Seguí nuestras redes

Producción

Aprobaciones y rechazos al Libro Blanco de la fruticultura

|Alto Valle|

Luego del decreto provincial que estableció la aprobación del Libro Blanco para la fruticultura del Valle, algunas de las entidades más representativas de la actividad expresaron sus posturas.

En diálogo con el programa Agrovalle, emitido por FM Del Sol, el presidente de la Cámara Frutícola de Cervantes, Carlos Ilu, mostró su profundo desacuerdo con el proyecto y su implementación. “Indudablemente no contiene a los pequeños y medianos productores. Por eso esta Cámara rechaza enfáticamente la propuesta. Se pretende achicar la fruticultura para que el negocio sea para unos pocos” manifestó con énfasis.

Días después de la publicación del decreto se desató la polémica. El gobierno de la provincia anunció mediante un comunicado oficial que el Libro Blanco poseía “acuerdo mayoritario” por parte de las cámaras frutícolas. Ilu rebatió esta afirmación: “No nos consta que haya 700 productores aceptando la propuesta. Es una cifra que han arrojado desde el poder Ejecutivo, pero que no es cierta”.

Por otro lado, el dirigente hizo hincapié en las dificultades que sufren los chacareros para ser competitivos en los mercados internacionales frente a países competidores como Chile o Sudáfrica. “Nuestro problema pasa por la falta de rentabilidad y eso es culpa del Estado. No de los productores. Argentina produce al mismo nivel que cualquier otro lugar del mundo. No es cierto que la fruta esté en decadencia”.

“Lo que está en decadencia -continuó- es el sistema comercial y la falta de rentabilidad a los productores. Nosotros no podemos manejar el precio de los combustibles, el precio de la electricidad ni de muchos ingredientes que tiene el costo de producción de la fruticultura, porque no depende de nosotros” expresó.

También dialogó con Agrovalle Horacio Pierdominicci, presidente de la Cámara Frutícola de Cipolletti, quien afirmó que el Libro Blanco “se había rechazado por unanimidad” mostrando su incredulidad por el decreto conocido días atrás.

Además se refirió a las palabras del gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, que durante la última Fiesta de la Pera en Allen afirmó que la fruticultura de la región debía bajar sus costos.  “El gobernador nos dice que tenemos que bajar los costos e inmediatamente nos aumenta los ingresos brutos. ¿Cómo querés que bajemos los costos si nos están poniendo más impuestos todos los meses?” preguntó con cierta ironía.

En otro orden de cosas, Marcelo Loyarte, gerente de la Cámara Fruticultores Integrados (CAFI) relató que desde la entidad coinciden con algunos puntos planteados por el Libro Blanco, pero invitan a reflexionar sobre muchos otros.

En ese sentido, hizo referencia a la reunión mantenida el pasado viernes junto al ministro de Agricultura de la provincia, Alberto Diomedi y autoridades provinciales. “Se hicieron aportes pero no son temas cerrados, son reflexiones sobre puntos del libro que creemos que deberían trabajarse en las mesas que se convocarán a futuro. La provincia puso a disposición el Libro Blanco para trabajar lo que haya que trabajar para las reformas estructurales” mencionó.

Loyarte precisó los puntos del Libro Blanco que la CAFI considera necesario mejorar. “Creemos que no deberían ser las asociaciones de productores las únicas que reciban beneficios especiales. Además, no deberíamos pensar sólo en la baja de los costos, sino también en el agregado de valor. Por ejemplo, mejorar la cantidad de frutas de calidad por hectárea” finalizó.

Valor para la fruta

El pasado viernes 19 de enero, la Mesa de Contractualización fijó el costo de producción de la fruta en 34 centavos de dólar por kilogramo. Es lo que cuesta a los chacareros producir la fruta. Las empresas procesadoras no pueden ofrecer un precio por debajo del estipulado. “Es el mismo costo del año anterior; al aumentar el precio del dólar, ha sustentado lo que permite establecer el costo de producción” contó Ilu, en sintonía con otros dirigentes de la actividad.

Producción

Mendoza: Créditos para estimular la producción hortícola en invernadero

|Mendoza|

El Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía de la provincia de Mendoza anunció el lanzamiento de una nueva línea de créditos para estimular la producción de hortalizas a contra estación. Estará destinado a los departamentos de La Paz, Rivadavia, Junín y San Rafael.

La cartera provincial conducida por Martín Kerchner decidió destinar 4 millones de pesos para la instalación de invernaderos hortícolas de hasta 300 metros cuadrados y la adquisición de insumos corrientes a quienes ya desarrollen esta técnica productiva. El financiamiento busca alargar la temporada productiva, apuntando al desarrollo de tecnologías que permitan mejorar la rentabilidad de los cultivos y alcanzar mercados más competitivos.

Con el presupuesto establecido, se repartirán un monto máximo de $120.000 por postulante, con un plazo de devolución de cuatro años y uno de gracia. La tasa de interés aplicable será del 9% y las cuotas de amortización del capital podrán ser mensuales o trimestrales, según lo solicitado.

El Subsecretario de Agricultura y Ganadería, Alejandro Zlotolow, replicó el anuncio en la red social Twitter:

Para tomar el préstamo no se necesitan más garantías que la sola firma del interesado, quien suscribirá en forma conjunta con el contrato mutuo un pagaré en pesos. De esta manera, el Ministerio productivo mendocino continúa impulsando acciones para estimular la productividad de sus economías regionales, así como también proyectos para cuidar la sanidad de sus cultivos.

Continuar Leyendo

Producción

Río Negro: El granizo genera pérdidas anuales de 50 millones en fruticultura

|Río Negro|

La Secretaría de Fruticultura de Río Negro reveló que entre noviembre de 2017 y febrero de 2018 el granizo dañó en la provincia un total de 8.828 hectáreas de peras, manzanas y frutas de carozo.

En el informe se señala, además, que del total de hectáreas perjudicadas, unas 3699 han sufrido daños superiores al 50%, mientras que otras 2090 alcanzaron pérdidas de hasta un 80%. Por este motivo se solicita que las mencionadas producciones sean declaradas en estado de emergencia o desastre productivo.

Lo cierto es que gran parte de estos daños podrían evitarse mediante la utilización de malla antigranizo, una tecnología que permite reducir el deterioro ocasionado por los fenómenos climáticos que recaen sobre los cultivos, en detrimento de su calidad y cantidad.

Así lo entiende Carlos Banacloy, Secretario de Fruticultura de la provincia, quien aseguró que los números encendieron la alarma en el área e hicieron “repensar la situación y poner el foco en la utilidad de la malla antigranizo. Observamos que, en promedio, se pierde cada año la producción de 7.000 hectáreas”.

Además de los altos costos productivos (que representan pérdidas de puestos de trabajo y de la estabilidad en los ingresos de los fruticultores) están los costos financieros que traen como consecuencia este tipo de inclemencias climáticas.

La producción de estas 7.000 hectáreas anuales que se pierden representan casi un 20% del Alto Valle productivo y significan unos 50 millones de pesos que debe invertir el Ente Compensador de Granizo que actúa en la provincia.

Este Ente se conforma como un fondo mixto y solidario, financiado con el aporte de los productores frutícolas adherentes, el Estado Provincial y ciertos aportes extraordinarios del sector público y privado. La adhesión al Ente es de carácter voluntario y su intención es la cobertura de los costos asociados a producciones dañadas.

El organismo señalado no financia daños menores al 10%. En cambio, si la fruta afectada supera el 10% (y hasta un 60%) la producción es compensada. Los cultivos que alcanzan perjuicios por un 61% o más son considerados daños totales, recompensándose el 100% de los mismos.

Banacloy afirma que cada año el tesoro público rionegrino debe destinar a la compensación de daños unos 25 millones de pesos que, de todas maneras, sólo sirve para “cubrirse de las pérdidas y compensar el capital del trabajo”, pero ya sin la cosecha.

Hoy somos como una fabrica que produce 10 autos por día y que debe tirar 2 por daños. De ese modo la fruticultura pierde competitividad y quedamos fuera de mercado”, destacó el funcionario.

El mencionado informe incluyó los fenómenos de granizo que se sucedieron durante el 2017, el 7 de noviembre en Allen, Cervantes, Chichinales, Cordero, General Godoy, Roca y Villa Regina. El 1 de noviembre en Río Colorado y el 5 de diciembre en Allen, Cervantes Chichinales, Cipoletti, Godoy, Roca, Huergo y Villa Regina.

También se registraron las granizadas sucedidas en principio de 2018 que afectaron a la producción, el 29 de enero en la localidades de General Godoy, Huergo y Villa Regina y, el 3 de febrero en Campo Grande y Barda del Medio.

Continuar Leyendo

Producción

El mal clima disparó el precio de las verduras de hoja

|Buenos Aires|

Las intensas y sostenidas lluvias que se generaron durante los últimos días en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe repercutieron directamente en el valor que alcanzaron las verduras de hoja verde, especialmente la lechuga.

Los altos precios que se están cobrando por el kilo de lechuga en algunas vedulerías de Capital Federal trajeron polémica e instalaron el debate en la agenda nacional. Luis Novaresio, periodista de Radio La Red, se comunicó esta mañana con Juan Perlo, presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de la provincia de Córdoba, para consultarle sobre el alza de los precios en estas verduras.

El principal motivo de los aumentos está vinculado con los factores climáticos de las últimas semanas, de intensas lluvias y una persistente humedad que daña la buena salud de la verdura y reduce la cantidad cosechada. “La lechuga se quemó con la lluvia. La acelga y la espinaca también, en estos días van a estar caras”, aseguró Perlo.

Juan Perlo, presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de la provincia de Córdoba (Aproduco)

El dirigente explica que en el sector frutihortícola los precios se colocan a través de la oferta y la demanda, con lo cual los mismos “no tienen piso ni techo”.  Ante la escasa oferta de mercadería, los precios tienden a subir. “Llegamos a un momento donde no está el producto y quien tenga algo pueda pedir lo que quiera”.

Ante la consulta de los periodistas, Perlo explicó que los precios se normalizarán en una semana, pero que para eso es necesario que la gente no compre verdura a valores exorbitantes ya que ante una menor demanda los importes tenderán a bajar.

Por otro lado, explicó que en el Mercado de Abasto de Córdoba la lechuga se paga alrededor 30$ por kilo a precio mayorista, por lo que en verdulerías no debería alcanzar un valor mayor a los 60$ o 70$.

Continuar Leyendo

Lo más leído