Connect with us

Producción

Crece el descontento entre los productores de cebolla por los cortes de agua para riego

|Buenos Aires|

La zona productiva del Río Colorado, ubicada entre Bahía Blanca y Patagones, atraviesa hace un tiempo una importante escasez de agua que se profundiza con el pasar de los días. A esta situación se le suma el conflicto por los cánones que cobra la Corporación de Fomento del Valle Bonaerense del Río Colorado (Corfo), entidad que administra el riego en el lugar.

Los regantes denunciaron que la administración anterior cometió irregularidades en el cobro del servicio. Además rechazaron al nuevo representante de la Confederación, designado por el gobierno de Buenos Aires, y lo acusaron de “desfinanciar el Consorcio Hidráulico”. Con motivo de buscar soluciones, esta semana los regantes de Río Colorado se reunirán en una mesa chica.

Luciano Príncipe, ex presidente del Consorcio, habló sobre el conflicto con Bichos de Campo y dijo: “La temporada de riego se extendería hasta el 15 de febrero de 2022 o hasta fines de ese mes con la cantidad de nieve qué hay ahora. Pero el cuello de botella se generará en el reparto de agua hasta diciembre de este año y enero de 2022″.

Además agregó que con la cantidad de agua que disponen actualmente los productores, 0.3 litros por segundo por hectárea, peligran los cultivos. “Terminaremos a las trompadas por un chorro de agua como pasó siempre”, afirmó.

Publicidad

El principal cultivo de la región es la cebolla y según las estimaciones de Príncipe, si el agua se corta en febrero de 2022 y teniendo en cuenta los bajos niveles del recurso con los que cuentan hoy en la zona, los rindes serán mucho menores.

La idea es llegar con riego a esa fecha al menos y ver si se puede aumentar la frecuencia de riego entre diciembre y enero. La cebolla se sembraba históricamente hasta el 15 de septiembre y este año se está sembrando en seco y se regará recién a partir de octubre. Por eso decimos que su periodo de crecimiento será ajustado”, explicó el productor.

Recordemos que este sector productivo ya viene atravesando, desde el año pasado, un escenario complejo. Ante la escasa cantidad de agua en el dique Casa de Piedra (abastecido por el Río Colorado) muchos productores se trasladaron a Río Negro para llevar a cabo sus producciones. Pero en julio, cuando las lluvias aparecieron, la siembra se desarrolló con normalidad en ambas zonas. Como resultado, aumentó el área total de siembra y se incrementaron los volúmenes productivos – 210.000 toneladas –.

Así fue que las cebollas cosechadas no pudieron ser absorbidas en su totalidad por el mercado interno y la sobreoferta generó una caída importante de los precios. A esto se le sumó que Brasil, principal destino de cebollas argentinas, disminuyó sus importaciones.

El partido de Patagones presenta hoy una sequía histórica y al liberarse el agua más tarde las siembras se retrasarán. Esto implicará que los productores tengan que poner en marcha distintas maniobras para salvar los cultivos y, por ende, en el camino se incrementan los costos productivos.

En este marco, muchos horticultores se trasladaron a las cercanías del Instituto de Desarrollo del Valle Inferior (Idevi), Conesa y Rio Negro. Pero los que se quedaron en Río Colorado están, según informan desde la zona productiva,  con una "incertidumbre sin igual”.

Fuente: Bichos de Campo.

Publicidad


¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído