Connect with us

Política Sectorial

Sin solución habitacional, desalojaron a Agustina Tolosa en Salsipuedes

Foto: La Izquierda Diario

|Córdoba|

Lo que semanas atrás parecía un acuerdo pacífico para Agustina Tolosa y su familia, terminó en un desalojo tenso y caótico por orden del juez de paz de Salsipuedes. La Policía de Córdoba obligó a la campesina a retirar sus pertenencias de la casa que habitaba desde 2003, cuando el ex-intendente Facundo Torres le cedió un terreno en las afueras de la localidad para que pudiera criar a sus animales y tener sus cultivos.

Hace algunos meses el campo ocupado por Agustina Tolosa entró en conflicto debido al reclamo de la familia Cardozo, que demostró -escrituras mediante- la tenencia de la tierra. La campesina, por su parte, argumentaba que durante todos esos años había pagado los correspondientes impuestos en el lugar, sin que se presentaran irregularidades en los registros municipales.

“Cuando llegué no había dueño de la tierra. Yo fui al Catastro de Jesús María, también al de Córdoba. Y no había dueño ni heredero. Yo pagué los impuestos, puse la luz, el agua”, contó a InterNos. “Limpié tanto, acomodé tanto. Hice un alambrado nuevo. Acá era un basural, venía la gente a tirar la basura, estaba abandonado”, recordaba sobre el terreno recibido por aquel entonces.

Tiempo después, el juez Eduardo Benito Bruera le dio la razón a los Cardozo y dictaminó que Tolosa debía abandonar el predio el día 6 de julio de 2021. No obstante, gracias a la intervención de organizaciones sociales el desalojo fue postergado y reprogramado, mientras se gestionaba una solución habitacional para Agustina, además de su hija y una nieta, menor de edad, que vivían con ella.

Así fue que en agosto de este año, el intendente de Salsipuedes, Marcelo Bustos, se comprometió a construirle una casa a la campesina en tierras cedidas por la municipalidad, dentro del plazo de 90 días.

Publicidad

Hasta ahí parecía que el acuerdo transcurría con normalidad. Pero las tensiones regresaron cuando le propusieron a Tolosa que ocupara transitoriamente -mientras se terminaba la viviendo prometida- una casa tipo container que la campesina, junto con la Asamblea que la acompaña, rechazó. Como alternativa se le ofreció ir a un chalet ubicado en un vivero municipal de plantas nativas, pero Tolosa habría preferido quedarse en su terreno hasta que la nueva casa estuviera lista.

En ese marco, esta mañana se produjo el desalojo con la Policía de Córdoba retirando las pertenencias del lugar. Eduardo Marrero, integrante de la Asamblea de Vecinos por Agustina, habló con InterNos y describió lo sucedido.

“El desalojo se hizo de una forma inapropiada. No hubo presencia municipal, se hizo con mucho atropello. Se largó a llover a cántaros y no tuvieron la consideración de esperar un día más para llevar los animales. Los policías corrían a los gansos, a las gallinas. Era un escenario increíble, muy difícil”, comentó.

Marrero agregó que durante toda la mañana los vecinos de la Asamblea ayudaron a cargar herramientas, material de los corrales e incluso plantas para que Tolosa no las perdiera. Finalmente las cosas de la productora fueron trasladadas a la habitación ubicada en el vivero municipal.

“Ahora están alojadas en un inmueble con muy malas condiciones habitacionales. Se llueven los techos, las habitaciones y la cocina no están en buen estado. Permanecen ahí por tiempo indefinido”, dijo Marrero sobre la situación actual.

Respecto a la casa prometida por la gestión municipal, dijo que “está en etapa de cimientos: es un techo de chapa pelado, un bloque de hormigón todavía sin servicios". Y agregó que “tampoco tiene los corrales como le habían prometido. Agustina tiene una gran cantidad de animales, muchos en condiciones de parir, entonces se complica el asunto, porque no pueden ir a cualquier lado”.

Los momentos de tensión que se generaron esta mañana, sumado a la acumulación de estrés de los últimos meses, hicieron que la productora se descompensara y tuviera que ser llevada al dispensario local. “Estuvo con dolores de pecho, de estómago. A la gente del municipio tuvimos que ir a buscarla porque no vino nadie. Les pedimos que manden un asistente social, un psicólogo, para acompañar. Hay consideraciones humanas que le estamos solicitando. Se han comprometido a hacer un traslado acorde, y la verdad es que no están a la altura”, concluyó Marrero.

Publicidad


¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído