Buenas Prácticas Agrícolas: horticultura responsable

|Buenos Aires – Córdoba|

Técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) desarrollan un proyecto piloto que busca reconocer a productores hortícolas que adopten Buenas Prácticas Agrícolas en sus quintas. La experiencia se lleva a cabo en los partidos de San Pedro y Baradero, al noroeste de la provincia de Buenos Aires. Cuenta con el apoyo de los programas Cambio Rural y ProHuerta.

Por otra parte, en Córdoba continúa el Programa Provincial de Buenas Prácticas Agropecuarias, donde se reconoce a los horticultores que garantizan inocuidad en la producción de sus alimentos.


Expertos de INTA y Senasa realizan capacitaciones y evaluaciones ambientales en los predios productivos de San Pedro y Baradero (Buenos Aires) donde se promuevan Buenas Prácticas Agrícolas (BPAs). Este proyecto, desarrollado desde desde mediados del 2015, consiste en identificar a los horticultores que trabajen bajo estas condiciones para diferenciar y distinguir su producción. Esta identificación, que puede adjuntarse a los alimentos, es otorgada por el INTA y el Senasa a aquellos que cumplan con las pautas previstas en el Plan Piloto Horticultura Responsable. 

El INTA realiza el acompañamiento técnico, la capacitación y el monitoreo ambiental de los predios; el SENASA brinda el marco legal y efectúa los análisis de residuos de plaguicidas, mientras que el Municipio local aporta acciones de divulgación en pos del logro de los objetivos, con las verdulerías y sitios de venta de hortalizas.

La especialista del INTA San Pedro, Mariel Mitidieri, considera que uno de los objetivos del Plan es incentivar a los quinteros para avanzar hacia producciones más responsables. “Apuntamos a que los productores estén interesados en mejorar el desempeño ambiental, económico y social de sus predios”. A su vez, se muestra entusiasmada con la recepción que demuestran los horticultores. “Veo un cambio muy importante en los hábitos de los productores, una apertura a todas estas mejoras”, afirmó.

Por su parte, Esteban Sanpietro explica los mecanismos con los que trabajan desde Senasa: “Apuntamos a hacer un monitoreo de residuos y contaminantes biológicos en los productos hortícolas a consumir. La mejor forma de verificar si se cumplen las Buenas Prácticas es tomando muestras de los lotes que vamos siguiendo, los que luego llevamos al laboratorio para corroborar”.

En la actualidad, el proyecto Plan Piloto Horticultura Responsable en Buenos Aires reúne a ocho agricultores familiares, que representan un total de 20 hectáreas cultivadas.

Entre las condiciones necesarias para la obtención del logo se hace hincapié en la correcta aplicación de plaguicidas, la confección de un registro de labores y agroquímicos utilizados y la indispensable inscripción en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (Renspa). Además, se exige la adopción del etiquetado requerido por Senasa y la aceptación del monitoreo en las quintas.

Córdoba, un ejemplo a seguir

En Córdoba, el gobierno provincial, a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería, continúa llevando adelante el Programa Provincial de Buenas Prácticas Agropecuarias. De esta manera, se realizan capacitaciones técnicas constantes con el objetivo de profundizar prácticas en pos de lograr un manejo más eficiente del agua, cuidar la salud de los consumidores, innovar tecnológicamente y capacitar a los productores.

Muchas de estas capacitaciones se desarrollan en el Mercado de Abasto de Córdoba, organizadas y coordinadas por la Asociación de Productores Hortícolas de Córdoba, en un trabajo coordinado junto a los organismos estatales. Además, frecuentemente se entregan cheques a productores que adhieren al Programa Provincial y dan cuenta de las condiciones de inocuidad en las cuales producen. De esta manera se impulsa la entrega de incentivos para los productores que documentaron BPAs en sus fincas.

El Ministro de Agricultura y Ganadería, Sergio Busso, durante una jornada de Buenas Prácticas Agrícolas en Córdoba.

El día 15 de noviembre se realizó la segunda entrega de cheques a productores cordobeses inscriptos en el programa Buenas Prácticas Agropecuarias (la primera se había llevado a cabo el  pasado 4 de octubre). El Ministerio de Agricultura y Ganadería de la provincia de Córdoba desembolsó más de ocho millones de pesos destinados a reconocer la producción sustentable de 330 productores. Alrededor de 60 horticultores del Cinturón Verde cordobés se hicieron presentes para recibir este incentivo.

Hernán Cottura, ingeniero agrónomo de la Asociación de Productores Hortícolas, considera que la aplicación de BPAs le permite a los productores tener “una visión más global de su trabajo, de sus ingresos, de la gestión de sus recursos”.

Finalmente, el especialista afirmó que “los productores han tenido un recibimiento muy bueno del programa, es un premio a las tareas que vienen realizando desde hace muchos años”.