Connect with us

Comercialización

¿Por qué se importa cereza en plena campaña de cosecha?

|Argentina|

En las últimas horas, circuló entre productores y empresarios frutícolas una nota de Mendoza Post en la que se afirma que la empresa mayorista Tanus Jalil, de Córdoba, está importando cerezas desde Chile en plena temporada de cosecha nacional.

El presidente de la Cámara de Cerezas de Mendoza, Diego Aguilar, dijo que la importación es una posibilidad real dentro del juego de oferta y demanda, aunque pidió “igualdad de condiciones” para competir. ¿Por qué? Porque, según señala Aguilar -y coinciden múltiples productores frutícolas entrevistados en este medio- Chile posee menores costos de producción y menor carga impositiva, lo que en palabras del dirigente “distorsiona el mercado”.

"Chile no tiene un mercado interno importante, ellos exportan más del 95% de lo que producen porque al ser tan pocos habitantes y al tener tanta cantidad de cereza, con muy poco lo abastecen. Entonces han tomado como una calidad de segunda a los mercados de Argentina, Brasil y Uruguay", describió Aguilar.

Otro de los puntos en la mira es la calidad de la fruta importada. La nota alega que el producto “no trae pedúnculo” y, por lo tanto, Senasa debió haber prohibido su ingreso. Sin embargo, fuentes de la autoridad sanitaria informaron a InterNos que la carga recibida es de calidad Premium y se encuentra dentro de la reglamentación.

Leer también: Mercados, aranceles, contenedores: ¿Qué le espera a la nueva campaña de cerezas?

Desde Senasa señalaron que la mercadería -que ingresó el 3 de diciembre- poseía “más del 80% de la fruta en excelentes condiciones fitosanitarias y de calidad” y solo “un pequeño porcentaje de las cajas del envío, equivalente a 3200 kilogramos, se encontraba con pedúnculo desprendido, pero cumplía con los estándares de calidad establecidos por la normativa vigente”.

Publicidad

Por otro lado agregan que, a la fecha, la empresa Tanus Jalil importó un solo contenedor, aunque posee 11 solicitudes de AFIDIS (autorización fitosanitaria de importación) aprobadas, que vencen entre el 18 de diciembre y el 4 de febrero del año próximo. Lo que significa que dichas operaciones podrían concretarse o no.

Foto: Mendoza Post

Resta ver si los volúmenes de importación de este año serán mayores respecto a campañas anteriores pero, más allá de las molestias que genera la compra de fruta del exterior en plena campaña local, la fruta cumple con los estándares sanitarios exigidos y no hay incosistencias en las operaciones.

La oferta y la demanda, en todo caso, es quién impone las reglas de este juego al que muchos productores y empresas nacionales le exigen reglas más justas. Desde el Centro Regional de Senasa en Cuyo sostienen que -por el momento- la queja fue únicamente mediática y no han recibido otro tipo de comentarios al respecto.

Leer también: Faltan cerezas para industrializar en Mendoza

No obstante, lo que podría explicar la demanda de fruta del exterior son las condiciones climáticas que afectaron las plantaciones de cerezas en la provincia a principios de octubre. Así lo mencionó el propio Diego Aguilar, al propio Mendoza Post:

"Una helada tardía de principios de octubre mermó mucho el volumen. Una de las particularidades de la cereza es que uno detecta el daño de la helada después de 15 o 20 días, porque empiezan a caer los frutos. Entonces hasta el 15 de octubre teníamos una cosecha normal y después empezó a notarse una merma y después las últimas lluvias y el pronóstico de lluvia que tenemos para la semana que viene hace que la fruta que haya sea poca y de mala calidad".

Publicidad


¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído