Connect with us

Comercialización

La Plata: El Mercado Regional acusado de manejos irregulares

|La Plata|

El Mercado Regional de La Plata continúa recibiendo acusaciones por supuestas irregularidades en su administración. En este caso, el Frente Agropecuario Regional Campesino (FARC) denunció que el directorio quitó de manera arbitraria puestos de las playas libres a productores hortícolas que no estaban asistiendo por encontrarse aislados en recuperación del COVID-19.

Néstor Villacorta, referente de la entidad agraria, sostuvo a Diario Contexto que durante ese período los puestos fueron alquilados a otros productores. “Cuando quisieron volver les habían ocupado los cestos, por lo cual los compañeros se quedaron sin el espacio de venta”, expresó el dirigente. Y agregó: “Son cosas que vienen sucediendo. Cada vez que hemos llamado al Director nos dice que no sabe, que no nos podemos meter, que es un tema del Mercado. Pero nosotros somos organizaciones que logramos que todos los días los productores tengan producción para llegar al Mercado”, explicó el dirigente.

Revista InterNos se comunicó con dos operadores del Mercado Regional de La Plata para conocer en detalle el contexto en el que se desenvuelven dichas acusaciones.  “Todo lo que dice este hombre es tal cual. (NdE: en referencia a Villacorta). Conozco el caso de un quintero que tenía a la señora enferma y tuvo que retirarse del mercado dos meses. Le pidió a un colega que se acercara a pagarle el cesto y ahí lo notificaron que lo habían alquilado a otra persona. Pero eso no figura en ningún lado, no hay facturación, boletas, nada”, dice a este medio un operador que prefirió resguardar su identidad.

Para entender mejor la situación, cabe recordar que los puestos de este mercado son municipales y tanto productores como operadores pagan un canon mensual para su uso. El reglamento interno señala que, para que una administración le quite a un quintero su espacio de venta, se debe comprobar que en un año el mismo operó con volúmenes por debajo de los mínimos indicados en los contratos. Esta cláusula existe para fomentar un mayor ingreso de mercadería que, a su vez, potencie la competencia y favorezca a garantizar mejores precios en la región. Dicho esto, la decisión de cancelar contratos para re – alquilar los puestos de las playas no parece estar avalado por la normativa interna, y menos justificado éticamente en un contexto de crisis sanitaria y económica por la pandemia de COVID-19.

Publicidad

Son de público conocimiento las denuncias que ha recibido el mercado en los últimos años por su administración: sobreprecios en el alquiler de puestos, valores irrisorios en la descarga de mercadería y nula inversión en infraestructura, que tiene como consecuencia un edificio en condiciones insalubres. Entre los trabajadores circulan fotos de espacios comunes rebalsados de basura acumulada, desagües tapados, luces rotas o incluso baños sin agua.

Otro operador consultado por este medio -que tampoco quiso dar a conocer su nombre- dice desconocer en concreto los casos que presenta FARC, aunque reconoce que la discrecionalidad es moneda corriente en el manejo de los espacios de venta. “Sinceramente no me enteré de nada de este caso que me señalas, pero es posible, la gente de la administración comercia con los puestos. Quizás algún productor dejó de venir un mes por la enfermedad y cuando volvió se encontró con que se lo habían alquilado a otro. Están al salto, lo que quieren hacer es que venga gente nueva porque le pueden cobrar el ingreso. Les cobran por afuera, obvio, los que llegan tienen que poner un sobre con guita porque sino no le dan el puesto”, describió.

No es casualidad que las voces del concentrador se nieguen a declarar públicamente. En 2017, un artículo publicado por este medio señalaba que la corrupción política del Mercado Regional se mantenía firme desde hace años: funcionarios denunciados, productores baleados, coimas, puestos incendiados y hasta un productor muerto en circunstancias sospechosas y aún sin aclarar.

Otro punto que genera malestar en la comunidad del mercado es el precio que se cobra por la descarga. “La municipalidad de La Plata tiene el monopolio de la descarga y cobra valores muy altos en relación a otros mercados del país. Hoy se está cobrando 27 pesos por bulto. No podés descargar con nadie que no sea con ellos. Te ponen la cifra y, además, te descargan a la hora que quieren. Y ni se te ocurra decir que el servicio es caro o malo, porque después viene la represalia”, declaró un puestero a este medio.

Precios puestos fijos y playas libres en el Mercado Regional de La Plata a partir de octubre 2020.

Tal como concluimos en aquella nota publicada en 2017 (que puede leerse aquí) no es la idea de esta revista dificultar el día a día de ningún integrante de la comunidad del mercado, menos en un contexto donde, según afirman los propios actores, las amenazas son constantes. Si, por el contrario, se busca dar cuenta de los manejos irregulares de la institución, aunque muchos de ellos ya no son noticia para la frutihorticultura bonaerense.



¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído