Connect with us

Producción

Se profundizan los problemas en las cosechas

|Argentina|

En varios puntos de nuestro país ya se dio inicio a las cosechas frutihortícolas y junto con esta actividad comenzaron las complicaciones. En un año donde los traslados interprovinciales no resultan un tema sencillo de resolver a causa de la pandemia, los actores del sector productivo planifican todos los protocolos a fin de evitar contagios.

Si bien algunas provincias ya definieron sus medidas sanitarias de trabajo, las dudas en este sentido son muchas. A los costos de los hisopados, el distanciamiento entre los grupos de trabajo y las cuarentenas obligatorias, se le suma la escasez de mano de obra local.

En el sur de nuestro país, particularmente en Rio Negro y Neuquén, la metodología de trabajo empezó a diagramarse hace ya unos meses. Tanto las autoridades públicas de la provincia como las empresas encargadas de contratar trabajadores, elaboraron un protocolo migrante para garantizar la llegada de aproximadamente 25.000 golondrinas a las cosechas. En el caso de las cerezas, las medidas sanitarias ya se definieron y las tareas culturales respectivas a la actividad comenzaron sin complicaciones. Sin embargo y según el relato de muchos productores, la recolección de peras y manzana aún carece de reglamentaciones.

Estos puntos no resueltos, hicieron que esta semana los conflictos volvieran a decir presente. De acuerdo a lo que relató José Pérez, interventor de la cooperativa La Reginense al medio Agrovalle,  en el día de ayer un contingente de 31 trabajadores provenientes de Santiago del Estero  y de Tucumán fueron retenidos en Río Colorado. El problema surgió porque el transporte en el que ingresaban los trabajadores llegó con retraso y por consecuencia, tenia el Documento Universal de transporte vencido. En este escenario, las autoridades de control decidieron que el colectivo no continuara su viaje e hicieron regresar a los trabajadores su provincia de origen.

“Yo quiero llamar la atención del Secretario de Trabajo de la provincia, me parece que tiene que intervenir porque estamos hablando de una fuente de trabajo. Tanto para los trabajadores como para las empresas. Es muy preocupante, no entiendo como los funcionarios no responden a esta situación. Los productores invirtieron mucha plata con los protocolos, cómo puede ser que no levanten un teléfono para resolver esto”, manifestó Pérez. El interventor además reclamó menos exigencia en temas burocráticos y pidió a los funcionarios que no corten el dialogo ni la comunicación ante estas situaciones.

Paralelamente, Sebastian Hernandez, presidente de la Federación de productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, aseguró que no solo se trató de hisopados vencidos. Dentro del transporte se encontraban menores de edad y mujeres que llegarían a la provincia sin contrato laboral, y el Documento de Transporte no coincidía con los domicilios expuestos en los DNI de los trabajadores. Asimismo, el representante aclaró que desde el Ministerio de Trabajo provincial se proveyó de dinero y alimentos a los trabajadores para que pudieran volver a sus ciudades.

“Nosotros necesitamos que la gente venga a trabajar pero hay cosas que no se pueden permitir. Tenían los hisopados vencidos hace 7 días. Estas son condiciones inamovibles, garantizan a los empleados y a los productores la tranquilidad de que está trabajando con gente que no está contagiada. Si llega a venir alguien contagiado y contagia a todo el personal es un costo enorme que tiene que afrontar el productor. Por eso si no están en condiciones de viajar es mejor que se queden en sus casas y asuman la cuarentena”, agregó Hernández. Además adelantó que hay grandes posibilidades de que empiecen a convocar a personas que no hayan ido a trabajar con anterioridad a la provincia.

Recordemos que este no es el primer caso que se da en la zona del valle. A fines de octubre, las autoridades de UATRE confirmaron a este medio que el Centro de Operaciones de Emergencias Regional (COE) había detectado a un  grupo de trabajadores golondrinas que intentaron ingresar a la provincia de Río Negro con hisopados adulterados y permisos de transito irregulares. Además identificaron un colectivo que transportaba trabajadores superando el límite de su capacidad.

Publicidad

En ese momento Omar Figueroa, subdelegado de UATRE Río Negro dijo: "Lo que yo no entiendo es que si venían de Tucumán cómo pudieron evadir todos los controles de las demás provincias. Definitivamente hay muchos puestos de control que no están funcionando. Nosotros hacemos respetar los protocolos y si no hay responsabilidad por parte de las empresas también vamos a intervenir. El Ministerio de Trabajo de la Nación ya está alertado y nos dijeron que de producirse otro hecho de este tipo se va a cortar definitivamente el ingreso de trabajadores a la provincia".

En este marco, los Diputados de Neuquén que integran el Frente de Todos, presentaron un proyecto de ley con el objetivo de conocer los recaudos que tomará el gobierno provincial ante el ingreso de los trabajadores golondrinas. Lo que propone la iniciativa es que el Poder Ejecutivo provincial  informe a la Legislatura todos los protocolos sanitarios previstos para las cosechas. En relación a esto el legislador, Darío Peralta comentó a LM Neuquén: “Estamos preocupados por las condiciones en las que van a vivir estos trabajadores en nuestra provincia, y por la capacidad del sistema de salud, que ya está al borde del colapso. En localidades como Centenario, Vista Alegre o San Patricio del Chañar, si hubiera múltiples contagios de Covid-19 se podría poner al límite a los hospitales".

Todas estas problemáticas se extienden a lo largo y ancho del país y afectan a la mayoría de las economías regionales. De hecho en Catamarca, ya implementaron una mesa de trabajo compuesta por RENATRE y las empresas olivícolas con el objetivo de reemplazar la mano de obra migrante con trabajadores locales.

Aldo Sarquís, ministro de Agricultura y Ganadería, comentó en un medio local que el Gobierno quiere conocer cuál es la demanda que tendrán las empresas y cuál es la disponibilidad de mano de obra catamarqueña. “La idea de esta mesa es medir cuál es la posibilidad que Catamarca tiene y conforme al requerimiento de las empresas ver qué falta.  Ésta es una oportunidad para que crezca la participación del catamarqueño en el trabajo y en el caso que sea insuficiente habrá que ver con cada intendente cuál será el protocolo”, explicó.

Vale mencionar que en agosto, las autoridades de Catamarca ya preveían esta situación y pusieron en marcha el Centro Operativo de Cosecheros Catamarca (COCCa) con el objetivo de crear un padrón de mano de obra local en cada municipio de la provincia. Otros de los fines que persigue el proyecto es la realización de espacios de formación para los trabajadores y empleadores, con el fin de mejorar las producciones y minimizar los riesgos de accidentes de trabajo.

Por su parte,  la provincia de Mendoza  ya implementó algunos protocolos sanitarios para cumplir con las tareas de cosecha. Sin embargo, desde la Federación Económica de Mendoza (FEM) manifestaron que se necesitarán aproximadamente 15.000 trabajadores y que la pandemia dificulta la contratación de golondrinas de otras provincias. En la misma línea,  advirtieron que esta situación podría generar grandes pérdidas en el sector.

Con este motivo, el Ministerio de Economía provincial lanzó hace un mes el programa Reinventa, con el objetivo de conseguir 10.000 trabajadores locales. Hasta el momento 5000 son los inscriptos y cerca de 300 postulantes ya fueron contratados para trabajar en la cosecha de ajo. Pero, según lo manifestado por las empresas productoras estas cifras resultan insuficientes y la falta de experiencia de los postulantes complica más el panorama.

Otra de las problemáticas surgidas en las cosechas mendocinas se relaciona a los ingresos de emergencia que el Gobierno Nacional dispuso en el marco de la pandemia. Según los productores, va a ser muy complejo registrar trabajadores en AFIP porque tienen temor de quedarse sin  las asistencias gubernamentales una vez que las cosechas concluyan o a tener que esperar muchos meses para poder recuperar estos cobros.  Este tema ya había sido tratada con anterioridad  por la Asociación de Productores de Arándanos de la Mesopotamia Argentina (APAMA)  quién había solicitado al  Poder Ejecutivo que los trabajadores rurales temporales de las economías regionales que realicen cosechas en el lapso de la pandemia mantengan la vigencia del IFE durante dichas tareas.

Como lo venimos diciendo desde este medio, la nueva normalidad vino a sacudir a todas las actividades económicas  y la frutihorticultura nacional no es la excepción. El tiempo avanza y el escenario de las cosechas se complejiza. Dialogo constante, mesas de trabajo, mano de obra local y exigentes controles,  son solo algunos de los elementos que ponen en práctica empresas y productores para garantizar que la recolección de frutas se de en las mejores condiciones posibles. Sin embargo, la revisión de los protocolos se da sobre la marcha y  sin dudas resulta una tarea muy difícil de gestionar.

 

 



¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído