Connect with us

Política Sectorial

Denuncian a Syngenta en Suiza y EEUU

|Internacional|

Una investigación europea denunció a la empresa Syngenta por letalidad en uno de sus herbicidas. Quienes llevaron a cabo el estudio cuentan con pruebas del daño causado por la firma suiza desde 1990.

Paraquast es el nombre del producto en cuestión. Según los investigadores de Public Eye y Unearthed,  la empresa acumula denuncias desde hace más de dos décadas por el impacto de sus productos en el ambiente y la salud de los ciudadanos. Sin embargo, Syngenta sigue produciendo y comercializando el herbicida.

Además de la investigación Europea - publicada ayer también en página 12 -  se suman nuevas denuncias de productores agropecuarios estadounidenses contra la empresa según lo informa la misma Sociedad Suiza de Radiotelevisión en su portal online:  Doug Holliday es un agricultor norteamericano que en mayo presentó una demanda colectiva -a la que se sumaron al menos 100 productores más contra Syngenta en el Tribunal de Distrito de Iowa. Acusan a Syngenta de no haber advertido a la comunidad agrícola de los peligros conocidos y de los riesgos potenciales asociados al uso del Paraquat. Con esta ya son mas de 380 las demandas colectivas que la empresa tiene solo en aquel país. Los abogados de estos demandantes coinciden con las investigaciones de Public Eye en un sentido: la similitud con el caso del Roundup de Monsanto ( ahora Bayer). Laurent Gaberell, de la organización suiza Public Eye explicó que “El accionar de Syngenta con sus pesticidas es muy similar al de Monsanto/Bayer con el glifosato, privilegian sus ganancias por sobre la salud”.

El Paraquat se vende en todo el mundo con el nombre de Gramoxone sobre todo para controlar malezas en cultivos de soja, algodón y maíz pero también en otros.  En EEUU, la comunidad médica cientifica asocia el uso de este tipo de herbicidas con el aumento de casos de Parkison.

Por su parte, los investigadores de Public Eye y Unearthed acudieron a documentos internos y al testimonio de Jon Heylings, toxicólogo que trabajó durante 22 años para Syngenta y fue responsable de seguridad del plaguicida. Así fue que se dio a conocer que la empresa tenía conocimiento de los daños ocasionados por el herbicida.

Publicidad

"La dirección de la empresa se negó a aumentar la proporción de emético -sustancia para causar vómitos- principalmente por motivos de costos. Syngenta antepuso las ganancias a la seguridad del producto y toleró miles de muertes. Es como si una fábrica de autos vendiese sus vehículos con cinturones de seguridad que no funcionan, un fraude  donde lo que está en juego es la vida”, comentó Gaberell.

La investigación también demuestra que durante casi 60 años Syngenta y la compañía ICI del Reino Unido produjeron un herbicida llamado Gramoxone, que contiene paraquat como ingrediente activo. En ese sentido, desde la ONG explicaron que “es uno de los herbicidas más tóxicos del mundo”, solo un sorbo puede ser letal para los humanos y no existen para él antídotos disponibles en caso de intoxicación. Al mismo tiempo, responsabilizaron al producto de causar la muerte de decenas de miles en todo el mundo desde 1960.

Vale mencionar que el herbicida se encuentra prohibido en más de 50 países de todo el mundo y en Suiza desde 1989. A pesar de esto, la multinacional continua comercializándolo incluso en Argentina donde la empresa tiene una importante presencia en el sector agropecuario. Lo mismo pasa con EEUU y es uno de los sostenes de la denuncia de los productores: "Está prohibido incluso en China, aunque los chinos sean ahora los dueños de Syngenta", comentó el productor Holliday al medio suizo.

En este marco, la Red de Acción en Plaguicidas en América Latina (Rapal) hace más de una década que denuncia el accionar de Syngenta y solicita la prohibición del paraquat. En abril del año pasado la Red mantuvo reuniones con la dirigencia política para advertir sobre la peligrosidad de dos productos de alto uso en el país: clorpirifos (insecticida)y paraquat (herbicida). Sin embargo el lobby y las estrategias publicitarias puestas en marcha por la empresa internacional solaparon las denuncias.

Javier Souza Casadinho es referente de Rapal y docente en la UBA, el mismo explicó que la utilización del producto en Argentina se incrementó de 1.3 millones de kilos en 2007 a 7.5 millones en 2016. Además, dijo que está comprobado que el paraquat tiene vinculación directa con enfermedades como el Mal de Parkinson, cáncer de piel, edema pulmonar, insuficiencia pulmonar, hepática y renal, entre otras.

"Como con el glifosato, con el paraquat y la atrazina  hay muchas pruebas de sus efectos en la salud y el ambiente, pero es una decisión política seguir utilizándolos, siempre con el argumento de generar divisas y, además, con la presión de las corporaciones que los venden”, consideró el experto.

En paralelo subrayó el rol que ocupa la multinacional en la sociedad y la política nacional: “De forma insólita, Syngenta forma parte de la mesa del hambre y ahora sus campañas publicitarias hablan de desarrollo sostenible, o preocupación por el ambiente”, comentó.

Asimismo explicó que Syngenta es el mayor productor del mundo del herbicida atrazina, del cual está comprobado que produce perturbaciones en el sistema endócrino, reproductivo y que se encuentra presente incluso en el agua potable. Sirve aclarar también que este producto se encuentra prohibido en 40 países. A pesar de este escenario, en 2015 Argentina importó dos millones de kilos de este herbicida y en 2017 llegó a los 5.3 millones.

 

Publicidad


¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Lo más leído