Connect with us

Producción

Se estiman importantes pérdidas en la producción de tomate mendocina

|Mendoza|

La cantidad de hectáreas de tomate en la provincia creció este año un 40% respecto al año anterior. Esto hizo que los productores pusieran todas sus expectativas en las cosechas próximas y la industria estimara un buen año en términos comerciales. Sin embargo, los temporales que se llevaron a cabo cambiaron el panorama productivo y ahora se estima una temporada con pérdidas.

El granizo y las lluvias registradas en las últimas semanas impactaron de lleno en los rindes y en la calidad de los tomates mendocinos. Localidades como Guaymallén, Maipú, Junín, San Martín, Rivadavia y Lavalle están en una situación compleja debido al exceso de agua. El caudal de precipitaciones produjo un gran deterioro en la sanidad de los cultivos. Aparecieron numerosas enfermedades que no estaban previstas lo que llevó a que los productores debieran aumentar las aplicaciones de fungicidas y fitosanitarios.

Además el exceso de agua incrementó la cantidad de frutos sobremaduros junto a la presencia de varios verdes aun. Esto llevó a los productores mendocinos a no poder cosechar las cantidades de tomates rojos que planeaban para esta época (80 a 85%) porque los inmaduros son descartados por las industrias y por ende no se pagan. Pero, si no se cosechan en los próximos días los tomates sobremaduros empezarán a pudrirse y eso también se traducirá en pérdidas.

“Se espera que haya una disminución del rendimiento en Mendoza, por deterioro de la calidad, lo que llevaría el promedio por hectárea a 75 u 80 toneladas en 2021 cuando el promedio que se tenía dentro de la asociación estaba en unas 85 toneladas en 2020”, aseguró al medio Los Andes José Pierantonelli, ingeniero agrónomo y asesor de la Asociación Tomate 2000. Asimismo, el ingeniero aclaró que las explotaciones que logren incorporar mejores tecnologías -riego por goteo, formadores rotativos de cama, trasplante mecánico y un plan de fertilización- podrán obtener mejores resultados.

Por su parte Pablo Guevara, extensionista de Tomate 2000 en el Valle de Uco, manifestó que en dicha zona los cultivos también están en un momento complicado. La zona concentra casi el 60% de la producción de tomates de toda la provincia y dentro de los oasis que maneja la Asociación, el del Valle de Uco es el que más crecimiento registró en 2020. Pero varios episodios aislados de granizo y lluvias intensas hicieron que las plantas de tomate se dañaran, lo que favoreció el incremento de bacterias. El especialista detalló que, desde hace 20 días, están viendo cultivos afectados por bacterias desde la hoja hasta los frutos y esa realidad acortaría los ciclos normales del tomate para industria (115 a 120 días).

“Las lluvias y el granizo encontraron este año a los cultivos con 40 a 60 días y obligaron a empezar la cosecha a los 100 días, ya que los productores no pueden esperar más porque la planta se muere. Esto significa que, si lo habitual en el Valle de Uco es tener un rendimiento de 75 a 80 toneladas por hectárea, con suerte este año llegarán a las 50”, sentenció Guevara. Vale mencionar, que el número de toneladas que indicó el especialista no llegaría a cubrir los costos productivos. Si bien es necesario esperar a que se termine la cosecha, según sus estimaciones, los productores necesitarían un total de 65 toneladas para que la cosecha sea rentable.

Los expertos además agregaron que otra de las complicaciones que registran los productores se relaciona a la tarea de cosecha. Según explicó Pierantonelli, la recolección de tomates ya lleva dos semanas en el norte y el este de Mendoza, y está comenzando en algunas zonas del Valle de Uco. Al solaparse las cosechas de distintas áreas, la disponibilidad de servicios que permitan hacer una recolección mecanizada es muy poca. A eso se le suma la escasez de trabajadores que puedan cosechar de forma manual.

Publicidad

Todos estos problemas desalientan tanto a productores como a industriales mendocinos. Recordemos que la provincia aumentó la cantidad de hectáreas implantadas con el objetivo de cubrir el consumo de tomates que se da a nivel nacional: 650 millones de kilos. Sin embargo, se producen en total 454 millones. Esa diferencia fue el incentivo que llevó a que las principales industrias de Mendoza ampliaran sus programas productivos y trabajaran en conjunto con los productores a fin de satisfacer la creciente demanda. Pero el clima les jugó una mala pasada y hoy las estimaciones solo muestran perdidas.

Día de Campo del Tomate Industrial

El jueves pasado, el INTA La Consulta desarrolló la 28° edición del Día de Campo del Tomate Industrial con el objetivo de mostrar a productores, industriales y empresas de insumos cuales son los mejores tratamientos y tecnologías para el cultivo de la hortaliza de fruto. Además, durante la jornada se abordó la temática de los biocombustibles aplicada al cultivo de tomate.

Uno de los que participó en la jornada fue Cosme Argerich, ingeniero agrónomo del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) y asesor técnico de Tomates 2000. El experto comentó que este año desde el instituto trabajan en analizar distintas enmiendas orgánicas para reemplazar el guano en los cultivos, ya que su utilización está prohibida desde el 1 de enero por considerar que no se trata de una buena práctica agrícola.

El director de la estación experimental agropecuaria La Consulta del INTA, Daniel Pizzolato, fue otro de los presentes y se encargó de destacar el trabajo que realizan cada uno de los integrantes de la Asociación Tomate 2000. Detalló que la misma está conformada por 11 industrias, 160 productores, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, los gobierno provinciales y prestadores de bienes y servicios para el sector que trabajan en conjunto para potenciar el desarrollo del cultivo y su comercialización.

Al mismo tiempo Pizzolato planteó que es necesario aumentar la producción y las plantas de procesamiento en Mendoza para poder cubrir por completo el consumo interno. “Es un sector que creemos que va a tener un desarrollo importante en los próximos años, si continúan las condiciones macroeconómicas estables”, concluyó.

Fuente: Los Andes.

 



¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído