Connect with us

Política Sectorial

Etiquetado: Organizaciones piden un debate libre de conflictos de interés

|Argentina|

Unas 100 organizaciones científicas, académicas y referentes del ámbito de la salud de toda América Latina solicitaron a diputados de la Nación que el proyecto de ley de Etiquetado Frontal sea aprobado sin demoras ni cambios estructurales antes de fin de año. “Queremos que prioricen el derecho a la salud, la alimentación adecuada y la información, en especial de niños y adolescentes, a fin de prevenir las enfermedades no transmisibles”, expresa el documento.

Es que luego de su media sanción en el Senado el debate comenzó a dilatarse. La semana pasada el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, giró el proyecto a las comisiones de Legislación General; Acción Social y Salud Pública; y Defensa del Consumidor. Además, en las últimas horas sumó a la Comisión de Industria por pedido expreso del diputado Alejandro García, integrante del bloque de Juntos por el Cambio.

En medio de las sospechas por presiones de la industria, no es menor señalar que días atrás Massa visitó la provincia de Tucumán y dialogó, entre otros, con los empresarios azucareros preocupados por el avance de la normativa. El presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA), Jorge Feijóo, había solicitado a los diputados del NOA que “den batalla y levanten la bandera de la producción, el trabajo y la calidad de vida de la región”.

Hoy el proyecto comenzará su largo camino en la cámara baja desde las 15 horas en un plenario informativo, que contará con la presencia de funcionarios del Poder Ejecutivo e invitados para exponer sobre los alcances de la iniciativa.

Cabe recordar que, a la fecha, el sistema gráfico elegido para el Etiquetado Frontal es el de Advertencia: un rotulado de sello negro y letras blancas, octogonal, que marca el "Exceso de" nutrientes críticos como sal, grasas y azúcares en el frente de los envases de productos procesados o ultraprocesados.

Publicidad

Además, se escogió el perfil de nutrientes elaborado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) uno de los más sensibles a la hora de establecer los límites para los consumos de nutrientes críticos en los alimentos. El texto de ley es uno de los más rigurosos de la región, ya que se valió de las experiencias previas en países como Chile, Perú y México para construir sobre sus aciertos y mejorar sus falencias.

El objetivo de avanzar en un etiquetado de advertencia “agresivo” se justifica en los pésimos números que presenta nuestro país en relación al perfil de compra. Los argentinos somos los mayores consumidores de bebidas azucaradas a nivel mundial (131 litros per cápita al año) y compartimos podio con México y Chile en el consumo de ultraprocesados en la región.

Esta forma de comer está dejando entrever sus consecuencias: la última Encuesta de Factores de Riesgos (2018) determinó que el 66,1% de los adultos presentan exceso de peso. Además, el 41,1% de los jóvenes entre 5 y 17 años tiene sobrepeso u obesidad, según señala la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud del mismo año.

Leer también: La industria presiona para dilatar el debate sobre Etiquetado

Además de exigir que se legisle “con la mejor evidencia científica disponible”, las organizaciones piden que la implementación de esta política pública este “libre de conflicto de interés de determinadas corporaciones e industrias alimenticias y de bebidas azucaradas". La afirmación es una acusación directa a ciertos sectores del empresariado -y también del arco político- que buscan demorar o incluso bajar el tratamiento del proyecto.

Entre los firmantes figuran la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC Argentina), Centro de Estudios de Estado y Sociedad (Cedes), la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Escuela de Nutrición de la UBA y la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimenticios (Saota), entre otros. También forma parte del documento la Federación Nacional de Operadores de Mercados Frutihortícolas (Fenaomfra), que desde hace muchos años viene trabajando por la promoción del consumo saludable.

"Desde 2010 nos unimos a las propuestas de la comunidad científica en favor de una alimentación que incluya más frutas y verduras. No nos desalientan los tiempos legislativos y burocráticos. Nos ocupa estar atentos a que los legisladores no se dejen influir por el lobby de la industria para culminar perjudicando a los consumidores, que necesitan de información clara y precisa al momento de la compra", expresó a InterNos el presidente de la Fenaomfra, Carlos Otrino.



¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído