Connect with us

Comercialización

¿Qué pasará con las exportaciones de ajo argentino?

|San Juan|

Este año, la superficie cultivada con ajos en la provincia de San Juan experimentó un crecimiento notable si se la compara con la temporada anterior: 750 hectáreas implantadas, es decir, un 25% más que el 2020.

Sin embargo, el costo de los fletes -un problema a nivel mundial- preocupa a los productores nacionales. El problema está en la escases de buques y contenedores que hizo que el precio del transporte se disparara. Como consecuencia de la pandemia, la demanda de contenedores aumentó en el mundo y las empresas navieras decidieron ubicar sus buques en rutas más rentables, como es Asia y el hemisferio norte. En ese marco, el hemisferio sur quedó con pocas posibilidades.

"Enviar un contenedor costaba 5.000 dólares la temporada pasada y ahora cuesta 10.000 dólares", explicó al Diario de Cuyo Javier García, productor de ajo y presidente de la Cámara de Productores y Exportadores de Ajo de San Juan. En Argentina, el 90% de lo cosechado se envía al exterior. Muchos productores envían parte de su mercadería a Estados Unidos y Europa.

Publicidad

No obstante, el principal destino del ajo argentino es Brasil. Mendoza, por ejemplo, envía hacía allí el 60% de lo que se cosecha en el país y lo hace vía terrestre; en principio no se vería afectada por este movimiento logístico como en el caso de las exportaciones de ultramar.

Vale mencionar además que Brasil importa ajo desde China en grandes volúmenes, y a bajo precio. Pero en el contexto actual, y debido la escases de contenedores, es probable que esas importaciones se reduzcan, lo que sería una oportunidad para que Agrentina cobre mayor protagonismo en el mercado vecino, tanto en volúmenes como en precios.

“Este año el ajo ha tenido, si se puede decir así, una cuestión de 'suerte'. El mundo está complicado con los contenedores, los puertos están atrasados y Brasil no pudo stockearse de ajo de China, barato como suelen conseguirlo cuando el flete está accesible. Hoy el flete internacional está muy caro, en parte por la falta de contenedores. Entonces el mercado del ajo en Sudamérica está muy estable, lo mismo pasa con Estados Unidos y Europa”, comentó García a InterNos a principios de octubre.

Por otro lado, en el mercado interno el consumo de ajo no es significativo -150 gramos por habitante por año- y esto hace que tampoco las góndolas nacionales se posicionen como la principal opción para el sector. De hecho, la oferta argentina se compone de todos aquellos ajos que no se colocan en el exterior.

“El comercio interno dependerá del volúmen que se exporte. Considero que en Argentina el ajo tendrá un año de precios estables, razonables tanto para el productor como para el intermediario”, dijo García a este medio.

Publicidad


¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído