Connect with us

Producción

En 2022 se producirá el primer aceite de cannabis made in La Rioja

|La Rioja|

En 2022, la empresa Agrogenética Riojana SAPEM producirá y pondrá en circulación el segundo aceite de cannabis medicinal producido en Argentina. En una primera instancia su comercialización se realizará dentro de la provincia, pero el objetivo a corto plazo es federalizarlo, siempre y cuando las leyes nacionales acompañen su expansión.

Por medio de un proyecto para el desarrollo de la industria del cáñamo y cannabis para uso medicinal en argentina, los investigadores producirán un aceite de cannabis de amplio espectro. Es decir, un producto de gran pureza que se extrae de las flores a través de un proceso de evaporación. De esta forma se logra un alto nivel de purificación de CBD, pero con todos los componentes que tienen originalmente las plantas.

“Vamos a utilizar este producto para solucionar un problema de salud pública en La Rioja. Va a ser comercializado en farmacias únicamente de la provincia y se entregará de forma gratuita a los pacientes riojanos inscriptos en REPROCANN. La gente hoy a este tipo de aceites los compra en el mercado negro o los producen en sus casas, pero no cuentan con ningún tipo de seguridad en términos de calidad ni precios”, explicó a InterNos Benjamín Enrici, presidente de la firma y quien lleva más de siete años trabajando sobre el cultivo de cannabis en la región.

Vale mencionar que la firma se especializa en desarrollar genéticamente cultivos de valor para las economías regionales de La Rioja -vid, olivos, cerezas-. Actualmente cuenta con una hectárea a campo de cannabis y una hectárea bajo invernadero -entre 3000 y 4000 plantas-, lo que la posiciona como la empresa estatal propietaria de uno de los cultivos legales más grandes del país.

La propuesta riojana fue aprobada por el Ministerio de Salud de la Nación en el marco de la ley 27.350 , sancionada en marzo de 2017, que establece el marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y sus derivados. Luego La Rioja sancionó en agosto del mismo año la ley 10.005 mediante la cual oficialmente adhiere a la reglamentación nacional y a su autoridad de aplicación.

Para la concreción del proyecto, Agrogenética Riojana SAPEM recibió financiamiento nacional y provincial. Un aporte no reembolsable de 14 millones de pesos del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, de los cuales ya se enviaron 5 millones para la ejecución del proyecto en cuestión. El gobierno riojano además realizó aportes de capital por 16 millones de pesos destinados a la infraestructura de seguridad para el cultivo y 24 millones para la compra de los equipamientos neesarios para realizar las extracciones y la producción del aceite.

La comercialización del producto se realizará, por el momento, unicamente dentro de la provincia. Esto se debe a las restricciones impuestas por ANMAT y a la falta de legislaciones sobre el tema. El organismo de regulación argentino únicamente permite para circulación nacional la inscripción de los Ingredientes Farmaceuticos Activos (IFA). Estos últimos, son extractos puros de cannabis que se obtienen a partir de un procedimiento complejo. Lo que se extrae es el principio activo, como CBD, que luego se purifica. El THC, cannabinoide psicoactivo de la planta, aun no está permitido.

Actualmente el CBD se importa de otros países como un polvo seco que luego se diluye hasta la concentración autorizada por ANMAT. Los aceites de amplio espectro no están contemplados por el organismo y esto quiere decir que quedan por fuera de la reglamentación. También quedan excluidos los derivados del cannabis que pueden utilizarse como suplementos alimenticios.

"Vamos a utilizar este producto para solucionar un problema de salud pública en La Rioja"

“El ANMAT solo sacó una reglamentación que permite la comercialización y circulación de un cannabidiol que contenga hasta 0,2 % de THC para uso cosmético. O sea solo se puede producir una crema, por ejemplo, pero no se puede hacer ningún alimento a base de cannabis o aceites de amplio espectro que es lo que vamos hacer. Por eso, es necesario que esto se se legisle y reglamente”, comentó el presidente de la firma riojana.

Según los investigadores, la categoría que aún carece de aprobación es aquella donde se encuentra el verdadero nicho de mercado y es lo que vendría a reemplazar el mercado en negro de aceites de mala calidad que circulan en nuestro país.

“El aceite que nosotros vamos a producir tendrá controles bacteriológicos por parte del Estado y las personas podrán conocer los porcentajes de cada uno de sus componentes”, aseguró Enrici. En otros países, esta categoría se conoce como herbarios, suplementos alimenticios o cannabidiol con límites de THC para uso medicinal.

 

Publicidad

Próximos pasos: Industria, genética y academia

Además de la elaboración y fraccionamiento del aceite de amplio espectro, los investigadores buscan expandir los alcances de su trabajo en vinculación con empresas e instituciones provinciales y nacionales.

Para eso demandan la aprobación del proyecto de ley "Marco regulatorio para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial", que fue presentado por el Ministerio de Producción de la Nación y ya cuenta con media sanción en el Senado.

Dicha ley será coplementaria a la 27.350, permitirá ampliar la producción y la inversión para el desarrollo de las plantaciones de cannabis en todo el país. Mediante este avance se podrá hacer uso industrial también de la fibra de cáñamo, por ejemplo, otro derivado de la planta que puede ser aprovechado por la industria textil.

En este punto es importante mencionar que las intenciones de Agrogenetica Riojana es crear un centro de referencia de cannabis, a través del cual se brinde acompañamiento en el desarrollo de la cadena involucrando a los actores del sector público y privado interesados en el tema. Pero principalmente con el fin de que la producción y la elaboración industrial "esté en manos de empresas nacionales y no de especuladores" que no tengan conocimiento sobre los nichos de mercado.

“La visión es crear un sistema de emprendedores, ser un centro de conocimiento, que el empresario concentre todas sus energías en producir y no en investigar y que cuente en el centro de referencia de cannabis con un paquete de productos y servicios necesario para el desarrollo de la industria”, especificaron desde la firma.

Uno de los sectores al que apunta el centro biotecnológico riojano es al de los pequeños productores agrícolas. Según los estudios realizados por Enrici y su equipo, el cannabis representa una solución para los minifundistas porque permite su inclusión en la producción.

La propuesta de la provincia es que, a través del Agrogenetica Riojana SAPEM -como empresa del Estado y con vinculación con los compradores- se tercerice el cultivo primario en estos pequeños productores. Se les asignarán pequeñas superficies, se les entregarán las semillas y  les brindarán asesoramiento en el cultivo. Posteriormente el laboratorio retirará la flor de cannabis y, una vez industrializada, se les abonará a los productores el valor del producto.

"Que la producción y elaboración en manos de empresas nacionales y no de especuladores"

Otro de los objetivos a corto plazo la inscripción de las cepas terapéuticas argentinas, para lo cual se realizará un convenio con la Universidad Nacional de La Plata y la Asociación de Cultivo Jardín del Unicornio. Estas cepas son genéticas nativas y se convertirían en los primeros cultivares nativos inscriptos en nuestro país.

"Representa un hecho histórico y nos permitirá darle reconocimiento e incluir a cultivadores que trabajaron para mejorar la genética de forma clandestina”, adelantó Benjamín Enrici.

Desde la arista académica, este año la firma riojana lanzará junto a la Universidad de Chilecito (UNdeC) la primera diplomatura en cultivo y extracción. Además, junto a la Universidad Nacional de La Rioja y el Ministerio de Ciencia y Técnica, pondrán en marcha un plan dirigido a la mejora genética, y a la creación de nuevos cultivares argentinos.

Finalmente ocuparán un lugar en el espectro turístico de la provincia, ya que desde las agencias riojanas ofrecerán a los visitantes la posibilidad de conocer la granja de cannabis estatal para promocionar el proyecto y brindar información sobre el tema a quienes estén interesados.

Publicidad


¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído