Seguí nuestras redes

Comercialización

Cayó la producción de frutas y hortalizas orgánicas durante 2018

|Argentina|

La Dirección Nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria de Senasa presentó un informe sobre la situación de la producción orgánica de nuestro país durante 2018. Entre las conclusiones, se aprecia una caída de la superficie cosechada en frutas y hortalizas. Por otro lado, el fuerte de esta producción sigue siendo la exportación a Estados Unidos y Europa, mientras que el mercado interno presentó una leve mejoría pero sigue con una participación menor en cuanto al volumen total comercializado.

La superficie bajo seguimiento orgánico en el país durante el año 2018 fue de 3,6 millones de hectáreas. De esta superficie, unos 3,4 millones de hectáreas se dedicaron a la producción ganadera y 217 mil hectáreas correspondieron a superficie destinada a producción vegetal. De esas 217 mil hectáreas, 80 mil fueron finalmente cosechadas. La provincia de Buenos Aires tuvo la mayor participación con 33 mil hectáreas, lo que equivale al 41% de la superficie orgánica total cosechada. Le siguieron las provincias de Tucumán y Salta, que entre ambas suman casi 20 mil hectáreas, mientras que Mendoza y Jujuy alcanzan el 9% y 7% respectivamente.

El detalle señala que la mayor participación de la producción vegetal la tuvieron cereales y oleaginosas (51%), seguida por los cultivos con destino industrial (34%), las frutas frescas (10%) y las hortalizas y legumbres (5%).

Estudio Malaquita

Senasa señala que la producción orgánica vegetal orgánica «se recuperó» un 5% durante 2018, «retomando la tendencia creciente de los últimos cinco años». Lo cierto es que esta recuperación está marcada entre otras cosas por el crecimiento de los Cultivos Industriales, como también de cereales y legumbres. La producción de frutas y hortalizas no corrió la misma suerte.

En frutales, de las 7.780 hectáreas cosechadas se destacó la producción de pera con un 31% y la manzana con un 29%. Río Negro fue responsable del 48% de esta producción y, junto a Neuquén, concentró casi la totalidad de los cultivos orgánicos de estas dos variedades. Por otro lado, Tucumán aportó el 22% del volumen total de frutas orgánicas a través de limones y arándanos. No obstante, el informe afirma que la superficie total de fruta orgánica cosechada en todo el país disminuyó un 27% respecto a 2017, aunque todavía se ubica aún por encima del promedio de los últimos cinco años. Se redujo incluso un 11% la superficie cosechada de manzanas orgánicas, a pesar de ser nuestro país el principal exportador a la Unión Europea de este producto.

Por el lado de las hortalizas, la superficie total cosechada a nivel país también cayó, en un 29%. Las especies más cultivadas durante 2018 fueron el ajo (64%) y el zapallo (10%), ambas producciones concentradas en Mendoza y con destino al exterior casi exclusivamente.

Estados Unidos fue el principal destino de las exportaciones de productos orgánicos de origen vegetal con el 43%. A pesar de ello, cayeron las exportaciones a dicho mercado en un 11%. Las exportaciones a la Unión Europea en el 2018 también disminuyeron un 16% y alcanzaron el 36% del volumen exportado. Sin embargo, se observa un crecimiento a otros destinos, entre los que se destacan Canadá, Ecuador y Perú.

Por otra parte, el mercado interno continúa caracterizado por una diversidad en la oferta de productos y por su escasa relevancia tanto en volumen como en el destino de la producción. Las ferias de proximidad y ofertas de entregas directas del productor/comercializador a domicilio, siguen siendo las formas de comercialización más frecuentes, según señala el informe. El volumen de productos certificados para el consumo final fue de menos del 1%.

Comercialización

Río Negro y Neuquén dan sus primeros pasos en la exportación de nueces

|Río Negro – Neuquén|

La producción de frutos secos en el Valle de Río Negro ha crecido con fuerza durante los últimos diez años. Esto se debe a un mercado demandante (a nivel local e internacional) por las tendencias relacionadas al consumo saludable, climas apropiados para las plantaciones y, en menor medida, por la crisis de las frutas de pepita que (en algunos casos) motivó la reconversión productiva.

Según datos del Relevamiento Nacional de Frutos Secos la provincia de Río Negro cuenta con 1928 hectáreas implantadas y aporta un 8,3% del total a nivel nacional, donde se destacan las provincias de Mendoza, Catamarca y La Rioja). En los últimos dos años se han realizado envíos al exterior desde la localidad de Lamarque, lo que representa un síntoma de buena salud para la actividad en la región.

Alberto Arellano posa con los pallets de nueces Dole, marca con la que se exportó la fruta del Valle

En 2018 la Cooperativa de Productores Nogaleros del Valle Medio, que reúne a productores de localidades diversas como Roca, Cipoletti e incluso Neuquén, exportó tres contenedores de 16.000 kilos de nueces a Europa. Tras el éxito de la primera experiencia, este año duplicó la apuesta y envió seis contenedores, con un total de 96.000 kilos comercializados. La variedad exportada fue Chandler, de cáscara blanda y buena calidad de pulpa.

Alberto Arellano, productor e integrante de la Cooperativa de Nogaleros del Valle Medio, cuenta a InterNos que este camino comenzó seis años atrás, con la gestión de una planta para procesar los frutos luego de la cosecha. A través del Clúster de Frutos Secos de Norpatagonia (dependiente de la Dirección General de Programas y Proyectos Especiales de la Secretaría de Agoindustria) los productores organizados en Cooperativa consiguieron obtener la cesión en comodato de un galpón dentro del Parque Industrial de la localidad. Allí pusieron en marcha una planta de lavado, clasificación, secado y finalmente empaquetado de frutos secos, donde se procesa mayoritariamente nueces.

Estudio Malaquita

Dos años después, la empresa mayorista Dole le propuso a la cooperativa construir un vínculo de trabajo para realizar la exportación de nueces a Europa. Los nogaleros, interesados en la propuesta, se pusieron en contacto con la Cooperativa de Trabajo Ruca Peñi para que sus trabajadores se encarguen de las tareas en el empaque. Dole, por su parte, dispuso el material para el envasado y llevó adelante la cuestión logística y comercial de la exportación.

“Este es el segundo año que exportamos nueces a Italia y fue producto del éxito del año pasado donde quedaron muy conformes con la calidad y el tamaño de nuestra fruta. Ahora la idea es poder expandir el mercado dado que estamos con la primicia y en gran cantidad”, declaró Arellano días después de concretarse la última tanda de envíos.

Neuquén y un debut exportador

Neuquén fue noticia en las últimas semanas debido a la exportación de nueces, ya que un grupo de seis empresas (que también integran el Clúster Frutos Secos) procesó 20.000 kilos de nueces con cáscara para enviar a al exterior por primera vez. La fruta también tuvo Italia como destino.

El empaque donde se realizó el despelonado, lavado, secado y tamañado de la nuez se llama Reducto Patagónico, está ubicado en la localidad de Picún Leufú y es la única planta de la zona con la maquinaria disponible para afrontar la totalidad del proceso poscosecha. Agustín Carabetta, titular del establecimiento, explica a InterNos que la exportación estuvo motivada por la necesidad de colocar en el exterior una fruta de calibre Premium (entre 32 y 34, 34 y 36 y más de 36 mm) “que no estaba siendo valorada en el mercado interno”.

De esta manera, junto con productores de Río Negro y La Pampa, los nogaleros neuquinos (que además integran el Programa de Frutos Secos de la provincia de Neuquén perteneciente al Centro PyME-ADENEU) tomaron la decisión de conectar con nuevos mercados. La empresa que se hizo cargo de la gestión comercial fue Exter Neuquén SRL, que además de los envíos a Italia acordó la exportación de 40.000 kilos hacia San Petesburgo, Rusia, programado para los últimos días de este mes. En el horizonte también aparece la posibilidad de enviar 24 toneladas de nueces con cáscara y una tonelada de nuez pelada a Brasil, a mediados de septiembre.

“Esperamos poder seguir realizando este tipo de operaciones. Y además seguir buscando alternativas. Sería interesante pensar en la elaboración de productos derivados como el aceite, la harina o la leche de nuez. Sabemos que hay mucho para hacer”, reflexionó, entusiasmado, Carebatta.

Continuar Leyendo

Comercialización

India habilitó oficialmente el ingreso de limones argentinos

|Argentina|

En lo que respecta a la apertura de mercados internacionales, el limón sigue siendo el caballito de batalla del gobierno de Mauricio Macri. Luego de su misión comercial por Asia, el secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, confirmó que nuestro país podrá exportar limones a India luego de que dicho país lo anunciara en su Boletín Oficial.

De esta manera, se ratifica lo acordado en el mes de febrero entre Macri y su par asiático, Narondra Modi, quienes firmaron los protocolos sanitarios correspondientes para avanzar en la apertura comercial. También Bangladesh se sumó a la lista de los mercados abiertos en los últimos años, junto a México, Japón y Estados Unidos (este último significó la reapertura del mercado luego de 17 años).

Estudio Malaquita

El limón argentino (casi que podría decirse ‘tucumano’, ya que esta provincia representa el 80% del área plantada) tiene de esta manera nuevas posibilidades para ampliar sus volúmenes exportados en un mercado de increíble potencial: con 1300 millones de habitantes, para 2030 India podría ser el tercer mercado de consumo detrás de China y EE.UU. Claro que los mercados además de abrirlos hay que mantenerlos.

«Argentina es el primer exportador mundial de limones; es una economía regional de mucha importancia en el NOA. La concreción de la apertura del mercado tendrá un gran impacto en las exportaciones y el empleo de esa región», anunció el titular de Agroindustria.

Por otro lado, según comunicaron desde el gobierno también se trabaja en acuerdos para exportar aceites de oliva, peras y manzanas, yerba mate, uvas, arándanos y cítricos.

Continuar Leyendo

Comercialización

Agroecología en Córdoba: bioinsumos para reducir el impacto ambiental

|Córdoba|

En los últimos días, un informe publicado en la web de INTA mostró los resultados de ensayos realizados en el Cinturón Verde de Córdoba donde se utilizaron bioinsumos en cultivos de tomate, puerro, lechuga y frutilla para combatir enfermedades y nutrir el suelo sin la necesidad de recurrir a la utilización de productos químicos.

