Seguí nuestras redes

Tendencias

En el Día Mundial de las Frutas y las Verduras, buscan promocionar un consumo «saludable y sostenible»

|Internacional|

Este 18 de octubre se celebra la séptima edición del Día Mundial de las Frutas y Verduras. La efemérides fue propuesta por la organización internacional AIAM5, que busca promover el consumo de estos productos y basa su nombre en la ración mínima recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para tener una alimentación saludable y reducir el riesgo de contraer enfermedades no transmisibles.

AIAM5 posee entidades asociadas en todo el mundo. Este año el objetivo es motivar a dichas organizaciones a realizar actividades de sensibilización para promover una alimentación sana que a su vez sea sostenible con el medio ambiente. Ya se han organizado actividades en Polonia, Francia, Alemania, España, Portugal, Argentina, México, Colombia, Paraguay, Chile, Costa Rica, República Dominicana, Uruguay, Honduras y Nicaragua.

Gramos más, gramos menos, actualmente los índices de consumo de frutas y hortalizas en el mundo están por debajo de lo sugerido por la Organización Mundial de la Salud. Según números de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, en Argentina se comen en promedio 200 gramos diarios por habitante, cuando lo indicado es entre 400 y 500 gramos, es decir, alrededor de cinco porciones.

En promedio, un argentino consume 200 gramos diarios de frutas y verduras. Se recomiendan entre 400 y 500 gramos como mínimo.

¿Por qué estos alimentos perdieron peso en la mesa de los consumidores durante los últimos años? Manuel Moñino Gómez, Coordinador de AIAM5 – Alianza Global de Promoción al Consumo de Frutas y Hortalizas 5 al Día, considera que la falta de alfabetización alimentaria de la población lleva a no dar importancia al papel de las frutas y verduras en la salud. El investigador hace referencia al poco conocimiento existente para preparar platos con estos productos o incluso a la falta de un manejo adecuado para su conservación.

Los mercados de abasto son actores fundamentales para la promoción del consumo de frutas y verduras.

En nuestro país, una de las instituciones aliadas a AIAM5 es la Federación de Operadores de Mercados Frutihortícolas (FENAOMFRA). La vinculación llegó en el año 2012 de la mano de la Asociación 5 al Día Argentina y de la invitación a formar parte del Congreso Internacional de Promoción al Consumo de Frutas y Verduras que se llevó a cabo ese año en Cali, Colombia. Su participación abrió una puerta para que los mercados concentradores frutihortícolas de Argentina también ocuparan un lugar central en la promoción.

Por obvias razones los asociados a dicha entidad buscan traccionar una mayor ingesta de frutas y hortalizas: es el negocio del que viven. Pero además, su compromiso con el consumo saludable tiene que ver con alimentar un círculo virtuoso donde más frutas y verduras representen menores riesgos de contraer enfermedades vinculadas a la obesidad y la malnutrición como el cáncer, las cardiopatías y la diabetes. “Existe una variopinta fundamentación para comer pocas frutas y verduras: desde que es más caro hasta que exige mucho tiempo en la cocina. Por eso, la inclusión de FENAOMFRA como un asociado de AIAM 5 nos involucra y compromete a derribar esos mitos”, dijo a este medio Carlos Otrino, secretario de dicha Federación.

Estudio Malaquita

Como se mencionó recién, la versión local de AIAM5 es 5 al Día Argentina, conformada formalmente en el 2001 y actualmente presidida por Mariano Winograd. En sintonía con sus colegas, el dirigente explica a InterNos que hoy es necesario «duplicar o triplicar el consumo de frutas y verduras» y marca que la prioridad de la organización que conduce son los consumidores faltos de recursos para comprarlas. Para el dirigente el problema de nuestro país no es el hambre sino la malnutrición, con dietas hipercalóricas y poco diversas, plagadas de alimentos con alto contenido de grasas y azúcares.

«La promoción debe ir acompañada de políticas públicas que resuelvan el acceso efectivo a las frutas y verduras», Manuel Moñino Gómez, 5 Al Día España

En sus redes sociales se muestra activo en la promoción del consumo saludable, aunque sabe que la transformación de los hábitos alimentarios llegará en el mediano o largo plazo. “La promoción es necesaria pero no suficiente. Primero se debe instalar una imagen, luego lograr un cambio de actitud y hacia el final de comportamiento. El cigarrillo es un buen ejemplo de eso”, destaca Winograd. “La información está instalada, se sabe que hay que revisar la alimentación y vamos hacia ese camino”, agrega.

Coincide en este punto Moñino Gómez, quien señala que la promoción “debe ir acompañada de políticas públicas que resuelvan el acceso efectivo a las frutas y verduras sensorialmente agradables y seguras, a buenos precios y cuya elección sea más simple en comparación con otros alimentos”.

Alimentación consciente

“Por un futuro más saludable y sostenible” es el slogan que eligió este año la organización AIAM5 para celebrar esta efemérides que coincide, precisamente, con la semana Mundial de la Alimentación. Pero, ¿cómo se relacionan la salud y la sostenibilidad con el consumo de frutas y verduras? “Sin duda una alimentación rica en alimentos de origen vegetal tienen un menor impacto sobre el ecosistema en comparación con los productos de origen animal y ultraprocesados, pues ocupan menos territorio, emiten menos gases de efecto invernadero, usan menos agua en su producción y contribuyen a la salud de los suelos”, nos explica Manuel Moñino Gómez.

El desarrollo de la producción periurbana es fundamental para el abastecimiento de alimentos frescos en las ciudades.

También es necesario considerar que la sostenibilidad de los sistemas productivos está estrechamente ligada al consumo de alimentos de proximidad, disponibles por estación y a precio justo. En ese sentido, el desarrollo de estrategias  para la protección de la población periurbana es fundamental. “La urbanización ha promovido la expulsión sistemática de la población rural joven en busca de otros horizontes. Es necesario contribuir al desarrollo de las comunidades de producción agrícola, especialmente las hortícolas y frutícolas”, considera al respecto Carlos Otrino.

Por su parte, Winograd entiende como “insostenible” la dieta de “abuso calórico” que hoy predomina en el mundo entero. “Debemos volver al consumo de vegetales frescos y reducir los alimentos envasados como una forma de enfrentar el cambio climático”, manifiesta.

Algo no menor para destacar es que tanto AIAM5 como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) han solicitado a la ONU que establezca el 2021 como el Año Internacional de Frutas y Verduras.

En conclusión, el trabajo que se viene realizando a nivel mundial para la promoción del consumo de frutas y verduras ya no se limita a una perspectiva de salud individual. Por el contrario, la transformación apunta a un nuevo paradigma donde los hábitos alimentarios se construyan alrededor de sistemas productivos sostenibles en el tiempo, es decir, que cuiden los recursos y sean amigables con el medio ambiente.

Lo más leído