Connect with us

Política Sectorial

La emergencia agropecuaria en Santa Fe incluye a los productores frutihortícolas

|Santa Fe|

El gobierno de Santa Fe declaró, a través del Decreto N° 20/2022, la Emergencia Agropecuaria a causa de la sequía en la provincia (que se expande en gran parte del Litoral). La medida se extiende en la totalidad de los distritos santafesino, con excepción de General López. Regirá desde el 1 de enero hasta el 30 de junio de 2022 y alcanzará a los productores frutihortícolas.

“Estamos trabajando activamente con todos nuestros equipos técnicos, representantes del gobierno Nacional y todo el arco productivo provincial para acompañar de forma ágil y eficiente a los productores afectados por la falta de lluvias y las altas temperaturas registradas en los últimos días”, explicó a un medio local Daniel Costamagna, ministro de Producción, Ciencia y Tecnología de Santa Fe.

Vale mencionar que, por lo general, el sector productivo de frutas y verduras no se encuentra cubierto por seguros ante las inclemencias climáticas. Por lo tanto, la modificación el decreto representa un gran avance en materia de reconocimiento para el sector.

Que nos hayan incluido está muy bueno porque como somos un sector productivo muy chico generalmente no se nos tiene en cuanta y estas legislaciones apuntan siempre a los productores de soja, maíz, sorgo y ganadería. Esto se logró gracias a una gestión de los productores y de CAME a quién solicitamos apoyo”, comentó a InterNos Guillermo Beckmann, representante de la Sociedad de Quinteros de Santa Fe.

Los productores interesados deberán solicitar el certificado de emergencia o desastre agropecuario por medio de la pagina web de la Administración Pública, a través del Sistema Santafesino de Gestión de Situaciones de Emergencia Agropecuaria (Sisagea). Tendrán tiempo para hacerlo hasta el 15 de marzo.

Quienes estén inscriptos en el Registro Único de Producciones Primarias (Rupp) y denuncien, por medio de una declaración jurada, por lo menos un 50% de daños en sus cultivos o en su capacidad de producción estarán dentro de la categoría de Emergencia y se les otorgarán prórrogas para el pago de deudas impositivas provinciales por 180 días.

Aquellos que denuncien una afección del 80% o más estarán dentro del Desastre Agropecuario y entre los beneficios a los que podrán acceder se encuentra la condonación del impuesto inmobiliario rural también por 180 días.

Publicidad

A pesar de la buena noticia, Beckman señaló algunos puntos a tener en cuenta sobre los beneficios que anunció el gobierno. En primer lugar, consideró que eximir de impuestos a los productores frutihortícolas no es demasiado trascendental en este momento.

“Los productores se agrupan para alquilar tierras y poder producir, no todos entran dentro de este tipo de beneficios. La mejor ayuda sería que nos brinden mejores condiciones para acceder a una media sombra o a semillas, ya que nuestros insumos están dolarizados y se nos complica cada vez más adquirirlos”, detalló.

Por otro lado, el hecho de que los trámites para acceder a los certificados de emergencia deban hacerse de manera online representa una complicación porque “en la mayoría de las quintas o no hay internet o la conectividad es muy mala”.

En este marco, los productores solicitaron una audiencia con el Gobierno de la provincia y el Ministerio de Agricultura para negociar los beneficios y las condiciones para acceder a los mismos. La misma, se llevará a cabo la semana próxima.

“La reunión será para que nos expliquen qué alcances tienen los beneficios. Tenemos la esperanza de poder dialogar, hasta ahora no nos recibió nunca este gobierno provincial y es muy poco el diálogo que tenemos”, comentó el productor  y dirigente santafesino.

Para finalizar, Beckman reconoció que la realidad de los productores frutihortícolas de Santa Fe es compleja. Están atravesando un momento complicado por las pérdidas productivas que vienen acumulando a causa de la sequía y el calor. A esto se le suma la inversión que requiere la actividad, donde todos los insumos se encuentran dolarizados.

Después de la ola de calor, las pérdidas fueron enormes y tardaremos mucho en incorporarnos de nuevo al circuito. Por suerte todavía quedan productores que no bajan los brazos y tienen ganas de seguir en la actividad, aunque sea difícil mantenerla. Hoy somos 320 productores que siguen apostando al trabajo, arriesgándolo todo”, concluyó para este medio Guillermo Beckman.

Publicidad


¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído