Connect with us

Política Sectorial

Productores de Almafuerte reclaman por escasez hídrica

|Córdoba|

Un grupo de productores hortícolas de la  ciudad de Almafuerte, reclaman  por la escasez de agua en sus quintas. Situación que les está impidiendo producir hortalizas y comercializarlas en la zona.

El cinturón hortícola de la ciudad está ubicado al oeste y hasta hace un tiempo se abastecía de agua a través del Canal Molina, un sistema de riego construido en el siglo XIX. Se trata de un extenso túnel que extrae agua del Lago Tercera Usina  y lo distribuye a toda la zona productiva de Almafuerte. A pesar de que la antigua construcción resultaba innovadora para la época, hoy empieza a mostrar sus  limitaciones.

A principios del año pasado, el canal sufrió una rotura a 14 metros de profundidad lo que dificultó la distribución de agua. Esta situación tuvo un impacto directo en los productores locales, ya que desde ese entonces se encuentran con escasas posibilidades para realizar el riego de sus cultivos.

Cuando el Canal Molina se rompió, la provincia de Córdoba anunció la realización de uno nuevo. Sin embargo, al día de la fecha la obra no se finalizó. El objetivo de esta nueva construcción es proveer agua a las zonas hortícolas desde el mismo lago, pero de un tramo más cercano a la ciudad.

Foto: Obra del canal hoy.

Vale mencionar que la escasez de agua es solo el comienzo de una cadena de consecuencias para los productores de la ciudad. Al no poder cultivar en óptimas condiciones, no cuentan con suficientes hortalizas para comercializar en la feria que ellos mismos llevan adelante cada sábado desde 2017 frente a la municipalidad.  “En un principio para ser parte de la feria el requisito era ser de la ciudad y solo se vendían los cultivos de acá. Pero ahora para evitar que se muera el espacio tuvimos que dejar que los puesteros vendieran verduras que traen del mercado de Córdoba o Mendoza, solo por conservar el espacio. La mayoría de los productores son bolivianos, necesitan producir y sin el canal de agua es imposible. Para nosotros es una gran pérdida, necesitamos que la obra avance”, explicó a InterNos Daniel Oliva, productor de Almafuerte.

"Solo nos queda esperar que la provincia termine la obra"

Publicidad

El reclamo de los productores se dirige directamente al municipio. En este escenario nos comunicamos con Fernando Martínez, actual secretario de Gobierno de la Municipalidad de Almafuerte a fin de conocer más en detalle el estado de la obra en construcción y el alcance que la misma tendrá. Martínez aseguró que la gestión actual está al tanto del problema que implica para los productores que el canal no esté terminado. Sin embargo, aclaró que la obra pertenece a la provincia de Córdoba y que todavía no hay fecha de finalización para la misma.

"Desde la municipalidad incentivamos a que los productores continúen con la feria,  que incorporen productos elaborados por ellos y  que traigan alimentos de otros mercados. Entendemos que esta última no es la mejor opción por la competencia de precios que se genera, pero ante esta situación es la alternativa que les ofrecemos. La obra no va a estar inconclusa toda la vida, es una solución temporaria", manifestó el Secretario de Gobierno.

De acuerdo a lo que explicó el representante del municipio, desde el área de Bromatología además se trabajó durante un tiempo en la incorporación de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) en las quintas productivas de la ciudad con el objetivo de que los horticultores pudieran acceder a incentivos económicos para su actividad. Aunque no pudo precisar una cantidad exacta, Martínez dijo que varios pudieron inscribirse y obtener ese beneficio.

A pesar de estas acciones concretas, desde el municipio de Almafuerte aseguran que ellos solo pueden esperar a que el gobierno provincial termine el canal en construcción. Mientras tanto los productores se ven imposibilitados a cultivar frutas y verduras, y lo poco que cosechan o tienen de otras temporadas se vende en la feria local. Pero demás está decir que esos alimentos se convierten en un recurso finito y el circulo productivo deja de fluir, porque sin cultivos no hay ventas y sin ventas no hay ingresos.

Otro de los problemas que manifiestan los  productores locales se relaciona a la tenencia de tierras y la posibilidad de construir estructuras de material donde trabajar, por ejemplo, invernaderos para no depender de la obra del canal.  En esta línea, el proyecto de ley de acceso a la tierra que lleva adelante la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), se plantea como una buena opción. Según Oliva, con la existencia de una ley que permita a los productores comprar sus propias hectáreas de tierra el escenario podría empezar a mejorar. Sin embargo, por el momento el escenario es de escasez y bastante incierto. Quienes cultivan las tierras en Almafuerte alquilan cada hectárea por lo que construir estructuras permanentes es imposible, ya que si en un tiempo esos contratos de alquiler se caen las pérdidas económicas serían enormes.

En estas condiciones los horticultores de la ciudad buscan alternativas productivas para salir adelante. Siembran y cultivan variedades resistentes a la sequía y a las inclemencias climáticas que cada año atraviesan.  Pero la diversidad productiva y las posibilidades de crecimiento cada vez son más chicas. “Es muy difícil luchar contra el clima y contra el desinterés. Nuestro trabajo es complejo y muy importante pero nadie lo valora. Yo antes cultivaba frutales y mucha variedad de hortalizas, ahora siembro lo que puedo. Intento diversificar lo más que puedo la producción para evitar el problema del agua”, concluyó Daniel Oliva para este medio.



¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído