Seguí nuestras redes

Producción

Trabajadores golondrina: el turno de las peras y las manzanas

|Alto Valle|

A pesar de las dificultades que atraviesa el sector, los productores de peras y manzanas esperan con ansias el momento de recolección de la fruta. Para esa tarea llegan cientos de trabajadores golondrinas que, como cada enero en el Valle, se convierten en la principal mano de obra de las chacras.

Llegan, sobre todo, del norte. Hombres y mujeres provenientes de Entre Ríos, Mendoza, San Juan, Salta e incluso de países limítrofes como Bolivia. Algunos números indican que más de siete mil trabajadores provienen de Tucumán. Los convoca la cosecha del verano y luego emigran hacia zonas de producción que requieren mano de obra para otras frutas y hortalizas. Son los trabajadores golondrina.

Durante esta parte del año merma considerablemente la actividad en el norte de nuestro país para estos trabajadores. Es por eso que llegan en grandes volúmenes hacia la región sur.

Una vez en el Valle, los y las “golondrinas” se instalan junto a sus familias en albergues y casas que las empresas frutícolas poseen en sus establecimientos, preparadas para recibirlos. Allí viven durante la temporada en la que realizan un trabajo arduo.

La jornada laboral se extiende de ocho a nueve horas diarias, salvo sábados y domingos, donde se cosecha sólo hasta el mediodía. La temporada finaliza generalmente la primera semana de marzo, cuando baja la demanda más importante de recolección.

En algunas ocasiones estos trabajadores sufren condiciones habitacionales y laborales hostiles por parte de sus empleadores. Para este 2018, la Unión de Estibadores y Trabajadores Rurales (UATRE) aseguró que reforzarán controles en las viviendas cedidas por los contratantes.  “Vamos a exigir que en una habitación no duerman más de cuatro personas, que los baños cumplan con los niveles de seguridad e higiene necesarios. Este año van a ser muy rigurosas las inspecciones de las chacras para evitar las irregularidades de otros años”, afirmaron desde la entidad.

Recolección en medio de la crisis

Si bien la falta de rentabilidad del sector trajo aparejada una considerable pérdida en la superficie productiva (se achicó por lo menos un 30%) los números  señalan que, en plena temporada, habrá entre 26000 y 28000 trabajadores realizando tareas de cosecha en la región. Estas estimaciones provienen de las cosechas anteriores. Por ejemplo, sólo en la localidad de General Roca, se emplearon 8000 personas en la temporada pasada. El promedio de edad de este tipo de trabajadores es entre 30 y 45 años. Cabe destacar que la cosecha es una tarea dura, de muchas horas, que requiere fuerza y resistencia.

Para facilitar la llegada de los trabajadores, en algunas ocasiones se les garantiza el medio de transporte. Eso hará para esta temporada el gobierno de Entre Ríos, que a través de la Secretaría de Trabajo financiará el traslado de 1500 trabajadores del citrus con el objetivo de que participen, terminada la zafra en su provincia, de la cosecha en el Alto Valle.

Como publicamos recientemente en Revista InterNos, la UATRE y los representantes de las entidades de trabajadores de la fruta acordaron en el día de ayer un incremento salarial del 22% para los peones rurales. Por este acuerdo, cada cosechador recibirá $775 por jornal. También habrá un aumento del 22% para los trabajadores a destajo.

 

Producción

El mal clima disparó el precio de las verduras de hoja

|Buenos Aires|

Las intensas y sostenidas lluvias que se generaron durante los últimos días en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe repercutieron directamente en el valor que alcanzaron las verduras de hoja verde, especialmente la lechuga.

Los altos precios que se están cobrando por el kilo de lechuga en algunas vedulerías de Capital Federal trajeron polémica e instalaron el debate en la agenda nacional. Luis Novaresio, periodista de Radio La Red, se comunicó esta mañana con Juan Perlo, presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de la provincia de Córdoba, para consultarle sobre el alza de los precios en estas verduras.

El principal motivo de los aumentos está vinculado con los factores climáticos de las últimas semanas, de intensas lluvias y una persistente humedad que daña la buena salud de la verdura y reduce la cantidad cosechada. “La lechuga se quemó con la lluvia. La acelga y la espinaca también, en estos días van a estar caras”, aseguró Perlo.

Juan Perlo, presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de la provincia de Córdoba (Aproduco)

El dirigente explica que en el sector frutihortícola los precios se colocan a través de la oferta y la demanda, con lo cual los mismos “no tienen piso ni techo”.  Ante la escasa oferta de mercadería, los precios tienden a subir. “Llegamos a un momento donde no está el producto y quien tenga algo pueda pedir lo que quiera”.

Ante la consulta de los periodistas, Perlo explicó que los precios se normalizarán en una semana, pero que para eso es necesario que la gente no compre verdura a valores exorbitantes ya que ante una menor demanda los importes tenderán a bajar.

Por otro lado, explicó que en el Mercado de Abasto de Córdoba la lechuga se paga alrededor 30$ por kilo a precio mayorista, por lo que en verdulerías no debería alcanzar un valor mayor a los 60$ o 70$.

Continuar Leyendo

Producción

Buenas perspectivas para los productores de banana formoseños

|Formosa|

Bananeros formoseños de Laguna Naineck estiman para este año una buena temporada productiva que alcanzará las 130 mil toneladas de fruta. Además, avanzan en un acuerdo con Nación para colocar su mercadería en los mercados argentinos a un precio rentable.

Pánfilo Ayala, director de la Federación Agraria Filial Laguna Naineck, agregó además que será una “fruta de calidad” gracias al incremento de las capacitaciones realizadas por los organismos sanitarios y de control provinciales y nacionales.

A las buenas perspectivas de producción para este año se suman las negociaciones que la Federación Agraria Argentina (FAA) viene llevando adelante frente a funcionarios de Agroindustria y Desarrollo Social para colocar la fruta formoseña en diferentes puntos del país a un valor que les permita no perder rentabilidad.

De esta manera, los productores asegurarían previsibilidad en su esquema comercial, saldando la gran falta de apoyo oficial que venía sufriendo el sector en los últimos años. Además, los posicionaría de mejor manera frente a la competencia que genera el ingreso de banana extranjera.

“Recién ahora parecen abrirse las puertas para que la comercialización se produzca en los niveles que la demanda social exige y sea rentable para los bananeros, por un lado, y sirva también para el propio Estado, al atender sus obligaciones institucionales y políticas”, había explicado al respecto Carlos Cantón, miembro de la comisión directiva de la Federación Agraria Argentina, filial Laguna Naineck.

El sector busca optimizar su rentabilidad a través de una mejor comercialización en el mercado argentino.

Los encuentros entre dirigentes de FAA y el Ministerio de Agroindustria fueron posibilitados por el Senador Luis Naidenoff, quien realizó las gestiones a nivel nacional.  “Se trata de las grandes materias pendientes para los productores formoseños y, puedo decir que como nunca hasta ahora, encontramos reciprocidad y respuestas concretas al diálogo para superar estas barreras”, expresó el titular de la filial Laguna Naineck de FAA, Eliodoro Lezcano, luego de una renuión producida a mediados de abril.

Continuar Leyendo

Producción

El granizo dañó la producción hortícola de Santa Fe

|Santa Fe|

El pasado jueves 3 de mayo, el cinturón hortícola de la ciudad de Santa Fe se vio gravemente dañado por la caída de granizo en las zonas de las quintas. Se calculan importantes pérdidas para el sector.

Guillermo Beckman, titular de la Sociedad de Quinteros de Santa Fe, expresó que el granizo “completó un mal panorama” ya que la verdura venía siendo afectada por el calor, la humedad y la lluvia de los últimos quince días. En palabras del dirigente no sólo se perdió mucha cantidad de mercadería, sino sobre todo, calidad. “El granizo fue el complemento. Terminó de romper todo lo que quedaba. El sector está muy complicado”, contó a Revista InterNos.

En 2018 los horticultores locales habían sobrevenido a un verano sin mayores complicaciones climáticas, como no les sucedía desde hace varios años. La lluvia y humedad persistentes, sin embargo, dieron fin a esa situación. “En Santa Fe tenemos la mejores tierras, pero cuando llueve tardan mucho en absorber el agua y nos trae complicaciones”.

Rúcula, espinaca y acelga fueron las verduras más perjudicadas.

“La mercadería llega al mercado pero dura poco, ya que al haber sido tan golpeada por las condiciones climáticas se echa a perder rápidamente” explica Beckman. A su vez, la poca verdura disponible hace que los precios se disparen, mientras que la falta de atractivo a la vista dificulta su venta. “Veníamos teniendo buenos precios para la gente, pero ahora se complica”.

En la actualidad, la Sociedad de Quinteros nuclea a 280 productores.

“Ves la verdura en la quinta y te parece que está linda. Pero cuando llega al mercado se empieza a secar, a pudrir. El golpe de piedra le produce grietas marrones y se pierde la calidad de la mercadería. Y hoy en día todo entra por los ojos”.

A los daños sufridos por las quintas de la zona productiva se suman los fuertes aumentos que productores reciben en las tarifas eléctricas, insumos (semillas, abono, agroquímicos) y combustible. Beckman señala que la situación achica cada vez más la rentabilidad del sector.

Para paliar la escasa oferta, la provincia está recibiendo mercadería de Mendoza.

Beckman afirma que en las próximas horas evaluarán la situación de los productores y recién ahí analizarán la posibilidad de acercarse a las autoridades del Ministerio de Producción para solicitar ayuda estatal. “Por el clima que estamos viviendo no hay mucho para reclamar. Vamos a ver cómo responden las autoridades, por ahora vienen respondiendo bastante bien”.

Continuar Leyendo

Lo más leído