaquín.

Publicidad

Con el correr de los años Yuyupa fue mejorando la logística de los envíos. Hoy tienen un local en el Barrio de Arguello de la ciudad de Córdoba y entre sus objetivos a futuro se encuentran realizar productos manufacturados, sembrar legumbres, sumar biocosmética y llegar a las góndolas de los supermercados.

Abasto Virtual, por su parte, nació en 2016. En un principio se dedicaba exclusivamente a proveer productos frescos al rubro gastronómico. Sin embargo, cuando empezó la cuarentena vieron un retroceso en las ventas por el cierre de la gran mayoría de los restaurantes y decidieron empezar a vender al consumidor final. Este nuevo escenario les planteó la necesidad de readaptarse para sobrevivir y lo hicieron utilizando como herramienta clave a la comunicación. Aumentaron la presencia en redes sociales, hicieron publicidad y de esa manera lograron captar la atención de más consumidores. De hecho, a los dos meses de haber comenzado, lograron tener más de 1200 clientes.

“Cuando arrancó la cuarentena fue el boom de las plataformas y creo que tiene que ver con el tiempo con que la gente dispone ahora. Cocina más, come otro tipo de alimentos de mejor calidad y es una comodidad que te lo lleven a tu casa. Además, la cocina es una forma de canalizar el estrés, entonces también tiene que ver con eso. Con ocupar la cabeza en otras cosas”, manifestó Juan Pablo Romaniello, uno de los creadores, a InterNos.

Los encargados de llevar adelante Abasto Virtual recorren diariamente el mercado de abasto de la ciudad capital para seleccionar los productos y realizar envíos a cada consumidor. Estos últimos se realizan solo en la ciudad de Córdoba, se pagan de manera online y no tienen costo de envío.

Como metas a futuro, la empresa solo tiene perspectivas de crecimiento. "Queremos ser una empresa de referencia", reforzó Juan Pablo y de hecho van por buen camino: hace unos meses, Mercado Libre -la plataforma número uno en ecommerce de Latinoamérica- les hizo un reconocimiento por el crecimiento demostrado en el último tiempo.

Las organizaciones sociales también se sumaron a esta tendencia. Pueblo a Pueblo es una iniciativa nacida de la rama rural del MTE (Movimiento de Trabajadores Excluidos) que desde el 2016 se encarga de comercializar bolsones de hortalizas en diferentes barrios bonaerenses. Hoy ese trabajo se extendió a Córdoba, Rosario, el centro de la provincia de Buenos Aires, AMBA y La Plata. El objetivo en un primer momento fue ayudar a los productores del sector hortícola platense luego de un temporal que afectó a muchas familias productoras. Sin embargo, la cuarentena hizo que esta iniciativa se extendiera en el tiempo y permitiera a muchos vecinos bonaerenses comprar frutas y verduras frescas a precios accesibles, sin salir de sus hogares.

Lucas Basso, referente del MTE, dialogó con este medio sobre la iniciativa: “En un primer momento solo comercializábamos los productos de estación que provenían de los distintos cinturones hortícolas periurbanos y después incorporamos otro tipo de bolsones con más diversidad de productos. También sumamos frutas de otras provincias como Rio Negro o Tucumán; y productos elaborados, como miel, mermelada y quesos que se van agregando de acuerdo a las capacidades de los productores”.

Los consumidores en Buenos Aires compran sus bolsones a través de un formulario que se encuentra en las redes sociales de la organización y los retiran en nodos específicos o los reciben en su domicilio. En Córdoba, Pueblo a Pueblo desarrolló una tienda virtual -Tienda Nube- donde las personas entran, eligen sus productos y hacen los pedidos. La organización hace los repartos los días sábados a domicilio o los preparan para que sean retirados en los puntos de entrega que tienen establecidos en el Centro de la ciudad, Barrio General Paz, Nueva Córdoba o en el Centro Vecinal de Barrio Alberdi.

Jesica Herrera forma parte de la organización en Córdoba y considera que las personas prefieren comprar bolsones por sus precios accesibles. Aunque en el último tiempo disminuyeron las ventas, todas las semanas la organización cuenta con 300 clientes, 150 fijos y 150 que van variando.

El área de comercialización de UTT (Unión de Trabajadores de la Tierra) también implementó la venta de bolsones hace cinco años y lo llevó adelante con una metodología más colectiva y solidaria. Reúnen grupos de diez personas por barrio bonaerense y organizan la compra de frutas, verduras y productos manufacturados a productores zonales. La meta que se proponen es fomentar los circuitos cortos de comercialización y garantizar precios justos a los productores. Los pedidos se hacen a través de un formulario online en donde las personas eligen qué tipos de productos desean comprar y en qué cantidad.

“En el tiempo del aislamiento social las compras comunitarias aumentaron y vienen generando una gran demanda. Creo que tiene que ver con una forma simple de acceder a frutas y verduras de productores cercanos. También se relaciona a los vínculos que se generan entre las personas. Se comparten recetas entre vecinos y aumenta el dialogo”, comentó Daniela Carrizo, parte de la organización.

Ecommerce, redes sociales, marketing digital y estrategias de comunicación son algunos de los conceptos que atraviesan a todas estas experiencias y le agregan valor a los productos que tradicionalmente se compraban de manera presencial. Este no es un fenómeno nuevo, pero la llegada de la pandemia aceleró sin dudas su desarrollo marcando el norte del comercio de alimentos . Esto da cuenta que el comercio electrónico ya no es una expectativa a futuro, sino que es parte del presente  y una práctica a la que se suman  cada vez mas consumidores, productores y comerciantes de nuestro país.

 



¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído