Connect with us

Comercialización

El Mercado de Córdoba refuerza sus medidas sanitarias y normaliza la comercialización

|Córdoba|

El Mercado de Abasto de Córdoba fue el único mayorista a nivel país que, a la fecha, tuvo un infectado por Coronavirus entre sus trabajadores. Sin embargo, días después de confirmada la noticia, el Ministerio de Salud de la provincia descartó la posibilidad de un contagio comunitario, al informar que los testeos de contactos estrechos del infectado tanto en el mayorista como en su círculo íntimo, dieran negativo. “Fue una noticia fantástica para el mercado. Significa que no hubo contagios y que no se transmitió dentro del predio”, dijo a InterNos Raúl Romero, integrante de la Cooperativa Mercoop.

La confirmación del caso no pasó desapercibida entre operadores, changarines y verduleros, quienes comenzaron a tomar mayor conciencia de la situación. “La gente se acostumbró a respetar el distanciamiento y estamos en un 100% en el uso de barbijos. Además, hay un control permanente sobre las cuestiones de higiene”, resaltó Romero.

Lógicamente, las medidas sanitarias tomadas por Mercoop desde el comienzo de la pandemia se intensificaron a partir del caso positivo de COVID-19. Operadores y cooperativas de changarines fueron abastecidos con alcohol en gel y barbijos descartables (de renovación semanal); también se incorporaron seis “pistolas de temperatura” para controlar el ingreso de todas las personas que cada día llegan al Mercado. Se sumó personal de limpieza permanente para los horarios de venta, se colocó cartelería relativa a las normativas de sanidad por el Coronavirus y se amplió el horario de venta (lunes de 10:00 a 17:00 horas y martes a viernes de 12:00 a 19:00 horas).

Publicidad

“Agregar dos horas más a la venta causó algún enojo al inicio, porque los compradores están acostumbrados a venir en el horario de apertura, con lo cual se generaban grandes colas en los primeros días. Pero el cliente se fue adecuando a venir en forma espaciada. Sanitariamente es muy positivo. El amontonamiento de gente es cero”.

Para Romero, las medidas de sanidad ganan efectividad ante la aceptación tanto del personal permanente como de los verduleros. “El cliente ha entendido que el ingreso controlado y lento es absolutamente necesario. Muchos comenzaron a realizar sus pedidos telefónicamente para evitar las colas y retirar sus productos rápidamente, sin permanecer tantas horas en el predio”, relata el dirigente quien además preside la Cámara de Operadores Frutihortícolas de Córdoba. Se estima que por esta medida permanecen en el Mercado solo unos 500 o 600 vehículos al mismo tiempo, cuando en circunstancias normales ese número puede ascender hasta 2000.

Un aspecto importante para normalizar la situación en el mayorista fue la presencia de inspectores municipales, ausentes durante la primera semana de aislamiento. Si bien desde Mercoop ya se habían distintas acciones destinadas a evitar contagios, la falta de inspectores dificultaba su aplicación en la diaria. La situación se normalizó cuando, días después, desde la Dirección de Ferias y Mercados garantizaron nuevamente la presencia de dicho personal en el predio.

Precios estables

Mucho se ha hablado durante las primeras semanas de los aumentos en frutas y verduras en los mercados mayoristas del país. Y es que, si bien en algunos casos éstos fueron justificados por cuestiones estacionales o problemas logísticos, en otros respondieron directamente a una especulación frente a la demanda creciente en el contexto de aislamiento y el “stockeo” de muchos consumidores.

Para evitar abusos comerciales, y por orden expresa del presidente Alberto Fernández, la Secretaría de Comercio de la Nación lanzó un Ley de Abastecimiento en la que fijó precios máximos por producto y aumentó su fiscalización en mercados concentradores, supermercados y locales minoristas. Como consecuencia, muchos mayoristas generaron “acuerdos de abastecimiento” con precios de referencia para garantizar ventas a un precio razonable en un momento donde, además, el poder adquisitivo de gran parte de la sociedad se vio golpeado por el cese de la actividad económica. El caso del Mercado Central de Buenos Aires con el Compromiso Social de Abastecimiento quizás fue el más rutilante, pero se realizaron acciones similares en los Mercados de Santa Fe o Río Cuarto, por ejemplo.

El Mercado de Córdoba no avanzó en un acuerdo de este tipo, y por eso desde InterNos le preguntamos a Raúl Romero cuál era el estado de situación actualmente. “Los precios están controlados. Se encuentran accesibles a raíz de un progresivo y permanente descenso de las ventas, consecuencia de la situación económica que vive el país". En esta baja de precios, Romero destacó a los cítricos que están en temporada: los volúmenes de mercadería que ingresan al Mercado crecen, pero no así su venta. “La caída del limón ha sido estrepitosa; un 50% del precio que tenía hace un mes. Lo mismo la naranja y la mandarina. La gente cada vez tiene menos dinero y compra menos. Se está empezando a notar un exceso de oferta y la falta de demanda”, concluyó el dirigente.



¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Protocolos Mercados

Más sobre Protocolos Mercados

Medidas Económicas

Más sobre Medidas Económicas

Covid-19 en Frutihorticultura

Más sobre Covid-19 en Frutihorticultura

Horarios Mercados

Lo más leído