Connect with us

Producción

Córdoba: Crece la producción de verduras y aromáticas en Calamuchita

Fotos: La Voz del Interior

Por Carina Mongi para La Voz del Interior

Miles de cabezas de ajo y de cebolla. Acelga, espinaca, coliflor, remolacha. Esas y muchas más verduras y hortalizas apuntan al sol, con las sierras de fondo: son casi una disrupción entre los emprendimientos turísticos sembrados en las afueras de Villa General Belgrano, en el valle de Calamuchita.

En un campo, sobre la ruta a Los Reartes, se plantó hace un año un “cinturón verde” con pretensiones de crecer hasta satisfacer la demanda local de verdulerías, restaurantes y hoteles, además de proveer alimentos a comedores comunitarios y espacios vinculados con el municipio, impulsor de la iniciativa.

El emprendimiento es inédito en esta zona turística. Pero tiene un antecedente cercano en la ciudad de Almafuerte. El agrónomo Mauro Lassa, coordinador del proyecto, también participó en aquella iniciativa que repobló de huertas la periferia de Almafuerte. Lassa es docente y está preparando su tesis de maestría en Desarrollo Territorial en la UTN de Rafaela.

Cerrar el círculo

El propósito de máxima es crear un circuito de “economía circular”, que reutilice residuos orgánicos y evite el tránsito de fletes hacia otras ciudades en busca de los alimentos que se pueden producir, y de forma orgánica, en el ámbito local. Que los recursos, no crucen las fronteras del pueblo.

“El objetivo final es la producción local de alimentos sobre la base de la agroecología, para colaborar con la disminución de la emisión de dióxido de carbono, que se consigue bajando la cantidad de viajes a buscar verduras, dejar de quemar la poda para transformarla en materia orgánica, y producir alimentos sanos y frescos. Además, que el dinero circule, que no se vaya del lugar”, confía Lassa.

A través de becas, seis mujeres y dos varones trabajan en el emprendimiento. La idea es que formen una cooperativa de trabajo para autogestionarse.

Ahora son cuatro las hectáreas cultivadas: dos con hortalizas, una y media con alfalfa para gallinas y media con aromáticas. Planifican sumar una más en breve. “La agroecología se basa en la biodiversidad”, aclara el docente.

También recibieron una primera tanda de gallinas ponedoras que se alimentan con balanceados más pasturas, que producirán huevos “agroecológicos”.

Lassa sostiene que no utilizan agroquímicos derivados del petróleo. Generan fertilizante con el compostaje de los residuos verdes de la localidad. “Todo lo que se poda se transforma en alimento para la tierra y así va cerrando el círculo”, insiste. También utilizan bioles, abono de tipo foliar orgánico, resultado de un proceso de digestión anaeróbica de restos orgánicos de animales y vegetales.

Publicidad

Apoyos

Hace poco recibieron un tractor del Ministerio de Agricultura y Ganadería y el Inta de Manfredi avanza en un proyecto de sistematización de riego.

Lassa añade que presentaron un proyecto ante la Nación para incrementar la escala del compostaje y generar una biofábrica a partir de los residuos verdes municipales y de la limpieza de los corrales de la producción ovina, porcina, aviar y bovina de la zona.

“La idea es triplicar la cantidad de verduras, duplicar la de huevos y generar una biofábrica, con la producción local de bioles y de compostaje. También, avanzar en una zona de amortiguamiento alrededor del pueblo”, anticipa el coordinador. De esa forma, podrían ampliar esta línea de economía sustentable, sumando más espacios de producción.

Desde Venezuela

La médica Aracelys Romero (48) asegura que llegó a Villa General Belgrano por recomendación de Google. Oriunda de Cuba, hacía 16 años estaba radicada en Venezuela. Dos años atrás, decidió abandonar su trabajo como coordinadora docente de una universidad del MIC (médicos integrales comunitarios) y su consultorio de ecografías, jaqueada por una economía indominable, y puso rumbo a Argentina. La promesa de un trabajo en una clínica de Formosa se diluyó en el camino.

Entonces colocó en el buscador de internet sugerencias de “mejores destinos para vivir en Argentina”. Y apareció en escena Villa General Belgrano, un lugar turístico de Córdoba que la entusiasmó. Por su experiencia de vida en Cuba y Venezuela, ambos turísticos, pensó: “Si hay turismo, hay trabajo”. Pero no fue tan fácil la ecuación.

Junto a su hijo Damián (23) y su hermana Evelyn (33) llegaron tras una dura travesía desde Venezuela a Córdoba.

No le fue bien el primer tiempo en Calamuchita. La pandemia los jaqueó y cerró el restaurante en el que habían conseguido trabajo. Cuidando a una pareja de ancianos, Aracelys ganaba 13 mil pesos, lo mismo que se le iba en alquiler. Tras acumular varias malas experiencias, recibió la propuesta del municipio para trabajar en el proyecto agrícola y a su vez, convertirse en “caseros” del espacio. Y allí están.

“VGB x VGB”, se denomina el proyecto impulsado por el municipio de Villa General Belgrano que incentiva la producción y el consumo local. Además de la huerta, también se puso en marcha un taller de costura que confecciona la ropa de trabajo del personal de las distintas áreas municipales y que además comenzó a realizar prendas para instituciones y comercios de la localidad.

Mientras, el sol cae y una huerta crece entre cabañas y hoteles.

Fuente: La Voz del Interior

Publicidad


¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído