Córdoba: operadores del Mercado de Abasto exigen regular la venta ilegal de frutas y verduras

|Córdoba|

El diario La Voz del Interior publicó, el pasado domingo, un informe sobre la informalidad que atraviesa la comercialización de frutas y verduras en Córdoba. Según expresa el medio, un importante porcentaje de mercadería no pasa por el Mercado de Abasto, único mercado concentrador autorizado para comercializarla. De esta manera, se evitan los controles bromatológicos, sanitarios y fiscales.

Esta provincia es un ejemplo representativo de lo que sucede a nivel nacional con la venta ilegal de frutas y verduras. Los operadores que trabajan dentro del Mercado denuncian que esta situación los coloca en un escenario de competencia desleal y exigen al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) intensificar los controles sobre rutas federales, con el objetivo de interceptar camiones que transporten frutas y verduras sin una guía de destino hacia el Mercado de Abasto.

“En Córdoba, el nivel de ilegalidad es del orden del 25 por ciento” señaló Juan Perlo, presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de Córdoba, aunque remarcó también que éste es un porcentaje menor en relación al resto del país, que alcanzaría un 30 o 40 porciento según la región.

En este sentido, el dirigente explicó el procedimiento mediante el cual las frutas y verduras llegan al consumidor final cordobés. “Esa mercadería llega en camiones  directamente desde campos de producción en todo el país, se almacena en galpones clandestinos y desde allí parte a verdulerías de toda la ciudad, sin ninguna fiscalización” afirma Perlo.

Estas condiciones de informalidad fueron discutidas en las reuniones de trabajo mantenidas entre la Comisión Directiva de la Federación Nacional de Mercados Frutihortícolas de la República Argentina (Fenaomfra), el Senasa y la la Administración Federal  de Ingresos Públicos (AFIP).

En aquel encuentro, realizado el martes 5 de diciembre, la Federación que reúne a los mercados concentradores insistió en el control de la venta mayorista para evitar la proliferación de galpones, convertidos en “verdaderos mercados no formales y con ventajas competitivas significativas” según informa el sitio de Fenaomfra.

Por su parte el coordinador nacional de Inocuidad Vegetal de Senasa, Juan Ibáñez, reconoció que el estado de situación actual preocupa a la entidad, por lo que la oficina se encuentra trabajando para resolver el problema. “Hemos recibido el planteo de los productores, y sobre esa base estamos diseñando una agenda de acciones que pondremos en marcha a partir de marzo de 2018” expresó Ibáñez al diario La Voz del Interior.

Posteriormente, el directivo aseguró que buscan ampliar los requerimientos de DTV (documento de tránsito vegetal) “a todas las especies que se comercializan”. Ibáñez explica que Senasa trabaja para regularizar la situación del sector, que posee todavía un alto grado de “informalidad y clandestinidad”.

Se calcula en 500 mil toneladas la cantidad de mercadería que pasa por el centro comercializador en un año. Las estimaciones municipales consideran que cerca del 25% (125 mil toneladas) de las frutas y verduras que consumen los cordobeses tienen un origen “ilegal”. Desde el sector aseguran que entre 40 mil y 50 mil camiones recorren las rutas de todo el país, vendiendo productos al costado de las mismas o dentro de las ciudades, ingresándola en “galpones” no oficiales.