Connect with us

Producción

Aparecieron las lluvias y los productores volvieron a respirar

|Argentina|

Después de una semana con mucho calor,  empiezan a aparecer las lluvias en distintas partes del país. Desde INTA estiman que las precipitaciones podrán ser abundantes durante estos días principalmente en la región del litoral argentino, sobre la cuenca media del río Paraná y el río Uruguay.

Los especialistas explicaron que actualmente la mayor parte del territorio argentino transita un periodo de extrema escasez de agua. En ese marco, las lluvias permitirán normalizar el desarrollo de los cultivos y serán un alivio frente a las altas temperaturas. Además, colaborarán con los perfiles de suelo que se encuentran agotados en disponibilidad de agua.

“Salvo algunas zonas del centro de la región Pampeana, el resto de las regiones agrícolas tienen situación deficitaria desde la primavera pasada.  A lo anterior se le suma la extrema ola de calor que genera un gran estrés hídrico en los cultivos, una enorme evapotranspiración y estamos a la expectativa que esta situación cambie”, comentó Pablo Mercuri, director del Centro de Investigación de Recursos Naturales (CIRN) del INTA.

Las lluvias llegarán a las regiones productivas por el inicio del pasaje de un frente frio que concluirá con la ola de calor. Según dijo Mercuri, será importante desde ahora no solo cuantficar la cantidad de milímetros sino también observar la manera en que las precipitaciones se distribuirán por todo el país. Si son generaliadas en una amplia región o se trata de eventos aislados.

“Este evento marcará el inicio de una segunda quincena de enero que tendrá –acorde a los modelos de pronóstico– más chances de lluvia y va a permitir que se recuperen varias áreas productivas. Los daños y el impacto de la ola de calor y el déficit de lluvias sobre la producción se podrán evaluar de manera cuantitativa y cualitativa una vez que hayan ocurrido estos eventos y puedan relevarse las condiciones de los cultivos”, explicó el Director de CIRN.

Publicidad

Al mismo tiempo aclaró que continúa presente el fenómeno La Niña, lo que podrá generar cambios en la circulación atmosférica provocando menores precipitaciones que las esperadas en este periodo del año sobre nuestra región.

Las lluvias se prevén principalmente sobre el noroeste y extremo sur del país. A partir de la rotación del viento las temperaturas para esta semana comenzarán a ser más bajas. Para mañana se esperan lluvias y tormentas generalizadas sobre el norte y el este argentino que en algunos casos podrán ser intensas.

El resto de la semana continuará con condiciones inestables, cielos con nubosidad variable, temperaturas con máximas entre 25-28°C y lluvias aisladas.

“Si bien el pronóstico prevé para algunas áreas del oeste de la región Pampeana y de Cuyo, lluvias con acumulados que resultarían moderados lo más destacado resultaría en el cambio de las condiciones ambientales y el descenso de las temperaturas máximas con un alivio en las condiciones de estrés calórico de los cultivos”, detalló Natalia Gattinoni, especialista del Instituto de Clima y Agua.

Aunque todavía no existen pronósticos exactos, para el próximo mes se estima que habrá mayor probabilidad de precipitaciones de variada intensidad y generalizadas. Sobre todo en el centro y norte de Argentina.

Publicidad


¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído