Connect with us

Comercialización

¿Cómo están actuando los mercados mayoristas del mundo ante el Coronavirus?

|Argentina|

En las últimas semanas, gobiernos de todo el mundo han comenzado a extremar las medidas para frenar la rápida expansión del Coronavirus (COVID19). La cuarentena y el distanciamiento social han sido, en principio, las acciones que en países como China o Corea del Sur han logrado “aplanar la curva”, como lo llaman los expertos: esto es, reducir la cantidad de nuevos casos por día y detener el crecimiento exponencial de la enfermedad por contagio.

En nuestro país, el gobierno nacional suspendió las clases, canceló eventos y llamó a evitar las grandes concentraciones de gente y la circulación en general. En ese contexto, cada actividad productiva, política o cultural tuvo que rever su funcionamiento (en principio) de cara a las próximas dos semanas. Se dieron de baja shows, recitales y marchas como la del 24 de marzo; se cerraron bares, restaurants y comercios en general. Se comenzaron a promover las compras online y los envíos a domicilio.

Los dirigentes frutihortícolas del país solicitan a los operadores y clientes minimizar el contacto directo durante las compras.

Sucede algo especial con los mercados concentradores de frutas y verduras. Como posiblemente sepa todo lector de este medio, su actividad comercial se caracteriza por reunir a una importante cantidad de compradores en espacios y horarios reducidos, donde se favorece el contacto personal. La concentración de la oferta frutihortícola, con productos que llegan desde distintas zonas productivas del país, atrae a cientos de verduleros que cada día se abastecen de mercadería para proveer al consumidor final de la cadena.

Si bien circularon algunas versiones sobre una cuarentena generalizada, es decir, de toda la sociedad, el propio Alberto Fernández reconoció que frenar de manera total la actividad productiva y comercial tendría consecuencias económicas “muy negativas” que no ayudarían a resolver el problema de la pandemia. Y en este caso podemos colocar a la distribución de frutas, hortalizas y legumbres: detener la cadena causaría un triple efecto negativo: los productores no tendrían dónde colocar la mercadería (perdiendo una inversión de semanas de trabajo), los operadores y verduleros no podrían distribuirla, y los consumidores estarían privados del acceso a estos alimentos fundamentales, promoviendo una sensación de “desabastecimiento” que ya de por sí prevalece en muchos sectores de la sociedad.

Lee también: Los mercados mayoristas analizan acciones frente al Coronavirus

Las medidas tomadas en Argentina apuntan a evitar el contacto directo entre compradores minoristas y operadores.

En nuestro país cada mercado mayorista decidió por su cuenta, y en consonancia con las disposiciones locales, cómo operar los próximos días. Cabe recordar que, si bien algunos mercados son privados y pueden tomar decisiones autónomas respecto a sus días y horarios de funcionamiento, en general todos se encuentran categorizados bajo la órbita de “servicio público” y están obligados al abastecimiento de mercadería, salvo casos de fuerza mayor.

Por eso, en principio todos los concentradores reforzaron las medidas de higiene: jabón en los baños, aplicadores de alcohol en gel en los puestos de venta y/o galpones, limpieza continua de sanitarios, disposición de papel higiénico y toallas de papel. Además, entidades como el Mercado de Abasto de Córdoba, el Mercado de Productores y Abastecedores de Santa Fe o el Mercado Concentradores de Neuquén (solo por poner algunos ejemplos) ampliaron los horarios de atención para dosificar o segmentar el ingreso de verduleros y público general. Otros incentivaron a sus operadores a trabajar con sus clientes vía telefónica, de manera que puedan preparar la mercadería con antelación y reducir la interacción cara a cara en el puesto. En Tucumán, Mercofrut decidió suspender la apertura de su feria minorista hasta que finalice la cuarentena.

En un contexto de incertidumbre global por la expansión del virus, cabe preguntarse qué han hecho los mercados de frutas y verduras en los países de Europa y América Latina que presentaron casos de COVID-19.

España

Según informó Mercasa (la Red de Mercados administrada por el Estado) se han reforzado las medidas de higiene en las 23 unidades alimentarias de distribución mayorista y, por el momento, la actividad se realiza con total normalidad y un abastecimiento regular. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, hizo un llamado a la calma de la población y aseguró que "no tiene sentido acumular", ya que "todo lo que se refiere a la producción y a la logística de distribución y venta al público está asegurado para el aprovisionamiento de todos los ciudadanos”. Además, Mercasa recordó que se están garantizando alimentos frescos en los mercados municipales (de mayor cercanía a la comunidad) y muchos están realizando incluso repartos a domicilio.

Sin embargo, algunos usuarios de Twitter han respondido a las publicaciones oficiales con imágenes de góndolas de supermercados desabastecidas, tanto en productos procesados como en fresco. Lo cierto es que es difícil determinar si estas situaciones se produjeron por un aumento de la demanda ante las restricciones de circulación o por un menor flujo comercial en la cadena. Por el momento, las autoridades confirman que el suministro alimentario funciona con normalidad.

Francia

Según informó la Revista Mercados, en Francia los mayoristas de frutas y verduras son algunos de los puntos de venta que pueden permanecer abiertos a pesar de la restrictiva cuarentena a la que ha llamado el gobierno debido al elevado número de casos positivos de COVID-19 que presentó dicho país. Sin embargo, lo que preocupa especialmente al sector es el cierre de establecimientos educativos, comercios y restaurantes, a los cuales abastece mayormente.

“Podemos considerar que este sector ha perdido el 80% de su actividad desde los anuncios del presidente de la República y el Primer Ministro, los días 12 y 13 de marzo”, comentó Laurent Grandin, presidente de Interfel, una asociación nacional -de carácter privado- interprofesional agrícola de Francia. En cuanto a las importaciones de productos frescos desde Italia y España, Grandin informó que “están aseguradas”, aunque se encuentran en estado alerta vigente ante el cierre progresivo cierre de fronteras.

Perú

El ministro de Agricultura y Riego (MINAGRI), Jorge Montenegro, afirmó que en este país el abastecimiento de alimentos en los mercados mayoristas está por el momento garantizado y con precios normalizados en la ciudad capital de Lima. “Esta mañana ingresaron 8000 toneladas de productos de primera necesidad (verduras, hortalizas y frutas) entre el Gran Mercado Mayorista de Lima (GMML) y el Mercado de Frutas No. 2”, señaló el ministro el pasado 16 de marzo.

En este país también se decretaron medidas de aislamiento social, pero al igual que en los casos mencionados anteriormente las mismas permitieron la apertura de los mercados y el acceso de las personas a los centros de abastos de la capital. Las autoridades solo insistieron en que las compras se realicen “de manera ordenada”, sin proceder a la acumulación innecesaria de stock ni al amontonamiento de gente.

En el siguiente video (del 13 de marzo) se puede ver cómo la dirigenta del mercado Santa Anita (Lima), René Matos, invita a mayoristas, minoristas y público general a comprar en la entidad. Entre los pasillos se aprecian decenas de personas en un día de trabajo normal, lejos de las medidas de distanciamiento o contacto mínimo que ya se exigen en nuestro país.

El canal de noticias ATV (Perú) recorrió las instalaciones del  mercado Santa Anita en Lima, Perú.

“El MINAGRI y la Municipalidad de Lima supervisan flujo normal de camiones con alimentos. En los últimos días el suministro de productos al mercado Santa Anita y Mercado de Frutas No. 2 ha sido normal y fluido. Se reportó un ingreso promedio de entre 8000 a 10.000 toneladas de alimentos diarios. El 60% corresponde a frutas y el 40% a verduras y hortalizas”, concluyó Jorge Montenegro.

Uruguay

El pasado viernes 13 de marzo las autoridades uruguayas confirmaron los primeros casos de personas infectadas con Coronavirus, lo que disparó la compra masiva de elementos de higiene o de alimentos (algo que lejos está de ser exclusivo de la sociedad uruguaya). Sin embargo, según publicó el medio El Observador el día 16 de marzo, la situación de los mercados mayoristas uruguayos no cambió significativamente: operatoria sin restricciones, con buen abastecimiento desde las quintas y un aumento puntual en el consumo de cítricos, por su conocido aporte de vitamina C.

“En el caso de las frutas y hortalizas, se percibió durante el fin de semana una intensa demanda en ferias, almacenes o grandes bocas de expendio. Eso hizo que este lunes en el Mercado Modelo la actividad fuera de una intensidad mayor”, informa el medio uruguayo. Y agrega que por el momento el funcionamiento de la entidad será normal, aunque atento a las indicaciones oficiales. Además, se seguirán promoviendo las buenas prácticas indicadas por el Ministerio de Salud Pública, garantizando la higiene adecuada en los espacios de circulación y evitando saludos con besos o apretones de manos, entre otras acciones.

Chile

Al igual que en Perú, las autoridades chilenas buscan calmar las aguas y despejar dudas sobre la disponibilidad de frutas, verduras y otros alimentos en fresco. "Chile no tiene problemas de abastecimiento y por eso hacemos un llamado a la calma, no hay razón de caer en la especulación ni caer en el acaparamiento de alimentos porque eso entorpece el buen funcionamiento del mercado”, expresó al respecto el Ministro de Agricultura, Antonio Walker.

El mercado de Lo Valledor extremó sus medidas de higiene y lanzó una campaña de comunicación para concientizar a sus clientes.

Actualmente Chile está en plena época de cosecha de frutas como manzanas, kiwis y uvas. El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Ricardo Ariztía, afirmó que "el sector agrícola está trabajando normalmente en el packing y en los campos” y que “se han establecido los protocolos de que ninguna de las actividades debiera parar, excepto quienes presenten síntomas de la enfermedad, que se deben aislar y mandarlos a sus domicilios”, informó El Economista.

El mercado de Lo Valledor, por caso, ha decidido adoptar medidas concretas como resguardar a los operadores y clientes usando mascarillas y guantes de látex, además de repartir alcohol en gel e implementar un sistema para el lavado de manos en cuatro puntos del mayorista. También inició una campaña de comunicación interna, con cartelería distribuida y reparto de folletos, para generar conciencia y prevenir sobre el contagio de este virus.

¿Te gustó lo que leíste?

Acompañanos y formá parte de nuestra comunidad de lectores para garantizarte información de calidad.

Suscribite ACÁ.

Publicidad

Protocolos Mercados

Más sobre Protocolos Mercados

Medidas Económicas

Más sobre Medidas Económicas

Covid-19 en Frutihorticultura

Más sobre Covid-19 en Frutihorticultura

Horarios Mercados

Lo más leído