Seguí nuestras redes

Política Sectorial

Serán obligatorias las Buenas Prácticas Agrícolas para frutas y hortalizas

|Argentina|

Ya no es una novedad que las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) serán incorporadas al Código Alimentario Argentino (CAA) y su cumplimiento será obligatorio para productores de frutas y hortalizas.

Revista InterNos se comunicó con Mónica Ruiz, del Departamento de Gestión Ambiental del Senasa, para conocer qué perspectivas tiene el organismo sanitario respecto al cumplimiento de la normativa cuya obligatoriedad será exigida en dos años para las frutas y tres para las verduras.

“Desde Senasa trabajamos con los productores en difusión y sensibilización. Todas las etapas, desde siembra a la cosecha, deben hacerse bajo las Buenas Prácticas Agrícolas”, explica Ruiz. “Buscamos que se logre un producto totalmente inocuo, cuidando la salud del productor, la sostenibilidad ambiental y la calidad de los alimentos”.

Ruiz asegura que la adaptación a la normativa no será difícil para los productores frutícolas. “En el caso de las frutas, como muchos son exportadores, no van a tener grandes dificultades. El que exporta ya tiene que cumplir con muchos requisitos”, explica.

En horticultura, sin embargo, el panorama cambia. Existen muchos productores informados y capacitados, pero no esto no es regla general. “Dentro de los productores de hortalizas hay grandes diferencias. Algunos trabajan muy bien y otros tienen van a tener que hacer ajustes para cumplir esos requisitos”, dice Ruiz.

Cuando visita las quintas, en no pocas oportunidades Senasa advierte algunas “malas prácticas” como el incorrecto almacenamiento de los envases de productos fitosanitarios, la falta de análisis de agua para riego o la cría de animales en el predio donde se produce verdura. “Existe una diversidad de problemas, pero no en todas las explotaciones”, aclara la funcionaria.

Desde la siembra a la cosecha

Cumplimentar con las Buenas Prácticas es asegurar un proceso productivo que garantice a los consumidores alimentos sanos, seguros e inocuos. Así, entre otras cosas, un horticultor debe dar cuenta de un correcto manejo del agua, los fertilizantes y los productos fitosanitarios; también debe identificar su producto correctamente y demostrar su trazabilidad.

Pero las BPA también sirven para cuidar la salud de los productores, y más precisamente de los aplicadores de agroquímicos. “Deben preparar los fitosanitarios con todos los resguardos,  usar los Elementos de Protección Personal (EPP), identificar y almacenar los envases, leer las recomendaciones en las etiquetas”.

Además de los beneficios obvios para la salud, dice Ruiz, cumplimentar con las BPA significa optimizar los recursos. “Si vos haces las cosas bien, hay eficiencia y reducción de gastos. Porque vos vas a aplicar lo que tenés que aplicar. Si aplicas de menos o de más, o en las condiciones ambientales que no son las correctas, tenés un desperdicio”.

Al ser consultada sobre los recortes que el gobierno actual realizó sobre el organismo sanitario, y la posibilidad de que los mismos dificulten la capacitación de los productores, Ruiz declaró que será responsabilidad del actual equipo del Senasa “ser más eficientes con los recursos que tenemos” para lograr que la información llegue a los lugares necesarios.

En ese plan se pensó y lanzó una Curso Virtual de Buenas Prácticas Agrícolas destinado a técnicos y profesionales del sector frutihortícola, con el objetivo de brindar herramientas sobre BPA que éstos luego puedan trasladar a sus colegas y zonas de trabajo.

El curso online comenzará el 24 de septiembre, durará 8 semanas y deberán completarse 24 horas de cursado. Las inscripciones se extienden hasta el 11 de septiembre y hay vacantes limitadas.

Política Sectorial

La UATRE cerró un acuerdo salarial del 30% para los trabajadores rurales

|Argentina|

La Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores cerró un acuerdo paritario del 30,8% en cuotas para los trabajadores rurales, según lo confirmó a Infocampo el Secretario de Prensa de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), Alberto Barra.

El acuerdo se dividiría en cuatro aumentos diferenciales. El primero sería del 2,8% y correspondería a la cláusula de revisión del año 2017 que, aplicada a julio del 2018, modifica el piso básico del nuevo acuerdo salarial. A partir del próximo 1 de agosto se daría el aumento más significativo (18%) que se completará en los meses de octubre (5%) y enero de 2019 (5%).

La publicación oficial se realizaría la próxima semana, definida la escala salarial para cada categoría con los importes correspondientes. “Con una inflación probable para el 2018 del 40% no se puede hablar de orgullo en una paritaria, pero creemos que es un número bastante bueno y muy por encima de lo que han logrado otros gremios”, declaró Barra.

Continuar Leyendo

Política Sectorial

“Hay una estigmatización del trabajador del Estado”, dicen desde ATE Agroindustria

|Argentina|

Una comisión de ATE Agroindustria fue recibida el pasado martes por el secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, Santiago Hardie. El motivo del encuentro fue discutir la baja del Monotributo Social Agropecuario y solicitar la reincorporación de los 440 despidos en el área de Agricultura Familiar.

La reunión se produjo luego de que diputados que integran la Comisión de Legislación del Trabajo y la Comisión de Agricultura y Ganadería solicitaran que Hardie se reuniera con el gremio y diera explicaciones concretas sobre el desfinanciamiento que está sufriendo dicha Secretaría estatal.

Los justificativos fueron la ausencia de presupuesto y la necesidad de hacer más eficientes los recursos del Estado, argumento muy presente en todos los funcionarios de Cambiemos que deben dar explicaciones por despidos o ajustes en las áreas que coordinan.

“Nos dijo que era una cuestión presupuestaria, que no hay plata y que no se puede medir el impacto que tienen esos técnicos despedidos en el territorio”, afirmó sobre la reunión el delegado adjunto de ATE Agroindustria, Ignacio Cámpora.

Para Cámpora lo dicho por el funcionario “es irreal” y cuenta que en una reciente reunión con el Ministro del Interior Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, los gobernadores solicitaron rever la situación de los técnicos rurales porque de lo contrario quedarían abandonados territorios enteros.

“Dejan a campesinos y a asociaciones de productores sin la posibilidad de tener un asesoramiento técnico y sin la contención que significa que venga una persona y se interese, pregunte, esté cerca de comunidades que están muy alejadas. Pero según Hardie eso no era medible”, contó Cámpora a Revista InterNos.

Al ser consultado por la “ineficiencia” que alega el gobierno nacional a la hora de efectuar los recortes, consideró que “hay una estigmatización respecto a lo que significa ser trabajador del Estado” y agregó que “la mayoría de los despedidos defienden el rol del Estado como herramienta igualadora, eso es lo que era la Secretaría hace tres años y hoy ya no lo es, está vaciada”. El mayor porcentaje de despedidos tenía por lo menos diez años de antigüedad, mientras que en algunos casos eran más de 25 años trabajando en el área.

Durante el encuentro Hardie remarcó la falta de recursos, cuestión que no debería ser un problema ya que el presupuesto para financiar a su Secretaría fue aprobado en el año 2017. “No saben de dónde sacar plata, esto es cada vez más evidente”, comentó Cámpora al respecto.

Durante el encuentro los dirigentes gremiales propusieron mesas de negociación para la reincorporación de los trabajadores, hecho que finalmente no prosperó. Se esperan novedades en los próximos días, ya que desde el gremio aseguran que buscarán todos los caminos posibles para reincorporar a los trabajadores despedidos.

Continuar Leyendo

Política Sectorial

Retenciones a frutas y hortalizas, un golpe a las Economías Regionales

|Argentina|

Con el anuncio de las retenciones a las producciones primarias llegaron las voces de disconformidad desde el sector exportador frutihortícola. Aseguran que es un golpe directo al desarrollo del sector externo.

En reiteradas ocasiones el presidente Mauricio Macri expresó públicamente que las retenciones eran un “impuesto malo”. Desde su asunción bregó (con éxito) por reducirlas progresivamente para favorecer al sector agroexportador; sin embargo, el actual contexto de crisis lo obligó a retroceder sobre sus pasos y en las últimas semanas se anunció la vuelta de este arancel que no fue bien recibido en los productores de granos y mucho menos en el sector exportador de frutas y hortalizas.

“Lo triste es que los gobiernos nacionales siguen sin mirar las economías regionales. Es una burla para nuestro ajero que no representa nada en la nación, pero que acá en San Juan y Mendoza da trabajo a miles de personas”, dijo a Revista InterNos Javier García, exportador de ajos sanjuaninos. “Una vez más vemos dilapidadas nuestras chances de salir a apostar al campo aquí” expresó García, considerando a su vez que esta medida desalentará cualquier tipo de inversión a largo plazo, en perjuicio de los sistemas productivos.

Otro punto que preocupa al sector es la manera en que deben abonarse las retenciones. Lo agroexportadores deberán depositar el 12% (o los 4 pesos máximos por dólar de la mercadería exportada) antes del embarque del contenedor. “Por ejemplo, en un contenedor de ajos por el valor de 35 mil dólares hay que depositar el 105 mil pesos antes de pedir el permiso de embarque. Es una locura”, aseveró el productor.

Por otro lado, la producción de cítricos en el NEA también mira con preocupación la medida. “Es un manotazo fácil a un recurso seguro y que va en contra del desarrollo del sector externo y generar divisas” afirmó a un medio nacional José Carbonell, presidente Federación Argentina del Citrus (Federcitrus).

En los últimos años mandarinas, naranjas y pomelos venían recuperando sus niveles de producción y su lugar en los mercados internacionales, lo que explica que la noticia haya generado desconcierto entre los empresarios del sector. Quizás uno de los mayores errores del gobierno haya consistido en no mirar las particularidades de cada caso a la hora de colocar el arancel.

En este sentido, vale recordar los planteos que el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, trasladó a funcionarios nacionales solicitando que se revisara el esquema de retenciones para producciones con elevados costos de valor agregado como son las frutas (en el caso particular del Valle, las peras y las manzanas).

Desde el gobierno aseguran que el aumento del tipo de cambio compensa el impacto negativo de este nuevo impuesto (mismo argumento utilizado para la quita de los reintegros). Sin embargo, desde el sector agropecuario en general se ha respondido que la mayoría de los insumos necesarios para producir están dolarizados (agroquímicos, semillas, combustible) por lo cual los márgenes de rentabilidad se achican.

Este nuevo esquema de retenciones es, según Cambiemos, temporario: se extenderá en principio hasta 2020. El objetivo del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, es alcanzar el “déficit cero” y para eso necesita equilibrar las cuentas fiscales, aun tocando los intereses de un sector muy cercano a Macri como lo es el agro.

Luis Miguel Etchevehere, ahora secretario de Agroindustria, declaró recientemente que este es “un aporte que se le pide a todos los sectores exportadores, sin discriminación” por ser estos quienes están en condiciones de “aportar para incrementar la recaudación”.

Lo cierto es que el campo no existe como unidad ni puede entenderse como un grupo homogéneo. Frutas y hortalizas enfrentan una realidad diferente a la producción extensiva, por lo que también deberían ser diferenciales las políticas que el Estado dirija hacia estos a la hora de financiarse. No atender la situación de cada actividad puede atentar contra el crecimiento de las tan mentadas Economías Regionales, aquellas que en algún momento se plantearon como prioridad para que Argentina lograra ser “el supermercado del mundo”.

Continuar Leyendo

Lo más leído