Connect with us

Producción

Cerezas: protocolos e incertidumbre

Foto: CAPCI

|Río Negro y Neuquén|

En pocos días comenzará la cosecha de cerezas en la zona del Valle de Río Negro y Neuquén. Este año la  actividad estará cargada de obstáculos para las empresas y productores frutícolas debido a las complicaciones que implicará el traslado interprovincial de trabajadores golondrinas. Si bien ya hay algunos protocolos sanitarios implementados y en funcionamiento en las diversas localidades, todavía existen puntos a discutir.

Recordemos que en Río Negro, el Ministerio de Producción junto con las empresas del sector, vienen trabajando hace algunas semanas en la actualización del Protocolo Migrante que había surgido en marzo. El mismo, exigirá a cada trabajador la realización de un hisopado previo a viajar, se realizarán controles sanitarios en los transportes encargados del traslado del personal y se exigirá el cumplimiento de una cuarentena obligatoria de 14 días en los campos a cada trabajador. Sin embargo, uno de los puntos que más conflictos está generando y que todavía se encuentra en discusión es el dispar acatamiento de cada municipio a los protocolos provinciales. Una problemática que las empresas plantean de manera frecuente.

Foto: Información difundida por el Ministerio de Producción de Río Negro.

General Roca es una de las localidades que ya puso en marcha los protocolos. De hecho, esta semana llegaron a la ciudad un centenar de trabajadores provenientes de Tucumán para realizar las tareas culturales que inician con la temporada de frutas de carozo y pepita.  “Vienen con el hisopado hecho, barbijo, con todo el cuidado que tienen que tener para que puedan viajar. Estamos tratando de que no ingresen trabajadores que no tengan trabajo confirmado. Todos los que vengan tienen que haber sido convocados y haber trabajado en alguna temporada anterior”, explicó Sergio Alarcón, secretario de UATRE Roca al medio La Comuna.  La llegada de los trabajadores implicó una gran logística, ya que solo 35 personas viajaron por unidad de traslado. Además, se estima que en las próximas semanas al menos 5.000 personas más lleguen a suelo rionegrino.

Leer también: Se ajusta el Protocolo Migrante en el Valle

El panorama en Neuquén no es muy diferente. En esta provincia ya se plantearon algunas medidas sanitarias para el ingreso de los trabajadores,  como es la exigencia de un hisopado antes de viajar y una cuarentena obligatoria al llegar a destino. Pero el ingreso a las localidades y la cantidad de días de aislamiento que cada trabajador deberá cumplir, dependerá de la decisión de cada municipio en particular.

Para conocer más detalles sobre los preparativos que implicará la cosecha de este año, desde InterNos nos comunicamos con Anibal Caminitti, gerente ejecutivo de la Cámara Argentina de Productores de Cerezas Integrados (CAPCI).

Publicidad

La primera instancia de los protocolos a cumplir se relaciona a la readecuación interna de cada empresa en materia sanitaria. Esto implica el distanciamiento social entre los trabajadores, la higiene de los mismos, las actividades organizadas en pequeños grupos y la disposición de infraestructuras para el cumplimiento de las medidas. Según el representante de la cámara eso ya se encuentra encaminado y acordado. Sin embargo, los protocolos para la llegada de los trabajadores de otras provincias todavía están en discusión. Esto sucede porque cada jurisdicción provincial, e incluso municipal, reinterpreta y pone en marcha los lineamientos de maneras diferentes.

“Personalmente creo que esto es una complicación. Todos tenemos un denominador común que es la pandemia y esta situación a todos nos demanda las mismas medidas de cuidado sanitario. No entiendo por qué en cada jurisdicción entonces hay protocolos distintos e interpretaciones distintas cuando la enfermedad es la misma, la forma de contagio es la misma y la forma de monitoreo  ya está convalidada no solo a nivel nacional, sino internacional”, manifestó Caminitti a este medio.

El traslado de los trabajadores es el gran punto de conflicto, ya que los colectivos deberán limitarse a trasladar personas sin superar el 60% de su capacidad y eso implica un aumento en los costos para las empresas. A esto se le suma la exigencia de los hisopados en cada provincia de procedencia. En relación a esto último,  el representante de la cámara dijo: “En el caso de Tucumán los laboratorios están en la capital y el personal que viene a trabajar en su mayoría se encuentran en localidades aledañas. Entonces se tienen que trasladar para hacerse los estudios. Además, hoy Tucumán continúa en fase 1. Entonces para las personas no es tan sencillo trasladarse desde sus pueblos a la capital”. También agregó que los tiempos de espera que transcurren entre la realización de los hisopados, la confirmación de los resultados  y la organización del traslado hacia la zona del valle,  constituye un periodo ventana que puede ser muy riesgoso.

El gerente de CAPCI aseguró que todos estos cuestionamientos fueron planteados a los ministerios provinciales y nacionales, pero que sigue habiendo “puntos grises” en el abordaje de la situación. Incluso explicó que algunas autoridades municipales directamente se niegan a permitir el ingreso de trabajadores de otras provincias, más allá de que el resultado de los hisopados sean negativos.

“Algunos plantearon que resolvamos la cosecha con personal local y eso es imposible. Esa mano de obra local nunca existió, a pesar de que todos los años se hagan convocatorias. Es una cuestión cultural, tiene un trasfondo mucho más profundo y siempre fue así. La actividad demanda una gran cantidad de mano de obra migrante, si no vienen no se puede levantar la cosecha”, dijo Caminitti.

Al finalizar la entrevista el gerente de CAPCI aseguró que este año, pese a algunas heladas en las zonas de Chubut y Santa Cruz, la cosecha tendrá buenos volúmenes de frutas. Sin embargo, las empresas contemplan la posibilidad de sufrir pérdidas productivas por la falta de mano de obra o a las complicaciones que surjan como consecuencia de la pandemia. “Este año la organización, la productividad y la eficiencia va a ser diferente por todo lo que los protocolos demandan,  y por las complicaciones que pueden surgir en medio de la actividad.  Todo eso va a influir en la productividad y va a ser un desafío afrontar esta temporada”, concluyó Anibal Caminitti.

 

 



¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído