Crece la producción de tomate en San Juan

|San Juan|

Según las cifras de la Secretaría de Agricultura de San Juan, durante el 2017 la superficie de tomate cultivada en la provincia creció al menos 300 hectáreas respecto a la temporada anterior. Para el 2018 se estima una producción de unos 210 millones de kilos.


La producción de tomate en San Juan se encuentra en un proceso de crecimiento exponencial. Datos oficiales indican que el cultivo tomó un impulso explosivo durante la última década, con la expansión constante en áreas cultivadas e inversión en tecnología que permite altos rendimientos en cada campaña.

En la actualidad la provincia cuenta con 2.000 hectáreas trabajadas, lo que aporta alrededor de un 30% del consumo nacional total. Estos números resultan significativos si se comparan con el estado de la producción apenas diez años atrás. En 2006, la superficie sanjuanina de tomates con destino llegaba sólo a las 800 hectáreas y la cosecha, a unos 50 millones de kilos. Para el 2018 se estima una producción de unos 210 millones de kilos.

En Argentina, el área destinada al cultivo de tomate ocupa 6000 hectáreas. Las 2000 hectáreas de la provincia de San Juan representan el 33% de la superficie total.

“En el 2006 se podían cosechar 62.500 kilos por hectárea, en el 2015 ya se había logrado trepar a 95.900 kilos y desde hace un par de años, cualquier finca tomatera sanjuanina alcanza sin problemas los 105.000 kilos por hectárea promedio” señala el Diario de Cuyo.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, en conjunto con la Asociación Tomate 2000, elaboraron un informe de progresos 2016/2017, en el que destacan que la zona productiva sanjuanina es la de mejor rendimiento de todas las zonas de país. Este año se alcanzó un record histórico de 77.000 toneladas por hectárea.

Varios son los factores que pueden explicar este crecimiento exponencial. Ariel Lucero Reinoso, Secretario de Agricultura de la provincia, explicó que la incorporación de tecnología en los procesos productivos, los avances en la preparación de los suelos y el uso de fertilizantes optimizan los cultivos y traen como consecuencia un fruto de calidad.

Nuestro país consume unos 700 millones de kilos de tomates frescos al año. En la próxima temporada, San Juan aportará el 30% del consumo nacional.

La tecnificación puede verse en la cosecha mecánica, el aumento del riego por goteo y el manejo de plagas. También es de subrayar el trabajo integrado entre los diferentes actores partícipes de la cadena de valor.

Finalmente se destaca, junto al aumento en la producción del tomate, la capacidad de fábricas instaladas para procesarlo. Se estima que para el próximo año, del total producido, el 70%  sea procesado en San Juan y el restante 30% se dirija hacia la provincia de Mendoza. Un número que entusiasma al sector tomatero, ya que hoy solo se procesa el 50% de lo cosechado.

Fuente: Diario de Cuyo