Desde Revista InterNos nos comunicamos con Agustín Prado, integrante de la Subsecretaría de Agricultura Familiar y Desarrollo Territorial (SSAF) delegación Córdoba y Alejo Scifo, ex integrante de dicha entidad, quienes trabajaron y trabajan en la implementación de cultivos agroecológicos en las quintas periurbanas de la provincia. Ambos son en parte responsables de la implementación de estos ensayos, que tienen como objetivo dar sustento científico a las prácticas agroecológicas mostrando la eficacia productiva que representa su implementación.

Y resaltamos que son responsables en parte porque este desarrollo fue llevado a cabo a través de un trabajo interdisciplinario entre los técnicos extensionistas de la SSAF y profesionales del Centro de Investigaciones Agropecuarias del INTA (CIAP), la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y el Instituto de Tecnología Industrial (INTI).

Tanto Prado como Scifo cuentan que el trabajo entre estas instituciones se logró a partir de la necesidad de ampliar las tareas a campo que desde Agricultura Familiar venían llevando a cabo junto con la Agencia de Extensión Rural INTA Córdoba. “Empezaron a surgir demandas por parte de productores que nosotros no podíamos resolver. Necesitábamos sustento científico para avanzar, para que los productores entiendan que lo que les proponíamos podía funcionar”, explican.

Estudio Malaquita

Con ese objetivo tocaron la puerta del CIAP y propusieron llevar adelante el desarrollo de tecnologías destinadas al sector productivo. Cuenta Scifo que allí se encontraron con profesionales muy interesados en “dejar un poco de lado los papers para realizar líneas de investigación más concretas”.

Este vínculo les permitió acceder al respaldo científico para hacer más eficiente el trabajo a campo. Por ejemplo, lograron abordar con rigor estadístico la información obtenida en ensayos como el realizado con bionsumos en las zonas productivas Malvinas Argentinas o Villa Esquiú, cuyos resultados fueron publicados en los últimos días.

Pero según ambos técnicos, el modelo agroecológico no se limita a la utilización de bioinsumos. “La agroecología no es sólo producir verduras sin agroquímicos, sino crecer a través de redes”, explican. Por eso trabajan junto a la Mesa de Soberanía Alimentaria (MSA), una red que vincula a productores e instituciones de la agricultura familiar con lo que se denomina consumidores “responsables” o “comprometidos”, es decir, aquellos que acceden a estos productos como parte de una “acción política” en la que se decide qué sector de la agricultura fortalecer.

“La agroecología no es sólo producir verduras sin agroquímicos, sino crecer a través de redes”

A diferencia de los grandes volúmenes que mueve la agricultura tradicional en los canales formales de comercialización, los productores agroecológicos que interactúan con la MSA venden su mercadería a través de espacios alternativos de autogestión como las ferias o los centros vecinales. La pregunta que surge en torno a esto es: ¿cómo se verifica que la producción es efectivamente producida mediante procesos agroecológicos? Los técnicos afirman que estos canales alternativos implican “otros contratos de confianza entre consumidor y productor” y resaltan el seguimiento constante que la Subsecretaría de Agricultura Familiar lleva adelante junto a los quinteros para brindar seguridad en esta tarea.

Por otro lado entienden que la agroecología es una práctica que necesariamente debe crecer en la ciudad, ya que la proximidad entre la frontera urbana y la frontera rural pone en conflicto la utilización de productos químicos para producir. Para ejemplificar, citan el recordado caso de Barrio Ituzaingó. De cualquier manera, asumen que el cambio productivo “no es algo que se haga de un día para el otro” e incluso en algunos casos eligen hablar de “verdura en transición”.

Actualmente no son pocos los productores interesados en pasar de una producción tradicional a esta alternativa más amigable con el ambiente que además crece a partir de la demanda creciente. No obstante, a pesar de un consumidor cada vez más interesado, actualmente la mercadería agroecológica no tiene un lugar privilegiado en el gran punto de comercialización de la ciudad de Córdoba que es el Mercado de Abasto. Según explican Prado y Scifo, la agroecología prioriza en un esquema de comercialización sin intermediarios que le permita lograr mejores precios al consumidor final, lo que comúnmente se denomina “precio justo”.

Sin embargo, vale decir que en este mercado mayorista existen playas de quinteros donde los agricultores pueden comercializar de manera directa su mercadería (abonando un canon mensual a la entidad que presta el servicio) sin mayores costos intermediarios. Si la tendencia a consumir frutas y verduras agroecológicas sigue aumentando (y junto a ella la cantidad producida) será necesario evaluar la posibilidad de facilitar el acceso del verdulero a esta mercadería, concentrando mayores volúmenes en un único punto. De esta manera la demanda podría acelerar la transformación del sistema productivo sin poner en riesgo pilares fundamentales de la agroecología como la producción en armonía con el ambiente, los canales de venta alternativos o el desarrollo territorial de los pequeños agricultores.

Continuar Leyendo

Lo más leído